cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
SILENCIO, SE VUELA...
Reflexiones |
08.04.20
  • 4
  • 1
  • 502
Sinopsis

Cada cierto tiempo, por alguna razón universal, nos materializamos en cuerpos por un tiempo limitado, teniendo así la oportunidad de vivir esos sueños que generalmente solo soñamos, es como un milagro o si quieres como un juego y como tal, hay quien consigue materializar su sueño con éxito, aunque también hay otros que regresan con un fracaso...

SILENCIO, SE VUELA…  

 

Bendita infancia que no sabía del tiempo y que su inteligencia virgen,

era un escenario donde la fantasía, entre los ratos de cotidianidad,

hacía que la vida fuese casi perfecta.

 

Yo tuve una de aquellas infancias,

tan llena de fantasía que casi no recuerdo realidades.

Sí, seguramente fue una infancia feliz, como tantas y tantas de aquella época,

en la que los hijos nacían con un pan debajo del brazo…

o eso decían.

 

Los días eran largos, daba tiempo para hacer muchas cosas,

a veces, hasta demasiado largos.

Claro que no tenía reloj, aunque tampoco recuerdo

haber pensado nunca en cuantas cosas tenía que hacer en un día,

sabía que los días empezaban cada mañana y que se acababan cuando llegaba la noche.

 

Nunca me preocupé por el día siguiente,

de alguna forma daba por sentado que tras la noche estaría ahí,

nunca pensé porque, siempre había sido así,

por lo que siempre lo sería, ¡los días no se acababan nunca!

 

Entonces, un día de tu infancia te das cuenta de que la gente que quieres se va de este lugar…

que los días aquí no son para siempre…

y te dicen que se han ido al cielo…

y el frio es más intenso y la luz es más apagada,

y un silencio te acompaña atravesando el ruido

y los ojos se pierden por las noches entre su oscuridad…

y vuelas a través de la noche preñada de estrellas,

pero la noche da a luz un alba que se hace día para acabar muriendo de nuevo en un sangrante ocaso hacia la oscuridad.

Ahora sabes porque no quieres volar los días, solo vuelas las noches y tus sueños.

Cuando amamos mucho, instintivamente queremos regalar estrellas,

queremos regalar paseos por el universo, como si allá arriba el amor fuese más puro,

como si allá arriba pudiera estar nuestra casa,

y una libertad distinta… incluso una verdad…

quizá la verdad de que todo lo que hemos amado y ha marchado,

todo, todos y todas… están allá!!!

 

Juan Pedro Peña R.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un texto muy real, con un lirismo extraordinario. Se dice que la infancia es el Paraíso Terrenal del ser humano, y yo comparto tu sentimiento porque también tuve una infancia muy buena. Pero como dices, llega un día que viene un mal despertar porque se van aquellas personas que apreciabas.
  • Cuando todo lo relevante de la vida se reduce a un silencioso vacío y entonces, la grandeza de unos Dioses todopoderosos se desmonta en un simple cuento de viejas...

    Cuando el pasado emerge a través de una puerta espacio-temporal y entre la magia del fuego se reviven rituales y conjuros ancestrales gravados en nuestros genes, desde que apenas éramos recién llegados a este maravilloso lugar...

    Lo que se puede ver a través de la ventana de los versos....

    Cuando el amor alcanza a tocarse con los dedos por un cruce de caminos...

    Cuando la razón para existir se sustenta en la realidad de un sueño...

    Cada cierto tiempo, por alguna razón universal, nos materializamos en cuerpos por un tiempo limitado, teniendo así la oportunidad de vivir esos sueños que generalmente solo soñamos, es como un milagro o si quieres como un juego y como tal, hay quien consigue materializar su sueño con éxito, aunque también hay otros que regresan con un fracaso...

    Quan un ésser estimat segueix a la Parka, molt abans del que s'esperava. Cuando un ser amado sigue a La Parka, mucho antes de lo esperado.

    Al paso del tiempo, donde el frenesí de la sociedad te aleja de tu mundo interior y tu adorada musa, siempre es grato volver a verla...

    Cuando se distancian los momentos mágicos, la duda se acaba colando por los resquicios...

    Guiño a la cotidianidad ingeniosa, sensual, intimista y... estimulante.

Me gusta la tranquilidad de la naturaleza, viajar en moto para descubrirla allá donde esté, los animales, la buena música, una buena pintura, degustar una buena comida, imaginar, inventar, crear,... y la amistad con moderación y respeto.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta