cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Sin esperanza
Ciencia Ficción |
17.09.17
  • 4
  • 3
  • 904
Sinopsis

En una sociedad mermada por una crisis De superpoblación a nivel planetario, los ciudadanos de Nueva esperanza luchan por seguir adelante.

Capitulo 1

Mimi tenia alrededor de cuarenta años aproximadamente, poseía unas grandes manos ancladas a unos fuertes y velludos brazos , capaces de abrazar con ellos una secuoya milenaria, cojeaba levemente de la pierna derecha, produciéndole así unos andares parecidos a los de un pingüino emperador. No recordaba mucho del día en que ocurrió todo, de hecho tenía una laguna mental, consecuencia del desafortunado accidente en que salvo la vida por poco según le contaron , el dolor que le producía la cojera era latente en su rostro, demacrado por el paso de los años y una vida llena incontables borracheras.

Abrió los ojos sobresaltados por el ensordecedor sonido proveniente de las sirenas que anunciaban un nuevo y repetitivo día en la ciudad de NUEVA ESPERANZA .Incorporándose para mirar por la pequeña ventana de pequeño habitáculo, pudo observar las malolientes calles vacías y faltas de colorido , las aceras llenas de basura acumulada durante décadas, entre las aceras lo que antaño fue una calzada donde lo más probable habrían circulado vehículos, en la que ahora una masa viscosa de color negro y con aspecto de tener vida propia, recubre gran parte ésta. Por no mencionar las neblinas perpetuas color marrón oscuro , de considerable densidad las cuales desprenden un olor a tripas pudriéndose al sol bañada en orina de león, Causadas por las bombas antibacterianas que lanzaron la federación mundial para acabar la ultima de las pandemias.

El lanzamiento de las bombas dio resultado esperado ,acabando con los síntomas y frenando la propagación del virus, pero nadie contaba con los efectos secundarios , entre ellos el aumento drástico de las enfermedades cardiovasculares , la esterilización de un 80 % de la población mundial, y por descontado las irrespirables neblinas y su fiel seguidora la massa viscosa color negro

. Igual que todos los días Mimi salió presto del diminuto habitáculo, directo en busca de su mejor y única amiga Emili , era una mujer hermosa , de labios grandes y esponjosos , ojos azules como el mismo mar del caribe y una bonita figura bien proporcionada. Seguro que Mimi la habría poseído y hecho suya, si la federación mundial no hubiera próvido todo tipo de relación y contacto sentimental , debido a la crisis de superpoblación planetaria

. Al llegar al la aerostación , pudo encontrar fácilmente a Emili en el sitio de siempre, era la única manera de encontrarse entre la marabunta de gente, vestida con el mismo uniforme y dirigiéndose al mismo sitio. En el aerobús de vagones alargados y estrechos , sin asientos y con unas ventilaciones insuficientes, Emili intento arrancar un destello de alegría en el rostro de Mimi, pero todos sus intentos fuero en vano , estaba claro que algo le pasaba a su buen amigo y no saberlo la reconcomía por dentro .

-No se lo que me pasa Emili , ¡ Estoy arto! Esto es absurdo , por qué demonios no podemos elegir nada en nuestra vida? La organización decide donde trabajamos! cuando despertar, dormir, comer. ¿Por qué hacemos todo el santo día manufacturación de piezas espaciales? ¿conoces a alguien que haiga hecho un viaje al espació ?

-No conozco a nadie no , pero la cosa están hechas así para poder superar la crisis de superpoblación, la federación mundial dice que son medidas temporales solo asta que encuentren una solución. Mira el lado positivo siempre te puede tocar la lotería!

-¿La loteria? Esa en la que tampoco te permiten elegir si quieres o no jugar, que me hagan hibernar criogénicamente para la próxima era, no me convence para nada!

-Calla Mimi! Los de seguridad están cerca sabes que esta prohibida las censuras a la organización. Nos vamos a meter en problemas si seguimos hablando, mejor será que nos veamos luego

. Mimi estaba en el reducido habitáculo recogiendo todas sus pocas pertenencias para salir pitando de allí , había colocado un calcetín en la puerta para poder abrirla después del toque de queda. Aun no se creía que le había tocado la maldita lotería, no lo estaba dispuesto a ser criogenizado los próximos mil años.

Al salir del habitáculo , giro por el tétrico pasillo en busca de Emili , la sorpresa fue encontrarse de bruces con un escuadrón de la policía mundana, hubo un momento de incertidumbre en los dos bandos, entonces Mimi salió corriendo, encontró una puerta de servicio y bajo por las interminables escaleras , al ver el numero de la planta de Emili entro en el laberinto de pasillos, pese a su cojera había dejado atrás al escuadrón, pero sabia que no por mucho tiempo, fue mirando una por una todas las puertas idénticas, finalmente paro frente la puerta de Emili , uso una palanca de acero para forzar la puerta y entro.

Emili sobresaltada al ver a Mimi en su habitaculo lo cual no le estaba permitido, seguro que se meterían en problemas.

-Emili me voy a ir de la ciudad ! me ha tocado la loteria y no quiero ser hibernado, quiero que vengas conmigo!

-Adonde? No hay nada mas allá de la ciudad, la niebla es más densa fuera y no la podemos respirar. Tranquilízate un poco, te preparare un té.

Las puerta del habitáculo de Emili se abrieron , el escuadrón de la policía mundana estaba en el umbral , no parecían muy amistosos, entraron y cogieron a Mimi a la fuerza, la chica solo repetía que no le hicieran daño,sus miradas se cruzaron un instante y ella le dijo -lo siento Mimi los avise por ti , no quiero que te hagas ninguna estupidez. La cara de Mimi era una mescla de sentimientos encontrados ira, tristeza , decepción y algo de compasión. Mimi sabia que era la ultima vez que vería a Emili, de un golpe con una porra extensible que saco uno de los policías lo dejaron inconsciente , el rostro de su amiga, se desvaneció y dio paso a la oscuridad

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta