cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Sin motivo en la mente de un niño.
Varios |
18.04.17
  • 5
  • 2
  • 231
Sinopsis

A veces hacemos cosas que no entendemos, pero, en este caso, el protagonista sí tenía un objetivo...aunque para la mente inocente no existan motivos.

 

-¡Escúchame, joven, tus ilusiones déjalas al margen por esta vez!-le dijo aquel extraño-. No entiendes que tu vida ahora depende de mí, de lo que quiera hacer con ella...Y descuida que haré algo con ella ya que tú te niegas a hacerlo.

 

-No.

 

-¿No, qué, mocoso? ¡Al respecto no digas nada, nadie sabe dónde estás y las posibilidades de que salgas invicto son ínfimas! ¡Me hace gracia la valentía cuando no es necesaria, perdona...¿escucho bien? ¡Valentía ante un futuro incierto, cuéntaselo a otro que tenga más tiempo y muchísimas ganas! ¿Crees que en estos momentos está bien que me confundas con tu psiquiatra?

 

-Creo que aún tengo cosas que hacer, como transformarme en algún tipo de cosa, mueble o viento, yo que sé. Mi madre estaba haciendo la cena cuando escuché cómo un grillo sufría la soledad, mientras, al mismo tiempo, mi gato se acomodaba en una esquina del jardín. Son piezas que terminan por situarse en el lugar apropiado para que se dé un acontecimiento...¿tengo que esperar que sea éste?

 

-Joven, yo que tú observaría como tu gato haría en tu lugar. Aún no has vivido nada, tienes ese tipo de basura que como una golosina has aceptado, siquiera cuestionar qué tipo de cambios se llevarían a cabo. No me interesa una mente como la tuya. No me interesa el tipo de persona que llegarás a ser, hay que eliminar el problema para que la sociedad pueda sobrevivir, que puedan disfrutar de ésto los...

 

-¿Quién te dice que no soy apto para estar en la vida?

 

-Ey, joven, por tu seguridad, no me interrumpas. Como iba diciendo, ya nadie habla latín o escribe en griego...Ya las viejas costumbres quedan diseminadas, como simientes, por la antigüedad. No se han renovado. A nadie le interesa restaurar nada, sólo implantar nuevos ideales que tienen, como imperativo, que ser seguidos. Estamos cansados de la falsa estabilidad que existe. De alguna manera todos tendríamos que ser conscientes de lo que es real y de lo que no lo es. Y sí, tendríamos que recordar tiempo que hemos desperdiciado para no volver a hacerlo...¡pero es imposible, existe gente como tú, chico!

 

-Yo sé gestionar bien mi tiempo. Todo el mundo que me ve suele decírmelo. También es verdad que el gran mundo interior que he ido alimentando me ha salvado de personas que han intentado, como en este caso, fulminarme si cabe. Comprendo que alguien tan puro y único despierte envidias, pero no creo coherente privar a alguien de su vida a cambio de reconfortar el sentimiento de desprecio que tiene hacia el mundo esa persona.

 

El extraño hombre se alejo de su presa, divisó entre la poca luz que quedaba un palo lo suficientemente preparado para deshacerse del joven. Sosteniéndolo con fuerza, tanta que en el intento (se daría cuenta ya terminado el trabajo), tendría toda la palma de la mano rasgada como si hubiera estado jugando con una cuchilla. Acercándose no pensó en nada, simplemente en destrozar lo que ya se había propuesto; sí, era cierto que de él rezumaba un tipo de celo hacia la persona feliz, pero nunca se propuso arrebatar la vida de nadie. En tal caso, siempre que comenzaba algo tenía que terminarlo. El palo se abalanzó sobre la cabeza del joven, el primer golpe sería fuerte y seco, los demás, rápidos y profundos. Descargaría de ese modo toda su rabia.

 

-Ya está, todo hecho...perfecto. Ya está...todo hecho...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 37
  • 4.76
  • 107

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta