cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Sin Título
Varios |
12.01.17
  • 5
  • 1
  • 1825
Sinopsis

Ejercicio de un curso on-line

Esta es la historia de mi abuelo.
Pertenecía a una familia de bien que a la larga se vio obligada a aparentar. Eso parecío afectar al hermano mayor, que marchó de casa. El menor, un niño pre-adolescente, lo vio irse sin comprender. Nadie le explicó, no hubieron porqués. Para colmo, le prohibieron seguirlo o siquiera preguntar; su hermano jamás había existido.
Tenían viviendo con ellos un familiar que sufría un retraso, por lo que el menor aprovechó para sonsacarle información. Tal pariente sólo se quejaba lastimoso ante el nombre del hermano mayor. Fue entonces que la desesperación se apoderó del niño, que incluso amenazó y forzó hasta el punto de hacerlo llorar. Sus padres lo descubrieron, tal fue la ira sucedida.
Los padres se vieron obligados a someterle al castigo suficiente que le mostrara la luz de la lección. Pero el joven no se iba a dejar mientras no supiera la verdad. Horas después, se llegó al acuerdo de que el menor tenía derecho a ir donde su hermano: esa sería la lección.
El padre lo llevó lejos. Viajaron en coche por caminos asfaltados que terminaban serpenteando, y que a su vez se convintieron en zig-zags de tierra y lodo. En el tramo final no había camino; parecían dirigirse donde nace el sol.
Llegaron a un llano donde una línea de humo se divisaba. El padre lo dejó allí, y le dijo que lo esperaría por tres días en el pueblo más cercano. Vio marchar al coche familiar. Imaginó que tendría que regresar a pie.
Avanzó hasta distinguir una hoguera. Se hallaba en el centro de un campamento de caravanas. No tardaron en recibirlo hombres de la raza gitana, que en principio lo retuvieron; identificó al hermano mayor.
El hermano parecía haber cambiado incluso de raza. Sus ojos claros seguían siendo los mismos, salvo cuando pasaba el brazo por la cintura de una mujer que se descubrió como su prometida.
El menor no lo podía creer, y de las cien peticiones para que regresase, todas recibieron sus negaciones.
Decidió quedarse allí. Pronto creó antipatías, sobre todo con los otros niños, que se metían con él con lo que llamaban bromas de unión.
En una de esas bromas, el jóven rabió y golpeó a uno de los chicos más altos, lo que provocó una pelea en la que quedó con la cara marcada. El hermano mayor consiguió separarlos.
Mirándose la herida en el espejo, el niño parecía ausente mientras escuchaba el sermón del hermano. No parecía reconocer aquel rostro; siquiera al mundo que le rodeaba. Se giró y, adentrándose dentro de aquellos ojos, expresó lo que sentía. Se abrazaron. Al amanecer el menor marchó de allí, dejando al hermano con su amada.
Sin embargo el gitano chico agredido era rencor, y lo asaltó por el trayecto. El menor de nuevo no tenía las de ganar, así que huyó. Sucedió una persecución, donde la palabra cobarde coronó el aire. Logró dejarlo atrás, creyendo todavía oirlo en la cabeza.
El padre esperaba ansioso. Era el tercer día y pronto el sol caería... una sombra alargada delató la figura del hijo pródigo, listo para volver a casa.
En los siguientes días el menor parecía otro. Comprendía que ahora que su hermano no estaba tendría que ocupar su lugar. Se tocaba la cicatriz en la cara para reafirmarse.
Una vez tuvo la edad suficiente, el menor supo de la existencia de una prometida que estaba destinada al hermano mayor. La conveniencia permitiría salvar al hogar y la familia. Aceptó el casamiento.
La celebración fue sonada, aunque el chico disimulaba la sonrisa, ausente mientras miraba la lejanía, donde el sol nace.
Esta fue la historia de mi abuelo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 416
  • 4.56
  • 26

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta