cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Sobre mi muerte
Reflexiones |
20.06.21
  • 5
  • 8
  • 595
Sinopsis

Una reflexión sobre...

Escribo estas palabras, las vomito en el lienzo de este texto, sin importar quien las lea, pues tengo dolores de parto que me imponen quitarlas de mí. Hágase la luz.

He visto, a través de la niebla, y dirijo la mirada más allá. Veo luz, pero también observo el vacío, y la penumbra más formidable que he visto, previo al vacío y junto a la luz.

Huelo su color y veo su aroma, ahora siento mi propio encapsulamiento, estoy atrapado en estos cinco sentidos, y no podré salir.

Pero te veo, allí, muy cerca de la orilla de aquél río luminoso, tendida suavemente, seductoramente, pero también infundes temor a los seres sintientes. Tu atracción es magnética, no puedo alejarme de ti, pues tú me atraes, y no puedo evitar acercarme a ti a cada segundo.

Las chispas de luz van y vienen, como en un círculo, sin darse cuenta de su eterno retorno. La esencia de la luz es ser ignorante a su propia magnificencia.

Un pez me preguntó una vez, “¿qué es el agua?”. Yo le respondí, “¿no la ves?, estás rodeado de ella”. Pensó que estaba yo delirando y me tildó de loco ignorante.

 Los sueños parecen reales, la propia realidad también lo parece.

Mi cuerpo parece real, pero busco al niño que fui, y creo que está muerto, pues no lo encuentro en ninguna parte.

Pronto yo también lo estaré, para darle la bienvenida al anciano, aunque a este tampoco lo veo, pues no ha llegado aún.

Veo fotografías del pasado, veo al pequeño niño, pero ya no lo encuentro. Me pregunto entonces, ¿fue real aquél niño?, ¿es real este hombre?, ¿lo será el anciano?

Ninguno de ellos tiene consistencia, ninguno de ellos tiene permanencia, porque ninguno de ellos es, salvo la sumatoria de átomos y energía en eterno cambio.

Pero, sin embargo, allí parece estar, esa esencia que parece suturar y dar cohesión a la identidad, al “yo soy”.

Pero al “yo soy” le espera la sepultura, será mejor ir cavando la fosa.

Me peleo permanentemente con el pasado y el futuro, y veo que sólo existe este momento, el que ya se consumió escribiendo estas palabras.

Soy luz, y soy también oscuridad. Soy duda y certeza, como también manifestación y latencia.

Lo soy Todo. Y Todo reside en mí.

Las palabras se me escurren, y no las puedo contener, pero ellas no logran expresar lo inexpresable. Son toscas y burdas representaciones teatrales de lo real.

La vida y la muerte, cara y cruz… la misma moneda, la misma ficción, la misma verdad, la misma realidad.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias por los comentarios. Un saludo.
    Entre penumbras, aromas y luz hay que tener esperanza y vivir los momentos que ya se encargará la vida de poner el desenlace. Profunda reflexión.Un saludo Emanuel.
    Excelente cuento. Me impactó. Saludos.
    Hay que vivir el presente,porque el pasado se fue y el futuro ya vendrá. He disfrutado de tu narrativa en la búsqueda de la realidad. Brillante texto. Enhorabuena.
    Hay que vivir el presente,porque el pasado se fue y el futuro ya vendrá. He disfrutado de tu narrativa en la búsqueda de la realidad. Brillante texto. Enhorabuena.
    Hay que vivir el presente,porque el pasado se fue y el futuro ya vendrá. He disfrutado de tu narrativa en la búsqueda de la realidad. Brillante texto. Enhorabuena
    Hay que vivir el presente,porque el pasado se fue y el futuro ya vendrá. He disfrutado de tu narrativa en la búsqueda de la realidad. Brillante texto. Enhorabuena
    Hay que vivir el presente,porque el pasado se fue y el futuro ya vendrá. He disfrutado de tu narrativa en la búsqueda de la realidad. Brillante texto. Enhorabuena
  • El prisionero se encuentra preso no solamente en su celda, sino en el propio mundo creado por una entidad artificial que busca proteger a la humanidad, pero, ¿a qué costo?

    El mundo en cuarentena por el coronavirus y sus parientes. La humanidad está en crisis y una inteligencia artificial viene para gobernarnos. Un relato que desafía nuestros temores.

    Se trata de una serie de reflexiones por las cuales se infiere que nuestro mundo y vida social se fundamenta en puros ritualismos, a los cuales les damos un poder de verdad cuando, en realidad, sólo funcionan a nivel simbólico, pero que condicionan nuestra vida a niveles estrafalarios.

    En este ensayo me propongo analizar en forma breve, cómo es que la democracia, como forma de gobierno, termina siendo una falacia ante el verdadero poder, oculto detrás del velo jurídico y legal, siendo el dinero -y sus poseedores- el auténtico amo del mundo. Se analizan como los procesos emocionales juegan su papel, con la influencia de los medios de comunicación, conduciendo al elector a votar en forma irracional.

    Roberto es un hombre que inicia una demanda judicial para que se respete su decisión de ser considerado una rana. Dejando atrás su condición humana, éste presencia la audiencia judicial en donde se formularán los alegatos, tanto de su abogado como del fiscal que se opone a su pretensión transhumanista. Una decisión que promete polémica, por la eventual pérdida de su humanidad, como también por sus consecuencias.

    Una breve reflexión sobre el sistema de vida contemporáneo y sus trampas

    El protagonista, en medio de una siesta, comienza a tener un sueño lúcido en el cual se enfrenta, en una partida de ajedrez, con un fantasmal adversario, rememorando diversos aspectos de su vida en medio de la partida y las emociones consecuentes.

    Procuro pensar sobre el origen del universo, la imposible prueba de la existencia de Dios y del Caos como sus formadores y las consecuencias que ello apareja para el ser humano.

    Bajo la forma de una simple prosa, me pregunto sobre si realmente existe el tiempo, o si simplemente se trata de una ilusión que nos juega nuestra mente.

    Un anciano despierta en una oscura habitación, frente a él, un espejo, el cual le muestra escenas y lo traslada a distintos momentos históricos. Mediante historias entrelazadas, se reflexiona sobre el amor, la comunicación y el fantasma del libre albedrío para, finalmente, repensar la noción del tiempo.

Me gradué en la Facultad de Derecho de la UNLZ en 2004, cursé la especialización en derecho penal en la UBA y presto servicios en el Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Tengo algunos libros publicados de mi especialidad. Soy amante de la filosofía y de la buena lectura. Me agrada incursionar en la literatura, me parece un medio fantástico para reflexionar sin siquiera darse cuenta de ello. Hoy en día, desconfío de toda autoridad erigida y veo, con cierta claridad, que el "orden social" solo sirve a algunos y esclaviza a muchos más. Lucho, pero lucho una batalla que no puedo ganar solo...

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta