cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
SOLAMENTE UNA VEZ
Amor |
30.09.17
  • 5
  • 5
  • 191
Sinopsis

Un amor prohibido.

~SOLAMENTE UNA VEZ
Recuerdo que abrimos una sandía tan roja y dulce que no parecía real. Era verano y la luna llena jugaba a ser sol, entrando por las cortinas leves y clareando las calles, los jardines descuidados y los patios. Algo irreal mordía nuestras almas. Algo que creíamos ser imposible nos envolvía. No sé si tus gestos o los míos provocaron la temida ruptura, rajando las compuertas de la razón y dejando que la locura transbordara nuestros ríos. Sé que hundimos las manos en la sandía y nos regocijamos con su frescura y sabor; sé que tu vestido fino y  volador me excitaba terriblemente y que en determinado momento te besé de sopetón y no supiste que hacer con tanta furia y pasión, con tanto cariño contenido. No dijiste nada, pero tus ojos repletos de plenilunio murmuraron miedos y deseos, gritos y silencios, mientras llevabas a los labios un naco de fruta jugosa. Fue un instante mágico y único, cuando vencimos la última barrera y nos dejamos arrastrar por aquel torrente confuso y ensordecedor.
Ya no importaba si era prohibido o pecado amarte, amarnos. Tu cuerpo de gacela joven fue buscando los contornos del mío. Nos fundimos como figuras de arcilla pronta para ser moldada, respiré tu aire y mezcle mi saliva con la tuya, dejamos una estela inolvidable en el mar del amor. Sobre la mesa de la cocina escribimos una historia increíble de puro deseo y amor. Tus piernas separadas, tu boca entreabierta murmurando palabrotas, tu sexo húmedo y receptivo, mi cuerpo labrando tu carne, sembrando en tu alma, haciendo florecer tus deseos y transformando en frutas tentadoras tus pensamientos más escondidos e indecibles. Nunca nadie tan prohibido y tan apasionado te amó. Jamás podrán darte lo que yo te di en aquella noche de verano. Ya entonces lo sabías. Por eso, cuando agotamos nuestras fuerzas y alcanzamos la cumbre de nuestros deseos, cuando satisfechos y cansados nos desplomamos sobre la mesa, comenzaste a llorar mansamente, en silencio. Ni mi abrazo fraterno ni mis besos lograron apagar de tu alma aquella sensación de pérdida, aquel sentimiento de haber probado lo prohibido una vez.
Solamente una vez y nunca más.
 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 81
  • 4.62
  • 233

Lectura, cine, deportes.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta