cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
¿Somos Amigos Verdad?
Terror |
06.04.17
  • 4
  • 2
  • 1012
Sinopsis

"Al caer la noche baje a cenar, le conté a mis padres que había hecho un nuevo amigo, mi madre estaba alegre y mi padre me miraba indiferentemente como si no hubiera dicho nada, les pregunte a mama si él se podía quedar, mi madre dijo que si pero al llegar a mi habitación no estaba"

Yo era un chico muy solitario, sufría de un constante acoso de parte de mis compañeros de clases y mi padre estaba en constante reprochándome que si no sabía defenderme, sería un estúpido para toda la vida.

Era horrible llegar a casa, siempre mojado, sucio o golpeado, y no poder tener confianza de a quien decirle las cosas, mi madre y mi padre pensaba que simplemente jugaba con otros niños y por eso llegaba así, y no me hacían caso cuando les decía que abusaban de mí, pensaba que yo simplemente me había peleado por una tontera de algún juego, además de que siempre estaban fuera de casa trabajando parecía que no tenían tiempo para mí.

Todas las tardes llegaba y sacaba un cuaderno y crayones para colorear, y dibujaba, yo y otra persona más, anhelaba alguien más para contarle mis historias y mis problemas, y sentirme especial.

Uno de esos días en que me hallaba sollozando en mi cuarto después de una golpiza, note la presencia de alguien, era un niño un poco más pequeño que yo se hallaba fijamente viéndome

-¿Qué haces aquí? , Y ¿Quién eres? – le pregunte secando mis lágrimas.

-Soy Jim, y veo que estas algo muy solo así que seamos amigos- aquel chico esbozo una sonrisa

-Mi mama dice que no hable con extraños además, ¿De dónde llegaste?

-Entre por tu ventana – aquel chico lo  dijo con una calma muy grande.

-Pero como, ¿Si estamos en un segundo piso?- era algo de extrañarse no podía saltar tan alto.

-Soy algo mágico, mírame, - el chico saltaba alto y rebotaba por las paredes.

Aquella acción me causo una gran risa así que acepte ser su amigo, pase todo el día con Jim, compartí mis juguetes, y nos reímos viendo la televisión por horas y horas, pero notaba algo extraño en él, cada vez que le ofrecía algo de comer o bebida no quería, pero le reste importancia a esto.

Al caer la noche baje a cenar, le conté a mis padres que había hecho un nuevo amigo, mi madre estaba alegre y mi padre me miraba indiferentemente como si no hubiera dicho nada, les pregunte a mama si él se podía quedar, mi madre dijo que si pero al llegar a mi habitación no estaba, seguro se había ido, cerré mi ventanal, algo triste porque se había ido sin despedir, y trate de conciliar el sueño.

 

Fui despertado por alguien, era Jim, había vuelto, me explico que no podía ser visto por mis padres ya que era mágico, y que no le gustaba que mi padre me tratase mal y había que darle una lección, yo simplemente  me reí y le dije que lo dejara pasar, era mi padre y él se expresaba así, pero Jim no lo veía así.

Trate de conciliar el sueño de nuevo luego de decirle a Jim que quería descansar un poco,  a la mañana siguiente, me había levantado, y caminaba hacia el baño, mientras me cepillaba los dientes apareció Jim sentado encima del retrete, y mientras hablábamos, me interrumpió mi padre empujándome a un lado, para el afeitarse, algo que no me gusto pero no le di más remedio, los adultos tienen el control sobre nosotros. Jim por sus ojos irradiaba Ira, y justo cuando papa iba bajando la escalera.

Jim lo empujó, papa cayó rodando por las escaleras y se fracturó su espalda, yo lo ayude a levantarse pero no quería su orgullo de hombre no lo dejo alegando que yo era un debilucho.

Mama llamo una ambulancia y salieron corriendo  a emergencias, me enfade con Jim

-¡Porque lo hiciste! Es mi padre

-Él es un malo contigo y tú eres mi amigo

-¡Pero Eso no te da derecho a maltratar a mi familia, Lárgate no quiero verte nunca más!

Mi madre me había visto discutiendo solo y pensó si me estaba volviendo loco exclamo alarmada que si estaba perdiendo el juicio, seguramente pensaría que yo había empujado a papa, justo en ese momento Jim se encontraba en la habitación, y sin mediar palabras empujo a mi madre por la puerta y el cerró con pestillo

“Seremos Amigos para Siempre James, y ¡Nadie nos va a separar!”

Sus ojos se tornaron de un negro profundo y su sonrisa se transformó de una manera tan diabólica, sus dedos se alargaban y su piel se tornó de un color grisáceo, era un completo engendro demoniaco, se había duplicado el doble de su altura, y de su cabeza comenzaban a aparecer unas especies de cuernos, intente escapar pero no había salida.

No tuve más opción, salte a través de la ventana, al impactar contra el suelo quede inconsciente.

 

Desperté siendo levantado por los paramédicos mientras me colocaban en la camilla y procedían a introducirme en la ambulancia, y entre mi vista borrosa solo pude divisar a Jim,en lo que había quedado mi ventana, ahí estaba, el desgraciado, se había devuelto a su estado natural y se despedía de mí.

-¡Espero te recuperes pronto!

Simplemente sentí un pánico terrible el tener que volver y encontrármelo de nuevo, le conté todo a mama, y esta no me creyó, pero aunque mi caída fue fuerte, mi padre fue el que recibió el mayor golpe, se había fracturado una de sus costillas, tuve que irme a casa de la abuela mientras mi mama cuidaba a papa en el hospital, me encontraba con un brazo enyesado, desanimado y con miedo de volver a mi propia casa.

Las noches en casa de la abuela se hicieron eternas, y lo peor tenía esa sensación de estar siendo visto siempre, pero volteaba y no había nadie, sentía un frio horrible recorrer de mis pies a mi cabeza, y simplemente me repetía a mí mismo, que él estaba ahí, y lo sabía, pero no tenía por qué temerle.

Me arme de mucho valor y tome rumbo a casa, al llegar no lo divise por ningún lado pero sabía que tarde o temprano se aparecería, pasaba todo el día ayudando a mama, me había apegado mucho a mis padres a pesar de sus malos tratos, y nunca pero nunca estaba solo.

A la hora de dormir, les pregunte a mis padres si podía quedarme con ellos por si necesitaba algo, pese a mi brazo, mi madre acepto, y como pudo coloco uno de los sofás dentro de su habitación y ahí dormiría.

Por primera vez pude descansar en paz, al día siguiente me levante como de costumbre, mis padres no se hallaban y mientras me cepillaba mis dientes baje a ver que había de desayunar,  al subir me topé con algo que no esperaba, un líquido rojo bajaba por toda la escalera, lentamente, procedí a subir, y me di cuenta que aquel liquido provenía de mi cuarto, bajaba por toda la pared

Al abrir la puerta parecía estar obstaculizada por algo, y con toda mi fuerza la empujé, al entrar me encontré con mi habitación.

 

Esta se hallaba hecho un desastre, hojas por allá hojas por aquí, con dibujos macabros, las paredes rayadas de aquel líquido, mi cama se hallaba hecha un desastre.

“¿PORQUE YA NO ME HABLAS?” “¿YA NO SOMOS AMIGOS JAMES?”

“SEREMOS AMIGOS PARA SIEMPRE, ¿RECUERDAS?”

Aquello que obstaculizaba la puerta, era el cadáver de mi padre,  su cabeza se hallaba despatarrada sobre el suelo, y frente a mí…

Se encontraba Jim, sentado tranquilamente, sonriéndome, mientras jugaba con los restos de mi madre.

-James, Eres mi Amigo, ¿Verdad?

-Si

-¿Y nada nos va a separar verdad?

-Nada...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias por tu comentario Pablo! :)
    Apasionante. Pleno. Emocionante.
  • Fácil de Ignorar, de poca Importancia.

    Después de tanto tiempo nos volvemos a encontrar.

    Antes de Partir, mis pensamientos mas puros y sinceros~

    Le pido aquel que poder tiene sobre mí, Llenarme de una fuerza y resistencia sin igual, Espero cuando deje este plano terrenal, Llegar al país del “Nunca Jamás”.

    No tendré jamás la misma suerte~

    Estaba yo un día en la habitación tirado en la cama, la depresión me consumía, los ataques de ansiedad se incrementaban, la había pasado mal últimamente, los recuerdos de épocas mejores iban y venían, era esos días de mierda, donde lo único agradable es el sonido de las gotas chocar con mi ventana.

    Mujer con el poder de hacerme subir al cielo, Y entre tus piernas conocer un Mismísimo Infierno.

    Nada más entre y te vi enredada, entre las sabanas con otro, Pero como me importas poco, solo supe sonreír mientras veía tu rostro,

    Si Ríes, Reiré contigo, Si lloras, Llorare contigo, Si Sonríes, Sonriere contigo, aun así poco a poco pierdas la memoria, y cada día para ti ya no sea tu hijo… Sino un completo desconocido.

    He pasado Tantas sonrisas y te quiero falsos,tantos abrazos y besos plásticos, tantos encuentros sin sentimientos, tantos fracasos que terminan en "Lo siento".

  • 46
  • 4.59
  • 46

Lo escrito proviene de mi alma, yo soy su simple marioneta.. "No quiero Fama, Solo quiero tenerte una vez más en mi cama."

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta