cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Sonríe
Terror |
28.06.18
  • 4
  • 2
  • 242
Sinopsis

Una joven debe compartir una foto en una red social.

Tienes que subir ésa foto. Sí, la que te hiciste ayer, apoyada en esa pared de ladrillos. Pero a ver, antes necesito verla; no sonríes lo suficiente. Mañana iremos de nuevo. Volverás a inclinarte sobre ti misma mientras te dejas caer sobre el muro y, cuando gires levemente la cabeza, te reirás. No es tan importante la risa, el sonido, como que la sonrisa sea amplia y de tal forma pueda verse. Habrá varios intentos. ¿Cómo distinguir la foto correcta entre tantas? No te preocupes, lo sentirás al verlo. Recuerda, la sonrisa debe ser inmensa, exagerada. Tienen que verse tus relucientes dientes blancos, la mueca será forzada, pero es la única forma de que cada una de las filas de 16 dientes nacarados se aprecien. Quizás, con el esfuerzo, la mandíbula acabe desencajándose e incluso la situación de los carrillos, sometidos a presión, resulte artificiosa; no importa, la naturalidad nunca fue el leitmotiv de este juego. Para capturar el gesto superlativo necesitarás achinar tus, ya de por sí, rasgados ojos y elevar la comisura de tus abiertos y estirados labios como si del repunte de una gráfica se tratase. La nariz se achatará, se contraerá sobre los pliegues de sus forzados cartílagos mientras ramificaciones de arrugas se forman en tu contorno. Tranquila, los extraños apenas notarán los embustes, argucias y artimañas, ni éstas se mimetizarán dejando estragos en tu maltratado rostro, el deforme semblante nunca podrá ser relacionado con la expresión de psicópatas, desdoblados y maniquíes. Poco importa esa mirada impostada, la sonrisa de lata y la felicidad de paja. A nadie le interesa lo que el flash de tu móvil no es capaz de iluminar. Perdón, lo siento, no quería decir eso. Venga, alegra esa cara. Hagámoslo de nuevo, sécate las lágrimas y ensaya.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribo, al igual que usted, por placer y desahogo.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta