cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
¡Sorpresa!: capítulo 2
Varios |
09.02.16
  • 3
  • 4
  • 1016
Sinopsis

Esta es una historia colectiva del Torneo de Escritores. Tienes que leer el primer capítulo para entenderla (publicado por TORNEOESCRITORES@GMAIL.COM, con el título "¡Sorpresa!: capítulo 1")

Capítulo 2: Sota de espadas

Horacio da por terminada la llamada de Guillermo y, antes de apretar el botón verde que va a dar paso a una nueva llamada entrante, recapitula para sus adentros:

—Si yo me he despertado con la cara de Guillermo y Guillermo se ha despertado con una cara de mujer, hay, al menos, dos problemas: primero, que una mujer ha perdido la cara y, con toda seguridad, la andará buscando; segundo y mucho más grave, que alguien va por ahí con mi cara.

Acto seguido, y como se ve incapaz de solventar esos problemas, decide responder a la llamada que tiene en espera:

—Hola, ¿eres Horacio, ese chico medio mexicano y medio japonés, que no sé cómo se mezcla eso, y que se dedica a organizar concursos de literatura?

—Sí, ese mismo soy yo.

Responde Horacio dándose cuenta, por el acento, de que quien llama es una mujer española. Al momento le llega la confirmación:

—Soy Antonia, esa chica que se hace llamar Sota de Espadas. Bueno, estaba esperando a que fuera la hora de que te despertaras, que no entiendo cómo en el Japón podéis vivir en un horario tan incorrecto como el que vivís. Porque aquí en mi pueblo, que vivimos en la hora normal, es la hora de acostarse.

-Pues has acertado porque me acabo de despertar. ¿Y a que adivino por qué me llamas?; ¿a que resulta que se te ha puesto una cara que no es la tuya?

-No sólo con una cara que no es la mía sino peor aún, con la tuya. Imagínate que me despierto de la siesta y me encuentro con que llevo tu cara. ¿No llevarás tú la mía?

-No, yo llevo la de Guillermo. Y él, a su vez, lleva una cara de mujer pero no sé si es la tuya.

-Pues para mí es un problema muy gordo, que no puedo salir a la calle. Con lo que me gusta que me digan piropos… Y suerte que mi marido está de viaje y no vuelve hasta pasado mañana, que si no…

-Espero que para entonces ya se habrá arreglado el problema y todos los que hemos perdido la cara, que no sé cuántos somos, la hayamos recuperado.

-A lo mejor es un castigo por escribir tanto. Por escribir tantas letras y tan poca literatura.

Y Antonia se queda esperando a ver si Horacio capta el juego de palabras.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 22
  • 4.38
  • 515

Ufffff...

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta