cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Soy estúpida.
Reflexiones |
16.07.17
  • 3
  • 2
  • 96
Sinopsis

Quizás me he pasado con el título, dejémoslo en que estoy enamorada.

​Os vengo a contar la historia de amor más patética que hayáis podido escuchar (o leer) nunca: la mía. La verdad es que yo ni la consideraría una historia de amor, más bien es un chiste; pero bueno, vamos a ir al grano. (Mentira, no sé cómo se hace eso ni tengo intención de aprender.)

Empecemos por el principio, siempre tiendo a irme con el más imbécil y/o inestable que se cruce por mi camino. Chicos oscuros y misteriosos que acaban siendo todos unos incompetentes con el cerebro de un salmonete. Y luego están las chicas, todas ellas deben de tener algún toque narcisista para que me puedan atraer, lo que acaba siendo como una chincheta para mi globo llamado autoestima. Sí, así es la gente de "mi tipo". 

A lo largo de mi vida, la cual tampoco ha sido extremedamente larga o emocionante, he tenido dos relaciones (a cual más corta) y demasiados flechazos imposibles (lo que ahora se vienen llamando crush). Teniendo en cuenta que siempre he sido una albóndiga invisible, tampoco es de extrañar que la mayoría de esos "crushes" (o como se diga) hayan pasado de mí olímpicamente y hayan seguido con sus emocionantes vidas encandilando a chavalas idiotas como yo. Dicho esto, he de aclarar que no les guardo ningún rencor a ninguno de ellos, de hecho yo tampoco me hubiese fijado en mí; simplemente era un modo para poneros en la patética situación que es ser yo.

Después de esta pequeña introducción, voy a seguir soltando datos aleatorios, a cada cual más triste, sobre mí y mi pésimo gusto para las personas. Todos aquellos con los que he "triunfado" o he llegado a tener algo más que un flechazo, han sido todos unos ineptos; y no porque yo lo diga, sino porque es la cruda realidad. Tampoco es que haya mucho que contar así que os puedo hacer un breve resumen de ellos:

  1. Él tenía 16 y yo 14, nos conocimos por unas amigas (por Whatsapp, he de añadir). Me trataba bien y todo el rollo, me acabó gustando incluso siendo demasiado empalagoso para mi gusto. Fue mi primer novio y mi primer beso. La verdad es que sería mejor darle al botón de reset pero como no se puede me jodo y os cuento esta triste historia. Creo que duramos dos meses, le dejé porque al final resultó que era un coñazo de tío pero (y aquí viene lo gracioso) me estuvo acosando durante semanas pidiéndome explicaciones y hasta me habló su primo que no conocía de nada preguntándome por qué le había dejado. Años después aún me sigue diciendo que fui su primera novia y recordándome lo patética que fue nuestra historia. 
  2. Esta historia es maravillosa. De verdad, es increíble. Aquí entran en juego dos chicos, pero quien primero entra en escena es un chico de no me acuerdo dónde (muy lejos). Este primer chico era suicida y uno de esos chicos fríos y misteriosos amantes del heavy y el metal que mágicamente saben tocar todos los instrumentos habidos y por haber. Resultó ser también un empalagoso y un dramático en todos los sentidos con el cual no podías hablar de tus problemas porque los suyos eran mucho peores y no tenías derecho a quejarte de tus míseros e insignificantes dramas. El segundo chico (este sí vivía cerca) entra en escena y el primero se pone celoso y se vuelve mucho más pesado, por lo que le digo que me deje en paz y sorprendentemente lo hace. El segundo chico resultó ser también suicida (menudo ojo tengo) y cuyos padres hacían de su vida un auténtico tormento. Todo era maravilloso, muy bonito y muy romántico, pero nada oficial. Después todo empezó a torcerse, dejamos de vernos y comenzaron las peleas constantes por estupideces por las cuales yo siempre tenía que cargar con la culpa porque él era un orgulloso de mierda. Al poco tiempo me rompí la clavícula y él se fue con una chica a la cual no había visto en su vida y me mandó a la mierda importándole entre poco y nada mis sentimientos. P.D: Después de uno año y pico, cuando terminó con su querida novia, volvió a intentarlo conmigo pero le salió mal.

Creo que aquí acaba todo lo que es de mera relevancia. A esto le siguen un lío de verano y algún que otro ligue de borrachera. Pero lo importante viene a continuación, así que atentos. 

(Me he puesto nerviosa antes de escribir esto porque lo siguiente sí que es lo más bonito que me ha pasado nunca.)

Y después de tanto chiste llegó a mi vida el hombre que jamás pensé que podría tener conmigo. Él me ha llenado de primeras veces, siendo por su culpa, por ejemplo, la primera vez que me he enamorado. ¿Cómo no iba a hacerlo? Es la persona más maravillosa que he conocido nunca, y ojalá tuviese tiempo y palabras para decirle cuánto le quiero, pero quizás eso lo intente otra vez. 

Gracias por llegar al final de lo que viene siendo una triste vida amorosa (o quizás no tan triste). 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • El primer paso para la cura es asumirlo...xd. yo me eché mi primera novia hace 13 años y ahí sigo con la misma. Las relaciones todas son complejas puesto que cada individuo es diferente al resto. Hay que mejorar esa autoestima, la vida te pega duro y hay que aguantar.
    No sé porque pero tengo la poca costumbre de leer relatos más o menos largos. Pero esto (que es real) me ha llenado de emoción al final, me ha divertido y me ha dado la sensación de estar viviéndolo yo misma. Siento mucho que tengas tanta visión negativa de ti porque es increíble cómo pones la palabra acertada en cada sitio exacto. Me encanta tu forma de escribir.
  • Quizás me he pasado con el título, dejémoslo en que estoy enamorada.

    Carta segunda.

    Carta primera.

    Siempre nos enseñan que todo comienzo trae consigo un final, lo que no nos enseñan es que cada final acarrea innumerables lágrimas. Es por ello y muchas otras cosas que vengo a imponer mi costumbre de dejar todo a medias.

    Quizás no fue lo correcto, pero fue solo nuestro.

    No os extrañéis, mis queridos amigos, cuando tenga el ceño fruncido ante las realidades de la vida.

    Todos los días, bajo este roble, paso mis tardes observando a quienes menos esperan ser observados.

    A mi abuelo.

  • 8
  • 4.75
  • -

Estudiante, deportista y un proyecto de escritora.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta