cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
¿Soy un escritor?
Reflexiones |
27.03.18
  • 4
  • 2
  • 604
Sinopsis

Hay una eterna pregunta que todos/as nos hacemos alguna vez: ¿Soy escritor/a? ¿Cuándo me puedo considerar que lo soy?

Hay una eterna pregunta que todos/as nos hacemos alguna vez: ¿Soy escritor/a? ¿Cuándo me puedo considerar que lo soy? ¿O soy solo un aficionado a la escritura? ¿Dónde está la línea que divide ambos conceptos? Y más importante ahora mismo: ¿por qué siempre que me pongo a escribir en una cafetería, me toca la mesa coja?

He pasado por varias capas, como la cebolla, y mi conclusión es que todo es subjetivo.

Hubo un tiempo en el que pensaba que la diferencia estaba en que te pagaran por ello, pero luego me di cuenta de que no van por ahí los tiros. Por ejemplo, he sido cocinero profesional, porque me han pagado por hacerlo durante unos años, aunque el trabajo en sí ni me gustara ni me interesara. Pero era mi profesión, así que era profesional.

Sin embargo, llevo años haciendo fotografía y escritura sin que nadie me pague por ello. Aprendiendo por mi cuenta sin obligación, corrigiéndome, informándome y, especialmente, siendo constante, de forma gratuita, sin ningún tipo de compensación, cosa que no me ha pasado con la cocina. Pero es que incluyendo una ausencia casi completa de feedback, ya que apenas recibo likes, comentarios (¿funciona la cajita esa?) ni nada, y yo sigo a lo mío, en mi mundo autista, como si estuviera en el minecraft.

¿Soy un escritor porque sé escribir?  Entonces soy muchas cosas; cocinero, barista, camarero, tornero fresador... No, no creo que tener cierto tuelaje te haga ser escritor, tiene que haber algo más.

¿Porque lo hago de forma constante y tengo el hábito? Tampoco, todo el mundo sabe que el hábito no hace al monje.

¿Cuál es la circunstancia que me puede indicar si soy o no un escritor, fotógrafo o artista?

Ya lo he dicho, es todo muy subjetivo. A Yoko Ono le sirvió pegar un braguetazo para serlo, y a la Cruzcampo le basta que la gente la beba tan fría y que no se den cuenta de su sabor, para que la sigan considerando cerveza (o incluso «bebida»).

 

Al final, al menos a día de hoy, lo que me convierte en escritor es el hecho de que me estén contando cosas y mi cabeza esté pensando en cómo lo voy a usar en una historia; el estar en una conferencia y al ver una imagen de un invento para suministrar medicamentos a personas con Parkinson, me haga chispa en la cabeza y tome notas para incluir una cosa similar en mi mundo de «héroes de palo»; que si me pegan un tiro en la rodilla, esté apuntando lo que siento para poder usarlo más adelante, mientras los enfermeros intentan atarme a la camilla para que me esté quieto; quedarme como un gilipollas mirando una escena pensando en las sombras y colores tan interesantes y cómo lo describiría; observar a una persona y pensar que me gustan sus rasgos para algún personaje; estar haciendo cosas pecaminosas con una mujer, y que haya una luz determinada que le genere una silueta entre la luz y las sombras y lo que me pase por la cabeza es hacer ua nota mental para hacer un relato de eso.

 

Me da igual lo que digan otras personas, para mí, ser un artista es una actitud, y no una aptitud. La actitud genera la aptitud porque la primera se abre paso y fuerza el aprendizaje. Pero sin la actitud, la aptitud es estéril y solo estará presente cuando hace falta.

Si eres artista, lo eres 24/7.  Y como consecuencia de todo eso, siento que debo escribir, como el que siente que debe ir al baño tras una digestión.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Esa gran pregunta que todos nos hemos hecho y que nos cuesta afirmar por miedo a ser arrogantes.
    Yo también me he hecho esta pregunta, y el tiempo fue el sucede dio la respuesta. Había días y me sigue pasado que me levantó pensado en lo que voy a escribir o dando vueltas a una historia como me está pasado com la mano del muerto, mi última publicación. Las aptitudes de un escritor a mi parecer no se completan sólo con saber escribir y utilizar las herramientas que tenemos, ya que creo que a pesar de no saber utilizarlas nos tira más el hecho de explicar historias que tienen un buen argumento. Saludos.
  • Pese a lo horrible de su castigo, la verdadera condena no ha sido tener que alimentarme de la vida de mortales. Ni lo era no poder ver el sol, y tener que recluirme para siempre en las tinieblas.

    La crítica y el fastidio de lo que nos rodea puede ser una fuente de inspiración iagotable, con la que romper el bloqueo.

    Hay una eterna pregunta que todos/as nos hacemos alguna vez: ¿Soy escritor/a? ¿Cuándo me puedo considerar que lo soy?

    Secuestramos individuos marginales o de forma selectiva, los mantenemos encerrados y en buen estado hasta que un muerto viviente lo elige como su cena. Lo que ocurre después… Bueno, hubiera ocurrido igualmente, pero al menos así es más limpio y menos aleatorio, ¿no?

    Una guerra que vería su momento épico y culminante hoy, aquí y ahora. Aquí en el libro no, claro, porque no caben entre las hojas; me refiero a Argantillas.

    Esta es la historia de un escritor incomprendido en su tierra, mientras se convierte en un fenómeno de masas en el resto del mundo.

    «Lupus est homo homini, non homo, quom uails sit non novit» Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro — Plauto, `Asinaria´

    Yo creo que el talento está sobrevalorado. Te lo venden como una panacea y exageran su importancia, como si fuera un superpoder que te va a catapultar al éxito sin necesidad de nada más. Y por otro lado, si quieres hacer algo, carecer de él te imposibilita completamente para aprender esa habilidad.

    Un asesino es requerido para una misión imposible.

    Lo que se avecinaba no era un Apocalipsis, pero dada su naturaleza se le asemejaba lo suficiente. No por el hecho en sí, sino por las consecuencias que podía traer. Y todo empezó con una voz de alarma. —¡Que vienen los Terrícolas! ¡Que vienen! ¡Que vienen!

  • 15
  • 4.45
  • 373

Escribir es un resultado natural de querer soltar al mundo mis inquietudes, camufladas entre historias, personajes y argumentos. Hay una pequeña parte de mí en mis historias, como pequeños monstruos de Frankensteins que libero al mundo. https://dibujandoconpalabras.com/

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta