cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Soy un profesional.
Terror |
14.07.14
  • 4
  • 6
  • 1781
Sinopsis

No se fijen tanto en la sonrisa perturbadora en su pálido rostro, o en sus grandes y abiertos ojos, no, sólo relájense. Después de todo los dentistas son confiables, ¿cierto?.

Me puse los guantes, amo el sonido que hacen al estirase en mis dedos, el aroma también.
Acerco la charola de metal con mis instrumentos tan limpios y brillantes, vibrando como los dientes de un niño aterrado. No puedo evitar sonreír abiertamente, siento mis mejillas bien estiradas mientras me acerco al pequeño tendido en la silla.

"No dolerá, muchacho, saldrás de aquí muy pronto". El niño intenta sonreír pero veo su temor, sus manos aferradas al borde de plástico de la silla, la servilleta en su cuello parece causarle horrible incomodidad, o tal vez soy yo y mi enorme sonrisa.

Todo está casi listo, pongo mi charola de metal a su lado, mi bata blanca bien puesta. Enciendo la lámpara y la enfoco sobre su rostro. Unas cuantas lágrimas salen de sus aterrados ojos. "Tranquilo muchacho, soy un profesional. Te juro que no te dolerá".
"Eeee bueno" su voz es débil. Una carcajada sale de mí, más incomodidad para él, más placer para mí.

"Abre la boca, como diciendo AAAAAA. ¿Entiendes?"
El niño obedece, su boca bien abierta mostrando todos sus pequeños dientes, chuecos y tiernos.
Doy el primer paso y tomo la jeringa, presiono un poco y veo como una diminuta gota sale de la aguja, brillando con la luz. Veo al niño temblar.

Inserto la aguja al fondo de su paladar, poco a poco el sedante entra a su sistema, un pequeño chillido sale del niño, su lengua se retuerce como un gusano, mi respiración es profunda, la del niño es agitada.

Después está listo para seguir, su boca adormecida, sus rosadas mejillas algo hinchadas.
Uso la sonda de hoz para buscar caries, y encuentro una muela perfectamente floja y carcomida, lista para ser arrancada de su boca como un parásito.
Mi corazón late como si hubiera encontrado oro, estoy tan vivo.
Muchos dirían "Que clase de lunático es este tipo", lo sé, si me hubieran visto antes, si supieran...en fin, el niño espera.

Tomo el espejo y observo cuan muerta está su muela, estiro mi brazo para tomar la pinza, miro los ojos del niño, tan abiertos y aterrados. Mis mejillas me duelen de tanto sonreír, pero no puedo evitarlo, me encanta lo que hago, ¿me hace eso un lunático?, no, soy un doctor. 
Froto mis dientes, ansioso. El pequeño no para de temblar.

Mientras tanto, su madre espera en la sala, leyendo una revista, despreocupada, sin saber del pánico que ahoga a su hijo, pero ¿por qué debería preocuparse?, al fin de cuentas soy un profesional.

Tomo el taladro para limpiar sus dientes, quiero alargar la extracción lo mas que pueda, no me pregunten por que. 
El niño cierra sus ojos húmedos, un suspiro enorme baja por su garganta, una risita tonta sale de mí, saboreo cada segundo mientras el sonido de taladro llena la habitación.
Escucho el sonido del metal frotándose contra sus dientes, hurgando entre las encías, entre los dientes, chillando una y otra vez. Como alguien rasgando una pizarra. Ooooh amo tanto mi trabajo.
Finalmente procedo con la extracción, "¿duele mucho?" pregunta el pequeño.
"Sólo un poquito, pero nada que temer, yo estoy aquí."
Giro la pinza, la muela se mueve a todos lados, tan débil, moribunda.
Poco a poco la retuerzo con más fuerza, puedo sentir los nervios del pequeño tensarse, miedo, sufrimiento, sangre empieza a salir, mezclándose con la saliva acumulada en sus mejillas, su lengua empieza a despertar.
Mi corazón se acelera, mis ojos observan atentos mientras que con un solo jalón arranco la muela de su encía. Sangre brota, no demasiada pero suficiente para mí. El niño llora  en silencio. Todo ha acabado.

Pongo el algodón en el espacio vacío en su boca, su boca hinchada lo hacen lucir cómico, pero sus ojos aún siguen empapados, aun siento el horror en su pecho.
"No fue tan malo, ¿cierto?".
El niño solo mueve la cabeza mientras lo llevo con su mami. 
Ambos se despiden, mi rostro se entristece, me siento vacío otra vez.

La puerta se abre, una pequeña con cabello rizado entra a la sala llorando de dolor mientras frota su mejilla. "Le duelen tres muelas" me dice la madre.
Suspiro, mi sonrisa es enorme, demasiado tal vez, pero que puedo hacer, amo lo que hago.
"¡Perfecto!" No puedo evitar mostrar mi emoción, mis manos aplauden cómicamente.
Me inclino para ver a la niña de frente, deseo aliviar tanto su dolor, taaanto.
"Ven conmigo pequeña.." 
Puedo ver la incomodidad en el rostro de ambas, tal vez es mi enorme y abierta sonrisa, o mi mirada fija, o todo, yo en general, no lo sé. 
Pero en fin, no deben preocuparse, después de todo, soy un profesional.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Perdón: Jorge*
    Qué bueno, Jorfe. Has creado un personaje frío, frío, muy bien retratado. Un ritmo escalofriantemente fluido y una atmósfera conseguida. Como si ir al dentista no fuera lo suficiente temible ya. Un saludo.
    Muy bien narrado. Simpático el protagonista...
    Que miedo.... ojala nunca me toque un dentista así... Al menos, para el, si hace lo que ama no trabajará un solo día de su vida como dice el dicho xD.
    Un hilo de narrativa excelente, muchas felicidades, y cuando gustes compartimos ideas, un afectuoso saludo.
    Que frialdad
  • Sabes bien quién es...¿no es así?

    El amor juvenil parece ser el más fuerte, ¿no es así? el que parece que será para siempre. Tenemos miedo de que nos vayan a romper el corazón pues no creemos poder volverlo a armar si eso pasa. Pero hay cosas que no podemos controlar, la muerte por ejemplo. Romper con un ser amado es devastador pero no tanto como perderlo para siempre. Ahora, ¿qué pasaría si la tragedia que creías haber superado da lugar a algo peor? ¿Algo más oscuro y que va más allá de tu entendimiento sobre la muerte y el amor? El amor no muere...los amantes sí.

    "Cuando somos niños nos dicen que no debemos hablar con extraños. Claro que cuando crecemos esa regla se rompe muchas veces, ya sea que le hables a la anciana a tu lado en el autobús o que el sujeto a tu lado no parezca ser un desquiciado sino un potencial esposo. A veces hablar con un extraño resulta ser mejor que hablar con nuestra propia gente. A veces vemos en un desconocido la persona que quiesiéramos haber tenido en nuestra vida desde siempre. Pero de igual forma, hablar con un alguien que no conocemos del todo puede ser peligroso. Mucho."

    Lo pondré en drama porque así es como pretendía que fuera...no terminó así, pero bueno...¿qué puedo hacer?

    Si tan sólo el talento pudiera conseguirse de esa manera...

    Son las 12:37 am.

    La inspiración no siempre llega de la mejor manera.

    No lo pondré en terror porque no lo considero tanto así...aunque si te dan miedo las aves puede que funcione. A mí no me aterran tanto que digamos...pero sé que las aves a veces son unas cabronas.

    Bueno, la orden era bastante clara, ¿no es así?

    ¿Tienes hambre? ¿No? Que bien, no quisiera que empezaras a babear con este relato.

Hace un año jamás habría pensado en escribir un relato corto, mucho menos en leer un libro cada semana. Pero aquí estoy, tratando de seguirle el paso a todos ustedes. Tal vez tenga talento o tal vez no. No lo sé. Pero planeo atravesar éste oscuro túnel y averiguar si hay algo brillante para mí al final...

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta