cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Subterráneo de ideas fashion
Varios |
07.06.05
  • 0
  • 0
  • 1305
Sinopsis

El progreso técnico sólo existe cuando sus productos
pueden ser empleados para disminuir la libertad humana.
GEORGE ORWELL. 1984.


En los últimos diez años la alopecia se ha convertido en el primer síntoma de la masculinidad por excelencia. La cosmética se ha despertado ofreciendo todo tipo de fármacos para combatirla sin éxito. Finalmente han inventado un eslogan que consiste en vender la conservación del poco cabello que queda, en contraposición a la famosa y sofista panacea inicial de que se podía volver a lucir melena. Los masajes capilares, del eficazmente demostrado aminexil, pueden salvar la total desolación de poseer una cabeza con tres pelos. Recientemente unos laboratorios han descubierto que los efectos de las isoflavonas de soja benefician el riego sanguíneo de los capilares que fomentan a su vez un claro crecimiento del cabello.
Existen miles de métodos farmacológicos para combatir dicha maldición estética, pero yo sigo viendo el problema; y el surtido inmenso de peluquines sigue funcionando en el
Mundo del cine, aunque en la moda la solución pasa por una radical rapada en claro lucimiento de un bonito cráneo bronceado. Ser calvo no es un problema para que un modelo pueda lucir atractivamente una prenda sugerente que provoque un claro deseo de reafirmación del poder adquisitivo. Nos empezamos a acostumbrar a los hombres calvos, algo que misteriosamente nunca preocupó a las mujeres. Cualquier idea, por muy loca que sea, tiene una buena utilidad para los creativos que se empeñan en hacer caso omiso a la principal preocupación de los hombres (por encima de las barrigas, ojeras permanentes, depilación, desodorantes anti-fauna, arrugas, y un largo etcétera de complejos). El hombre, como estúpido animal de consumo fashion, se ha reinventado a si mismo y cada vez piensa más en su mejorada imagen. Los centros de bronceado se llenan de culturistas barrigudos y pijos made in Lacoste (algunos lo creen anticuado y apuestan por la versión gemela de Armand Basi) que están dispuestos a demostrar que sus cabezas despobladas no son un síntoma de mala nutrición; y que para ello recurren al color ocre que disfraza sus aspectos.
El gorro también ha asaltado el panorama multipoblado de la moda para obsequiarnos con todo tipo de marcas y diseños –que van desde los doce a los doscientos euros- que marcan cualquier tipo de tendencia ;ya sea sport, noche elegante (denominado de cocktail por algún etiquetador de pacotilla), paseo por la ciudad, o cita misteriosa.
Hay gorras para todas las épocas del año, para cualquier temperatura atmosférica, y de una variedad cromática digna de Ágata Ruiz de la Prada.
En cambio, los pañuelos en la cabeza tan típicos de la noche marbellí –gracias al genial personaje de Espartaco Santoni- han pasado al rincón del olvido, prescindiendo de los grandes diseños aterciopelados de estampados de Chanel, Prada, Dior, y un largo etcétera de celebridades adaptadas al prêt-a-porter (lo mismo que debió hacer Yves Saint Laurent).
En fin, la vida de los hombres siempre estará marcada por su cantidad de cabello tasador de la virilidad y el éxito empresarial (el sentimental-sexual es otro muy rollo distinto).
El hombre depende totalmente de su imagen conceptual que proyecta en la ajena mayoría, y para mejorar depende de innumerables productos que le pueden ayudar a hacerlo. La moda no tiene libertad, ni el hombre

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta