cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
SUEÑO Y TINIEBLAS
Terror |
08.04.19
  • 4
  • 2
  • 340
Sinopsis

Extraños horrores que surgen en las horas más sombrías...

     Dormir bien, ésa es la cuestión; para eso tengo bien acondicionado mi dormitorio.

     A veces duermo en la cama. Una cama común, de plaza y media, donde a menudo me quedo leyendo a la luz del velador hasta las cuatro de la madrugada.

     Otras veces, duermo en el ataúd que tengo acomodado horizontal contra una pared del cuarto. Ésto hace que no pueda darme vuelta mientras duermo, o dormir de costado. Pero el estar allí dentro me hace caer casi en un coma de vampiro, con un cuerpo de "no muerto" fusionado con la plaga del mal, pronto a alzarse en cualquier momento para propagar esa abominación por toda la Tierra, pero, invariablemente me despierta el canto de los pajaritos a través de la ventana, a las 09,00 o 09,30 de la mañana.

     Más seguido o más distanciado, armo la carpa en el patio del fondo, entre el cañaveral, arbolitos varios y matorrales. Allí puedo calentar mi cena con fuego de leña, alumbrarme con un farolito de marinero a kerosén, y descansar en una "bolsa de dormir". Así, puedo escuchar la infinidad de ruidos y ruiditos, de pájaros revolviéndose en sus nidos, insectos, ratones noctámbulos y ratas, que a veces caen desde uno de los árboles sobre la lona de la carpa.       Pero en otras ocasiones percibo "algo" que camina lento y pesado entre la espesura, como una sombra de 400 kilos deambulando en la oscuridad. A veces se detiene junto a la tienda de campo, permaneciendo inmóvil, bloqueando la luz de la luna sobre el techo del campamento. Yo podría levantarme de un salto y asestar el foco de la linterna contra ese ser misterioso, y así enterarme de qué se trata. Pero, de alguna manera sé que no debo moverme... tengo que permanecer quieto como una piedra, sin dar señales de vida, así, hasta la primera luz en que la entidad se diluye.

     Otras veces hago "noche de ahorcado". Me cuelgo con una soga del travesaño del parral. No pendo del cuello, por supuesto. me armo de un arnés amarrado a los hombros, donde ato el lazo de la horca. Y así cuelgo toda la noche, mecido por la brisa. Me duermo enseguida, porque la sangre se acumula hacia las piernas. Cuando en ocasiones despertaba colgado de la horca, podía atisbar desde mi inmovilidad, una silueta humanoide que se asomaba desde el borde del techo de la casa, permanecía un rato estática escudriñando el patio, para luego deslizarse agachada y saltar limpiamente y sin ruido el corredor lateral hacia la casa vecina. Después se perdía en los techos.

     Hasta el presente no pude saber qué cosa son la pesada sombra del cañaveral, y esa especie de forma negra que camina y se desliza por los techos y azoteas a la luz de las estrellas. De cualquier manera, colgado ahí, siempre soy molestado por mosquitos, otros insectos de la noche, y murciélagos revoloteando, que en ocasiones chocan conmigo. 

     Apenas aclara soy despertado por el arrullo de las palomas que anidan sobre los árboles frutales. Me descuelgo de la horca muy lentamente, con los miembros como de palo, y camino a la rastra hacia la casa, como un verdadero cadáver que pugna por volver a la vida.

     En fin, también intenté dormir arriba del techo en verano, sobre la membrana de aluminio, con todas las ganas de descubrir qué cosa es esa silueta humanoide que merodea sobre las casas. Pero antes de poder ver nada me volvieron loco los mosquitos, y el estruendo de los vehículos de la calle, que pasaban atronando apenas a treinta metros de distancia, pareciéndome que estaba acostado al borde de la pista de un autódromo. De tal forma me tuve que mudar de aposento a las tres de la madrugada, descendiendo del techo en medio de las sombras y lanzando miradas inquietas al cañaveral distante.

     Así fue que regresé entre las prosaicas cuatro paredes de la casa. Esa vez me metí directo en la cama... de esas camas comunes que utiliza todo el mundo para dormir...

                                                             oooOOOooo

    

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

nacido 1943-estudio de dibujo ar tístico e historietas, retratista y ca ricaturista trashumante 2000/0l-afincado 2002- 1985 estudios de biología- escritura desde 1972.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta