cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Sueños en los que aparece él II
Reales |
14.01.14
  • 5
  • 2
  • 1225
Sinopsis

Esto es uno de mis sueños transcritos de forma narrativa en los que aparece él. No es un relato romántico ni sentimental. Solo es mi subconsciente mandándome mensajes que no consigo entender.

Otra noche de verano. Al parecer todos estos sueños toman la misma hora y época del año. Esta vez me encontraba en el camping al que solía veranear cuando era pequeña. Estaba un poco cambiando, había mucha gente, y mucha luz artificial. Estaba con un grupo de amigos incluido él. 

Al parecer el camping estaba llenísimo de gente y turistas, niños corriendo, sonaba música, parecía una fiesta al aire libre delante del bar. No recuerdo muy bien como estaban distribuidas las parcelas ni los arboles que había, solo que estaba ahí con él y mis amigos. 

De pronto una oleada de adolescentes se cruzó en nuestra dirección, como una manada de caballos encabritados y justo en ese momento noté un tacto cálido y suave que me rodeaba la mano: era la suya. Tengo que admitir que aunque fuera un sueño, la sensación que se te dispara la adrenalina fue intenso. 

Parecía que cada vez se acumulaba más gente en el exterior del bar del camping. Decidí que tenía que ir al lavabo a mear pero costaba mucho moverse entre tanta gente. Me acompañó hasta la puerta y allí me soltó de la mano y entramos cada uno en el WC correspondiente. En los lavabos había igual de gente que a fuera del bar. Cuando salí, me estaba esperando a fuera. Caminamos en dirección opuesta a la gente dejando atrás todo el alborto. A medida quea vanzábamos la densidad de gente disminuía y el silencio aumentaba. De pronto estábamos solos, en medio de un vasto campo de hierba a plena luz de la luna, había solo un árbol grande, denso, con unas ramas largas y flexibles repletas de hojas que llegaban hasta nuestras cabezas. Nos apoyamos de espaldas al árbol los dos, uno al lado del otro. No hacía nada de frió, al contrario. Una sensación de calidez me rodeaba el cuerpo. Apoyé mi cabeza en su hombro y unos segundos después se giró hacia mi, mirándome de la misma forma que lo había hecho en el sueño anterior. Sonrió. Nos besamos. Esta vez fue distinto a la última, realmente pensé que estaba sucediendo de verdad, la sensación fue mucho más real. 

Nos sentamos al pié del árbol abrazados. Sé que estábamos hablando pero no entablábamos ninguna conversación. Saqué el móvil y nos empezaomos a hacer fotos y a reír. No recuerdo cuanto rato pasó pero cuando el sueño terminó me di cuenta de que acababa de despertar de uno de esos sueños en los que no despertarías nunca. Luego me acordé de que ese día por la noche me iba a Barcelona con unos amigos a un concierto de metal y me volví a dormir felizmente hasta casi la hora de comer. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias! Me encanta escribir tal cual me sale de dentro, con descripciones objetivas y directas. En breves publicaré el siguiente.
    Me gusta esa falta de sutileza y esa descripción fidedigna -dentro de las posibilidades del sueño-. Espero la próxima nota de este diario.
  • 40 años han pasado desde la última ejecución franquista en la Cárcel Modelo de Barcelona, ​​donde Salvador Puig Antich fue condenado al garrote vil acusado de asesinar a un policía.

    Este relato hace referencia al del autor San Leon (Alas II) en el que aparecen los "niños alados" a los que he interpretado como huérfanos del sueño americano. Los alados son la excepción, las grietas del sistema educativo, los no-integrados en un lugar repleto de valores distorcionados, los distintos, los creativos, los que piensan por ellos mismos, los que se cuestionan las cosas, los y las que no encajan.

    El WC mazmorra y sus mierdas psicotropicas

    Esto es uno de mis sueños transcritos de forma narrativa en los que aparece él. No es un relato romántico ni sentimental. Solo es mi subconsciente mandándome mensajes que no consigo entender.

    Esto es lo que pasa cuando invitas a unos amigos a jugar al monopoli una noche de verano. 100% REAL.

    Esto es uno de mis sueños transcritos de forma narrativa en los que aparece él. No es un relato romántico ni sentimental. Solo es mi subconsciente mandándome mensajes que no consigo entender.

    Esto es uno de mis sueños transcritos de forma narrativa en los que aparece él. No es un relato romántico ni sentimental. Solo es mi subconsciente mandándome mensajes que no consigo entender.

Búscame a contracorriente o no me busques. El motor de la historia es la lucha de clases.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta