cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Sueños Recurrentes
Suspense |
01.11.16
  • 5
  • 3
  • 242
Sinopsis

La culpabilidad y el tormento son cosas que ni el hombre y ni un Dios toleraría. Ni en vida ni en la muerte.

SUEÑOS RECURRENTES

Ahora más que nunca estoy asustado.

 

Ya lo he escuchado susurrar lamentos como: “¡Por favor, sácame de aquí!”

 

Sólo en mis sueños puedo verlo, horrorizado y con temor a ser descubierto.

 

Él solo quiere cuidarme, él me ha dicho que no haga ningún ruido. Cabe mencionar que estoy encerrado en un manicomio (como en aquella película de Freddy Krueger, en la que atormenta a los chicos desde el manicomio).

 

Pero esa cosa, no es ningún personaje ficticio, está en la realidad, y a la misma la ha corrompido.

 

Él ha regresado. Me dice que tenemos que guardar silencio si no queremos despertar a la bestia. Así es, aquella cosa es una bestia, él me conto que los ojos de aquel monstruo eran de color negro, su piel era de color rojo obscuro (como el de la sangre o hasta más, dejándola en vergüenza). Tenía afiladas garras en sus extremidades, más largas de sus pies como la de sus manos. En los demás cuartos se escuchaban gritos y aullidos de dolor, como si estuvieran quemándose bajo fuego intenso. Lo seguí cautelosamente por los pasillos, él me decía que no hablará tan fuerte. Estaba cerca, y nos olfateaba a pesar de la gran distancia. Abrimos cada puerta y recorrimos cada pasillo como si fuera la última vez, yo sabía que algo iba mal…

 

Al escuchar el rugido de la bestia, nos dimos cuenta de que nos había olfateado y descubierto. Los pasos del monstruo se escuchaban tanto, que los pasillos se derrumbaban… uno tras otro. Él y yo corrimos todo lo que pudimos. Al final, solo yo llegue a la salida. Él fue capturado por la bestia.

 

Lloré…

 

La bestia lo ha capturado.

 

Ahora sé, que estaré atrapado aquí.

 

O hasta que alguien rece por mí, y pueda liberarme de las llamas de la culpa.

 

II

 

Al despertar, me encontraba en un campo con flores marchitas por todos lados, y la luna abrazaba el mismo campo con su blanca luz. Mis lágrimas dejaban el camino de culpa y de sufrimiento que me tenía encadenado.

 

“Si alguien me escucha, espero que recen por mí. Me arrepiento de todo aquel pecado, a pesar de que no fuera yo quien lo cometió”.

 

Silencio.

 

Solo escuchaba las lágrimas de las plantas marchitas, escucho sus voces.

 

-“¿Por qué lo hiciste?”

-No tuve opción…

-“¡La había!”

-Lo lamento tanto, perdónenme por favor.

-“Ya no podremos hacer nada. Te quedaras solo, como lo hiciste con tus padres, a quienes no solo abandonaste, les quitaste el derecho de sonreír al menos, una vez más.”

-Ellos me pidieron dejarlos sin libertad.

-Definitivamente, te hemos perdido. No te queda más que solo vagar por estos rumbos sin salida, hasta que entiendas que la vida misma es la prueba para el hombre, donde un Dios espera que aquellos que creo a su semejanza le alaben y le obedezcan.

-¡No! No me dejen vagar aquí, no hay nadie que me guíe…

-Pídeselo a quien te aconsejo que mataras a tus padres. Ellos serán quienes te acompañen.

-Pero no los veo aquí…

-Espero que entiendas el mensaje.

-No…No me dejen.

-Te equivocas… Tú te dejaste a ti mismo. Con el hecho de asfixiar tus sueños y recurrir a la manera más horrida y diabólica posible de cumplir tus metas, abandonaste a quienes te daban la mano y no te dejaban caer al suelo mientras estabas débil. Quédate por tu cuenta.    

-Ustedes son unos mentirosos. Nunca debí creerles.

-Solo recuerda una cosa: Aquella Luna, es la representación de tu destino. Sí ella llora, significa que morirás solo. Si se encuentra seria, es que pasaras un largo tiempo aquí. En cambio, si está feliz, podrás irte pronto.

-Pero…No hay ninguna Luna…

 

ÉL se quedó solo en el campo. Se sentó en medio del pastizal marchito, abrazando las piernas con sus brazos, mientras recordaba tantas cosas que empezaron a impactar como balas en el corazón. En el campo, sus padres aparecieron, pero no de forma física, sino como dos palomas vigilando el cielo oscuro.

Ellos aterrizaron en los hombros de Él, quien sintió un alivio inmediato…Que duro una eternidad.

 

Las palomas con sus piquitos, le demostraron su aprecio a Él. El chico, emocionado y triste, comenzó a decaer sobre el inquietante y misterioso pastizal, que lo abrazaba lentamente.

 

La luna hizo acto de presencia, mostrando una sonrisa sutilmente. El chico por fin, fue feliz. Ahora, vivía con sus padres y lo hará…Por siempre. 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias por tu opinión, Jordi. Apenas llevo poco de tiempo leyendo y escribiendo, me falta mucho por aprender en el mundo literario.
    No me han parecido sueños recurrentes. Un sueño recurrente es aquel que todos y cada uno de nosotros hemos podido tener en algún momento. Como que se te caigan todos los dientes, que caes al vacío o que te halles desnudo en un lugar público. A pesar de ello, y de alguna que otra falta ortográfica, he disfrutado mucho con la lectura. Gracias :)
  • "La moneda tiene caras distintas, pero es del mismo material".

    Asesinato y amor son carcaterísticas sustanciales para el perfil psicópata romántico.

    "Con pocas palabras, se suele decir mucho".

    El error es uno de esos pasos que das hacía la Oscuridad, negra y llena de piedras dispuestas a entorpecer tu camino de Luz y Esperanza.

    Un faraón está totalmente enamorado de un doncella. ¿Las cosas podrán salir bien esta vez?

    Ahora, la unión los hará descubrir muchos misterios en los cuales está envuelto aquella horrenda mansión.

    La curiosidad llega a ser causante de acontecimientos inimaginables.

    La segunda parte de la serie Mansión Encantada. Aquí nuestro personaje de la primera parte se topa con nuevas evidencias que lo acerquen al misterio que encierra la Mansión.

    El suspenso y la noticia se mezclan en la siguiente historia, la cual no parece tomar el mejor camino para el personaje.

    Más vale estar precavido con lo que se dice de la cotidianidad de tu vida, si no quieres que la misma te sea arrebatada.

  • 17
  • 4.73
  • -

Soy un chico de 18 años que le agrada la lectura y escribir. El terror y el suspenso son mis géneros favoritos.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta