cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Survivors in Madrid
Terror |
23.06.12
  • 3
  • 2
  • 1089
Sinopsis

Este relato comienza con la historia de una familia normal en un centro comercial, los que poco a poco se darán cuenta de lo que conocían como hogar se convertirá en un infierno por la supervivencia ante zombis

Introducción
Mi pasión por los zombis y mi imaginación hicieron que empleara mi tiempo libre escribiendo este relato, espero que os guste y disfrutéis tanto como disfruto yo escribiéndolo.

Este relato comienza con la historia de una familia normal en un centro comercial, muchas veces no hacemos ni caso a las noticias y creemos que aquello que pasa en otros lugares nunca podría ocurrir en nuestros hogares, pero como ocurre siempre la falta de información que se filtra en los medios de comunicación son pocas para creer que cualquier virus podría destruir aquello que conocemos como nuestro día a día y es así como ocurre en esta historia. Todo empezó con una gripe en un pequeño pueblo de Israel que en unos pocos días fue llegando a varios países, el gobierno que trataba de ocultarlo todo, no pudo controlarlo y España junto a casi medio planeta estaba en riesgo de padecer una epidemia. Así fue, habiéndose detectado pequeños brotes en varias comunidades, el gobierno  español oculto lo que sucedía de tal forma que cuando quisieron darse cuenta el virus estaba por las calles, y una mañana todo cayo por su propio peso.


Capitulo: 1    jueves  ---EL COMIENZO--- 
   



Me llamo Aarón  tengo 24 años, vivía en Madrid cuando todo ocurrió. Ese día estaba en un centro comercial con mi familia, mi madre, mi padre, mi hermana de 8 años Heli y mi hermano de 18 años Cristian.  Comprábamos comida para la cena del domingo, iban a venir casi toda mi familia, mis padres celebraban las bodas de plata, 25 años casados A mi madre se la veía muy ilusionada, le encanta hacer comida para muchísima gente, es una cocinera excepcional.

Mi padre se fue con mi hermano a la zona de coches , les encanta, yo en cambio me fui con mi hermana y  mi madre, no me gustaba dejarlas solas en sitios llenos de tanta gente. Compramos  de toda la comida que se pueda imaginar, mi hermana se reía porque yo iba cargado con todas las bolsas y ella solo llevaba las servilletas.

 A los pocos minutos una voz muy dulce de una chica a la que daban ganas de conocer se escucho por el megáfono: señores clientes les informamos que por su seguridad no intenten salir del reciento comercial, procederemos a cerrar las puertas de entrada y salida al haber ocurrido un pequeño altercado en el exterior las autoridades se están ocupando del problema  , gracias por su paciencia.

En ese mismo instante solté  las bolsas en el suelo  , cogí a mi hermana en brazos y me dirigí a donde tenían que estar mi hermano y mi padre , la gente estaba un poco alborotada,  eso y que son muy cotillas, como era normal todos intentan saber que ocurre en el exterior del centro comercial, yo prefería encontrar antes al resto de mi familia y después hacerme las preguntas oportunas sobre lo que pasaba. Llegamos a la zona de accesorios para automóviles y allí estaban, como si no pasase nada eligiendo un ambientador para el coche. Se acercaron a nosotros y comente con mi padre si había escuchado la megafonía: no te preocupes hijo seguramente habrán quemado algo fuera y no querran que les pase nada a nadie , solo espero que no le allá ocurrido nada a mi coche.

Mi padre estaba muy seguro de lo que decía, pero la verdad  yo pienso que debe de ser algo más. Salimos del “super” al pasillo de las tiendas. Note como el ambiente se había calentado entre los clientes, algunos pegaban voces otros preguntaban a los dependientes… poco después  oímos gritos,  pudimos ver  como la gente empieza a dirigirse hacía el pasillo donde nos encontrábamos nosotros. Mi padre se acerco a mí poniendo esa cara que pone siempre cuando no quiere que Heli se entere de algo.

Emprendimos el camino siguiendo a la gente hasta que llegamos a la puerta de salida, había un grupo de policías que no dejaba salir a nadie, la gente les gritaba y abucheaba queriendo saber que es lo que estaba pasando. Lo mejor era nos fueramos de allí no quería estar en medio de ninguna disputa. Después de dar varias vueltas por el centro comercial, supe por fin que era lo que ocurría. En unos de los bares la gente se había reunido delante de la gran televisor , según hablaban en las noticias el virus del que llevaban hablando hacia unas semanas había llegado a España  , intente acercarme mas entre la gente para escuchar bien lo que decían las noticias: informamos a los ciudadanos que no salgan de sus hogares bajo ningún concepto  , si algunos de sus familiares o amigos tienes los siguientes síntomas por favor comuníquenselo a las autoridades : vómitos, perdida de la consciencia, ataques histéricos , fiebre o palidez , no se acerquen a los infectados podrían ser contagiados por sangre o saliva…

Verdaderamente era de locos, ¿de verdad era tan grave como decían? Por lo menos estábamos aquí encerrados .

Ya estaba anocheciendo y aun no sabia lo que iban a hacer con nosotros, pero teníamos algo de hambre y de ninguna forma iba a dejar a la pequeña Heli sin comer nada. Cogí unos cuantos bocatas de una tienda de alimentación, no tuve ni que pagar no había ni rastro del dependiente. Repartí los bocadillos a mi familia y una bolsa de ositos de gominotas para Heli. 

Un hombre vestido de traje gris y corbata anuncio subido a unas escaleras mecánicas que dormiríamos aquí, repartirían sacos de dormir y mantas para todas las personas posibles. Mi hermano consiguió mantas y dos sacos de dormir piropeando a la chica que los repartía, otra cosa no pero es bastante atractivo tanto gimnasio le a servido de algo. Llego el momento de dormir mi hermana y mi madre durmieron en los sacos y nosotros tres en las mantas ,  veremos que acontecimientos nos ocurrirán mañana esperemos que podamos volver a casa.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • También soy un amante de las historias que tratan de zombis Me gustó
  • Este relato comienza con la historia de una familia normal en un centro comercial, los que poco a poco se darán cuenta de lo que conocían como hogar se convertirá en un infierno por la supervivencia ante zombis

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta