cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
SUSURROS EN LA NOCHE...
Humor |
15.11.19
  • 0
  • 0
  • 372
Sinopsis

Escuché chocar la hebilla del pantalón de mi padre en el piso, mientras mi madre lloriqueaba y decía : ¡esta noche no, Mateo; esta noche no! Yo, con el oído pegado a la puerta, el corazón latiendo a mil, la boca seca, mis manos temblorosas, intentaba decidir si entrar o no a la habitación en defensa de mi madre...

SUSURROS EN LA NOCHE-----------Yo tenía tiempo de escuchar aquellos extraños ruidos, lamentos, lloros, que venían de la habitación de mis padres; y era tanto la presión psicológica que tenía en mi nóvel alma de siete años -que ya no podía soslayarla; era más que necesario agarrar el toro por los cuernos y ver en que acababa aquel asunto. Como última opción Yo ya había preguntado a mis compañeros más grandes sobre el posible origen de aquel desorden -pero me habían dejado peor, por lo que puse fecha para entrar en acción. Pasaron los días, y nada, tal parecía que aquellos susurros se habían disipado; ¡mi dormir fue excelente! Hasta que un día...mi pesadilla regresó... volví a escuchar susurros y lamentos, la voz de mi padre sonaba decidida, imperativa, ¡tajante! Mientras mi madre decía entre lloriqueos : ¡Hoy no Mateo, hoy no! ¡por favor, HOY NO! -y yo con mi oído pegado a la puerta, mi corazón latiendo a mil, sudoroso y nervioso, mi boca seca, y mis manos temblorosas; mientras tanto ... del otro lado de la puerta los susurros aumentaban de intensidad hasta convertirse en gritos -¡HOY NO MATEO, HOY NOOO! Escuché movimiento de ropa, el chocar de la hebilla del pantalón de mi padre en el piso, acompañado de jaloneos y las palabras que me tenían atado -¡Hoy no Mateo, por lo que más quieras, HOY NOOO! Ese momento era crucial para mi, o entraba y veía en que podía ayudar a mi madre o simplemente me largaba de aquel hogar para jamás volver... Decidí por lo primero, entré intempestivamente como un toro furioso, de un empeñón boté el pasador de latón que se rompió en dos y lo que vi ¡NO LO PODÍA CREER! -¡MI PAPÁ ERA BATMAN!, se puso la máscara, me vio, dio media vuelta y ¡saltó por la ventana! Mi madre corrió hacia allá gritando: ¡esta noche no, Mateo, regresa por favorrrr! -ella regresó llorosa y levantó del suelo la ropa de mi padre, me vio con frialdad, entonces... apretando la mandíbula dijo: jamás... nunca... por ninguna causa... seas un superheroe... Un día, ya de adulto, iba conduciendo y me acordé del episodio anterior, por lo que tomé el celular y hablé a mi esposa Michelle; ¡hoy toca! le dije... -¡No! -¡no empieces, Alex! - ella respondió. ¡Cierra el pico, dije imperativo! ¡hoy toca y se jodió! - Escucho lloriqueos y susurros por el celular: ¡por favor, Alex, por lo que más ames en el mundo, esta noche noooo! Conduje desesperado y excitado hasta mi casa, llegué rayando llanta, entré tumbando la puerta y me empecé a desvestir, subí a mi recámara; allí estaba mi esposa gritando a todo lo que daba -¡NOOO, ESTA NOCHE NOOO, ALEX POR FAVOR! -¡No había tiempo que perder! -¡me quité la ropa restante y le dije: ¡DÁME EL MALDITO TRAJE DE SUPERMAN! -¡Salté por la ventana! Y es todo lo que recuerdo... Michelle me despertó tirado en el piso, me había caído de la cama mientras dormía... Esta historia a manera de broma es adaptada de la realidad, el último rescate que mi padre hizo de una persona en problemas casi le cuesta la vida, yo era un niño entonces, aún retumba en mi mente el nombre de la Quira, quien una vez libertado no se quedó a combatir... Hay varias formas de amar, una de ellas es libertar a los cautivos, ya sea espiritual o físicamente, y esta pone en gran riesgo al defensor; ¿recuerdas aquel que nos libertó y le costó la vida -YEHSHÚA, EL JESUCRISTO? ALEJANDRO DÍAZ SALAZAR.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Mi plataforma de hombre viejo me da la posibilidad de contarte algunas diez mil historias, obviamente no tengo el tiempo para hacerlo, pero algunos cientos sí. Te pido perdón por mis fallas en construir, o en la escritura de algunas palabras, y por otras cosas que yo pudiera ignorar; pues el idioma español no es lo mío. Vivo en México donde se hablan 69 lenguas. Con mis historias te haré llorar, reír, reflexionar; pues soy un gato viejo que ha vivido de todo...

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta