cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Te declaro la guerra
Reflexiones |
02.05.13
  • 4
  • 13
  • 2247
Sinopsis

Declaración de guerra a un maldito bastardo

      Esta mañana, sin saber por qué, me he acordado de ti. He recordado la infinidad de lágrimas que he derramado por tu culpa, maldito. He meditado el daño que nos haces y el dolor que has causado sin compasión y debo decirte que ya no puedo más. Hoy voy a por ti. Ya no te tengo miedo, ser malvado. He pensado en las vivencias y experiencias que has mostrado en el camino y cada vez soy más consciente de lo cruel que llegas a ser.

Cuando posees a alguien mayor, como a un abuelo, nos inunda la tristeza. Alguien tan querido y respetado, que ha vivido tantos años luchando para salir a flote, no debería conocerte jamás. Tan solo buscan el final del camino que les conduzca a la eterna paz. Y ahí estás tú, truncando ese derecho con tu malévola mirada, viendo cómo te pedimos piedad. Que no dure mucho. Hasta incluso deseamos que te los lleves, por compasión, por pena.

Cuando tocas el alma de un niño, en ese instante nos paras el corazón. Los minutos se hacen eternos y nos preguntamos por qué en un bucle atemporal. Robas la inocencia innata de un menor y tan solo tú decides. Es ahí cuando te odiamos con más fuerza. Cuando acaricias con tus garras de muerte a un padre o a una madre, nos haces crecer de golpe, maldito bastardo. En ese momento, nuestra generación debe tomar las riendas del problema haciéndonos más responsables y más conscientes de la esperada muerte.

Cuando pones tu objetivo en algún familiar, renacen los recuerdos y nos juntas de nuevo para avisarnos que sigues presente y que no te vas a marchar. Eres despiadado. Cuando te detienes en nuestras parejas, allí querido enemigo, allí nos matas. Arrancar de tu lado a alguien tan especial, alguien que tanto te conoce, que te ha acompañado por este largo viaje, es lo más ruin que se me antoja.

Por eso y nada más que por eso, hoy te declaro la guerra, maldito cáncer. Te declaro la guerra no con armas ni violencia. Te declaro la guerra con amor. Amor que tuvimos por aquellos que mataste, amor por aquellos que te están sufriendo y vemos como su mirada lentamente se apaga. Amor que sentimos cuando nos juntamos y enviamos a esos seres que jamás se irán de nuestras mentes.

Te declaro la guerra con paciencia, que es la madre de la ciencia y deseo con todas mis fuerzas que algún día su hija averigüe esa mágica fórmula para acabar contigo. Te declaro la guerra con esperanza. Ese sentimiento que vuela entre nosotros, ese, al que nos aferramos con tanta rabia. Esa esperanza que jamás debemos perder, puesto que el día que la perdamos será el día que lo hayamos perdido absolutamente todo.

Te declaro la guerra con recuerdos. Esos momentos que ya son para siempre. Allí nada puedes hacer, malvado. Eso es nuestro y lo seguirá siendo el resto de nuestros días. Justo al terminar tu macabro asesinato, florecen de la nada. Es algo efímero. Es algo mágico. Ahora y dicho esto, debes ser capaz de asimilar que ya estoy preparado para cuando vengas a por mi. Ten en cuenta una cosa. Ese día, te miraré desafiante a tus ojos de cristal y te recordaré cual son mis armas, lo duro que lucharé y que jamás me rendiré.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 54
  • 4.38
  • 521

Soy alguien que compone canciones e intenta escribir.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta