cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
'Te lo prometo' -Dijo
Drama |
03.01.14
  • 3
  • 1
  • 3169
Sinopsis

'Todavía recuerdo aquel día, en el que mi vida dejó de tener sentido. Aquel día en el que no volví a sonreír, nunca más'

Todavía recuerdo aquel día, en el que mi vida dejó de tener sentido. Aquel día en el que no volví a sonreír, nunca más. Estaba anocheciendo. El sol se quería ocultar tras el inalcanzable horizonte, vestido de un triste azul oscuro. El mar se mecía y se colaba en la arena de la playa, mientras mojaba nuestros pies desnudos sobre ella. Paseamos durante horas hasta que el sol dejó de brillar, y nos quedamos solos, desprotegidos frente a la oscuridad. La luna traicionera, no salió aquella noche, pues una espesa bruma la borró como si fuera goma, del cielo. Nos calzamos y subimos a la transitada calle, que carecía de farolas, y le daba lugar a un escenario casi fantasmal. De repente, me tomó la mano, y me susurró al oído que me quería, y me besó mágicamente. Estaba en la nubes, estaba en un sueño del que no podía despertar. Entonces fué cuando ocurrió; iba a cruzar la calle, pero de repente un coche vino hacia mí, tan rápidamente que sólo cerré los ojos fuertemente, hasta que todo pasara. 

Desperté en un hospital; la habitación era gris, sucia, sin vida. Reflejaba el sufrimiento de toda la gente que había pasado por ella. Yo tenía varias heridas en todo el cuerpo, me dolía muchísimo la espalda, y tenía un brazo vendado. ¿Qué había ocurrido? 

Una mujer entró en la estancia, me miraba con tristeza mientras abría las ventanas. 

-¿Cómo te encuentras, Sofía?-Me preguntó mientras se acercaba a la camilla. 

-Bien-Contesté bruscamente mientras me incorporaba-¿Qué ha pasado?, sólo recuerdo que estaba en la calle y...

-Anoche estabas cruzando la calle, mientras un coche venía hacía tí, por suerte, no tienes heridas graves, y pronto te mejorarás-Contó la mujer. 

-Pero...Si el coche me atropelló, ¿cómo pude haber sobrevivido?  

-Verás-Espetó la mujer mordiéndose el labio inferior-Al parecer, alguien te empujó  hacia el otro lado de la calle, evitando que te atropellaran, por eso no estás mal.  

-¿Qué?, pero...¿quién lo hizo?-Pregunté. 

-Vamos a ver-Dijo mirando su libreta-Ah sí, un chico llamado Diego. Está ingresado en la habitación 8A. 

En ese momento, el corazón se me partió en dos.  

-¡No, no, no puede ser! Es una broma, ¿verdad?-Grité mientras le agarraba de los brazos. 

-Ojalá lo fuera-Murmuró la doctora con tristeza.  

-Necesito verle ahora-Dije levantándome de la camilla.

-Oh no Sofía, tienes que descansar hasta que te mejores, podrías ponerte aún peor-Dijo ella intentando acostarme en la camilla de nuevo. 

-¡Usted no lo entiende!-Chillé entre sollozos-¡Ese chico es mi novio! 

En un momento, me precipité hacia la puerta, saliendo de la habitación. Estaba débil, sí, pero mi único deseo de ese día era encontrarle. Recorrí los pasillos tambaleándome, mientras una docena de médicos me perseguían.  

En un momento, le encontré; estaba allí, en su camilla, respirando a través de un tubo de plástico. Con muchas agujas clavadas en tus brazos, casi al borde de la muerte, y aún así, estabas sólo. 

-No puede entrar, señorita-Escuché decir a alguien que me agarraba del brazo.  

A pésar de eso, atravesé la puerta, me senté a su lado, y le tomé la mano. Mis lágrimas me recorrían toda la cara, y mi alma sólo deseaba que abriera los ojos tan sólo un segundo. En un momento, lo hizo, y me miraste mientras tus labios dibujaban la más bonita de las sonrisas. 

 

-Sabría que vendrías-Dijo poniéndome la mano en el rostro. 

-¿Por qué lo hiciste? Yo debería estar ahí, no tú.   

Diego tosió. 

-Nunca dejaría que te hicieran daño.    

Yo sonreí melancólicamente, mientras lloraba. Él me secó las lágrimas, susurrándome que no llorara por él, que se iba a poner bien. Me quedé allí sentada, mientras los médicos miraban con angustia. 

Estuve a su lado todo el día, no me separé tan siquiera un segundo. Ignoré a los médicos que iba a llevarme de vuelta a mi habitación; me aferré a tí con todas mis fuerzas. 

-Prométeme que nunca de irás de mi lado-Le susurré al oído en la noche. 

-Te lo prometo-Me dijo en voz baja, mientras me besaba la frente.   

Al día siguiente desperté apoyada en su cama. Seguía allí, a mi lado. Pensé que estaba dormido, hasta que la expresión del rostro de la doctora, me lo desveló todo. 

Ella no me dijo nada, sólo esperó a que yo, lo descubriera por mí misma. Me dí cuenta de que sus pulmones ya no respiraban, y que su corazón no latía.   

Escondí mi cabeza entre mis piernas, esperando que todo esto fuera un sueño. Noté una mano que acariciaba mi cabeza; era la doctora. 

-Lo siento muchísimo, Sofía-Me dijo. 

En ese momento, quería gritar, llorar, aporrear mi cabeza contra la pared y agarrarme a su cuerpo sin vida, pero no lo hice. 

Salí de aquella habitación, que me arrebató la sonrisa, para siempre. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escritora inexperta de 20 años. Errare humanum est.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta