cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
¡Te reprendo!, enemigo de nuestras almas.
Varios |
19.04.17
  • 5
  • 2
  • 82
Sinopsis

¿Ha sido testigo usted de lo que es llamado un suceso anómalo o paranormal?

Hace ya bastantes años presencié uno de estos extraños fenómenos o por lo menos, así lo creí durante algún tiempo.

Un tranquilo anochecer del año 19.., estaba en compañía de un primo disfrutando de unas vacaciones escolares en el corregimiento de Cirí de los Sotos, en Capira.

Esperábamos observar una lluvia de estrellas fugaces. Las Perseidas. Nos acompañaba el cantar de los grillos cortejando.

- Noni, tenderé las sabanas en el piso de la terraza. Allí tendremos un horizonte libre de obstáculos para observar el cielo, dijo Kadir.

A los ocho años de él y a los doce míos, nos sentíamos hechos de corcho y elástico. No me causaba molestias en la columna o en los huesos el pasar horas acostada sobre el pétreo concreto.

La noche transcurría con lentitud mientras velábamos y como el evento estelar hacía esperarse, fuimos serenamente abrazados por los pétalos del sueño. De pronto y de manera sorpresiva en medio de las sombras, un ruido perturbador nos despertó a los dos.

En la penumbra, nuestro sentido de la audición entró en alerta. Ahora el ruido se dirigía velozmente hacia nosotros y recogimos nuestras piernas justo a tiempo para no ser pisados por lo que parecía ser un depredador tras su presa. Nos levantamos con rapidez y alcé a mi primo sobre una tambaleante mesa de madera cuyo chirriar nos advirtió que se podía venir abajo con nosotros arriba.

Escuchamos un salto, huesos crujir y el ruido que se produce al algo ser succionado. Ni un solo quejido, la presa no tuvo tiempo para lamentarse. Aterrados esperábamos que la voraz alimaña fuera por nosotros, pero solo nos acompañaba el profundo silencio de la madrugada. Mas silencio. Luego de un rato, entramos a casa preguntándonos. ¿Que bestia de la fauna sería capaz de devorar de ese modo?.

Nuestra abuela, tampoco encontró una solución lógica a lo ocurrido. Pasamos ese día sintiéndonos inquietos. Las noches siguientes tuve pesadillas. En ellas veía entre el monte animales híbridos. Soñé con el chupacabras, quizá el depredador era una criatura mal engendrada en un laboratorio o el vástago de un extraterrestre...

Algunos días después de lo ocurrido, recibimos la visita de nuestra tía Dora. Era una persona muy querida por la familia por su actitud servicial y excéntrica en su manera de ser. Recientemente había estado haciendo misiones evangelísticas en Honduras...

Nos advirtió con voz mefistofélica: -Lo que atestiguaron fue una artimaña del maligno, que instigó a alguna bestia salvaje para herir a los cristianos.-

¡Vayan, vayan por agua bendita a la iglesia del pueblo!.- exclamó. Y nos extendió un vaso plástico vacío para ese menester.

A mi primo que a su corta edad era muy ingenioso, le pareció una larga y monótona travesía caminar hasta la iglesia más cercana. Sugirió que a fin de purificar el agua, bastaba con que dos niños como nosotros rezáramos tres padrenuestros con los ojos cerrados para conseguir el santo propósito. Y así lo hicimos.

Ya de regreso en casa, nuestra tía tomó el vaso y dispersó el bendecido líquido sobre el piso de la terraza.

Alzó la voz diciendo: - ¡Te reprendo en nombre del altísimo, enemigo de nuestras almas! Mi primo yo nos mirábamos nerviosos. Me llegó a parecer que mi tía en vez de aplacar a las fuerzas del mal, con sus gritos, las provocaba.

Seguía el ritual. Kadir me estrujó con ambos brazos y una pierna. Sostenía de manera frenética un crucifijo que le colgaba como dije de un collar. Yo rezaba en voz baja. Nuestra tía arengaba e incluso llegamos a percibir el olor a azufre que nos decía, despedía el piso de la terraza.

El bullicio que no era escaso, fue suficiente para avisar a un vecino que curioso fue a la casa, pensando encontrar una situación de otra índole. Hubo que esperar que mi tía terminara el ritual. Ya en silencio, el vecino  quiso conocer la razón que motivó tal ceremonial.

Le explicamos lo que nos había ocurrido aquella noche. Dijo:- Seguramente lo que ustedes escucharon y no vieron fue a una zorra cazando. Las hay por estas áreas. Al perseguir a su presa, realizan un salto vertical y caen rápidamente sobre ella. Una ha cavado su madriguera en el patio trasero. La he visto andar por allí de noche hace algunos días. Quizá, perseguía a un roedor-.

Mi primo y yo volvimos a respirar a un ritmo sosegado. Esa noche no tuve pesadillas y volvía a soñar con el río y los frutos maduros que colgaban en los árboles del patio.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • y si te gustan mis creepypastas, te invito a leer esta, es una de las que mas he disfrutado escribir de mi serie "El Anfiteatro de la Tortura" http://www.tusrelatos.com/relatos/el-anfiteatro-de-la-tortura-mi-novio
    Te recomiendo no ponerlo en la categoria de varios, creo que es la que menos se lee. La de terror se lee mucho. Drama, reales, misterio… creo que la de VARIOS la usamos para cosas no relacionadas a la literatura, tipo quejas, nuevas propuestas colectivas, noticias y demas. Quien es Kadir? Tuve que regresarme al principio para entender. Supongo que la narradora se llama Noni. Hace falta aclararlo, algo asi como “En compania de mi primo Kadir” y despues “me dijo Kadir” en vez de “dijo Kadir”. La historia esta bien narrada y empieza bien. Vi que falta un acento, talvez mas y esta parte esta mal, segun yo: “Luego de un rato, entramos a casa preguntándonos. ¿Que bestia de la fauna sería capaz de devorar de ese modo?.” Es un enunciado, no dos (creo). Me gusto la historia, entretenida. Bien!! El final de plano no. Es demasiado pobre o esta incompleto. Te recomiendo no cambiarlo, mas bien agregarle algo que me sacuda. Al terminar la historia me quede asi como “oh, un malentendido; menos mal”. Me hubiera gustado decir “Wow!! Eso no lo esperaba!!” o “Que intenso!!” o “Que triste, horrible, desgraciado, sadico, malvado…” cualquier cosa menos una zorra que caza.
  • La observación de una vieja fotografía familiar, desemboca en la idea de la finitud de la vida humana y plantea la interrogante de que los placeres puedan quizá ser un don innato e inconsciente a través del cual el hombre se enfrenta a su propia muerte.

  • 3
  • 4.8
  • -

Disfruto mucho de la buena literatura. Soy colaboradora de artículos para un diario local. De profesión, financista.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta