cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

14 min
Tele Transportación
Varios |
07.11.11
  • 2
  • 1
  • 1457
Sinopsis

Es la historia un tanto surrealista de un perdedor al que sus sueños se le hacen realidad y no sabe como encajarlo.

Me llamo Gilberto, tengo 30 años, soy un ignorante sin estudios, uno de esos que cree que algún día la vida me sonreirá y me irán muy bien las cosas, por lo menos, mejor que ahora.

No tengo dinero, vivo en un piso abandonado de ocupa sin calefacción y tengo por mascotas los gatos callejeros que se meten en mi choza y se me arriman a mí en busca de calor.

Me encanta divagar, será por eso por lo que nunca tuve los pies en la tierra y el día que los planté en ella, descubrí  que era una de esas personas que pasan por la vida sin pena ni gloria.

Aquella noche, no se cual exactamente, porque me muevo por el tiempo sin días y sin agujas de reloj que me recuerden el tiempo que se va y que no vuelve jamás, la luna era más grande que de costumbre, su reflejo entraba sin permiso por mi ventana y me cegaba. Los gatos que andaban por el pasillo jugueteando, acabaron follando como locos, en lo que podía llamarse una orgía felina, estuve a punto de unirme a la fiesta, pero no podía dejar de mirar aquella inmensa y bella luna.

Me acosté en el sofá, acompañado de 4 generaciones de chinches que vivían allí y que habían construido  una metrópolis con escuelas y transporte público entre los cojines desgastados por los años. 

A  lo largo de mi vida he tenido muchos deseos no cumplidos, ser un tío guapo y con gran magnetismo para con las mujeres, ser  el único heredero millonario de algún banquero y que existiera la tele transportación. Recordando todo aquello salió de lo más profundo de mi alma un suspiro en forma de humo, dibujando en el espacio figuras abstractas que se movían al son de un silencio atronador fundiéndose y desapareciendo en el reflejo de aquella luz tan bella y magnética. Me incorporé de forma violenta al ver aquello y me quedé en shock por un periodo de tiempo que no podría calcular. Volví en mí, parpadeando sin parar y me dirigí a la cocina a por un poco de agua.

La ventana de la cocina es pequeña, la mugre que se acumula en ella la hace opaca en casi su totalidad y no se puede abrir, pero pude claramente observar como unas luces se acercaban hacía mi casa. Sentí un escalofrío y me puse muy nervioso, empuñé un cuchillo de untar mantequilla, con el cual sabía que no iba a defenderme en caso de necesitarlo, pero que seguro que intimidaría a quienes se dirigían hacía aquí.

Las luces se pararon enfrente de la puerta de la casita, era un coche de alta gama, de él salieron dos siluetas que parecían ser de un hombre y una mujer. Golpearon la puerta tímidamente, pero al ver que no tenían respuesta, acabaron por aporrearla.

Me armé de valor y abrí la puerta sin pensarlo dos veces:

-¿Quiénes son ustedes?, y ¿qué quieren?

-Somos los abogados del señor Macpene-respondió la mujer

-¿Macpene?... ¿qué mierda de nombre es ese?, ¿me están vacilando?-dije desconfiado

-El señor Macpene o Macpolla para los amigos, nos ha pedido que por favor nos acompañe a su domicilio, quiere hablar con usted de un tema muy importante y no hay tiempo que perder, su salud es muy frágil-me dijo el hombre desconocido

-Dígale al señor pollas, que conmigo no cuente para nada, no pienso ir con vosotros a ningún sitio, mi madre dice que no hable con desconocidos-dije con miedo

-¿Conoce usted a su madre?-preguntó sarcásticamente la puerca

-no-dije sinceramente

-Pues suba al puto coche y déjese de gilipolleces-sentenció el hombre

La puerta de atrás estaba abierta, esquivé suavemente a los dos individuos para no chocarme con ellos y accedí al asiento trasero. Me dejé llevar hasta que llegamos a una finca rodeada de arboles,  luces y cámaras. El coche paró en la entrada de aquella mansión y bajo la luz de las farolas vi la cara de la mujer anónima que estaba buenísima y me puso cachondo, por primera vez en mi vida percibí como ella al verme a mí bajo la luz, se sorprendió gratamente y me miraba de forma lasciva.

-Entre, le están esperando-dijo el cortarrollos que se percató de la situación.

Me dirigí hacía la puerta donde había un grupo de personas esperando mi llegada.

-Buenas noches-me dijo el mayordomo

Me vi parado en aquel gran salón y recorrí cada rincón con la mirada flipando en colores con toda la pasta que tenía el Macpollas. Bajé la mirada y vi a un hombre mayor sentado en un sofá de época con una bata negra, fumando marihuana como un perro flauta y un vaso de whisky en la mano.

-¿Es usted el Macpollas?-le pregunté

-Sí, ese soy yo, por favor siéntese-respondió el viejo porrero

Me senté frente a él, tenía una gran mata de pelo blanco, repeinado, con los ojos rojos de los canutos, era delgado y por la longitud de sus piernas deduje que era muy alto. Tenía las manos como una mujer, pequeñas y muy cuidadas, sería que no había dado palo al agua en su puta vida.

-Déjenos solos-dijo el Macpollas a su séquito de chupa culos

Se marcharon todos, cerrando tras de sí una gran puerta.

-Por fin solos Gilberto-me dijo el viejo

-¿no serás maricón, Macpollas?, a mi ese rollito no me gusta, no te hagas líos que te unto con el cuchillo-le dije enseñándole el cuchillo de untar mantequilla

-No soy gay, soy tu padre gilipollas-cortó tajantemente

-…………………………………-me quedé muerto

El anciano se inclinó hacia mí, dando una profunda calada al porro y sujetando el vaso de whiskey con firmeza para no derramar  la bebida y me soltó:

-es una larga historia hijo, no sabía de tu existencia hasta hace una semana. Déjame que te explique todo:

Hace 30 años yo trabajaba en un banco suizo y vine a España para arreglar unos asuntos, decidí reunirme con antiguos colegas de la universidad,  alquilar una limusina y salir de borrachera a un local de alto standing, en aquel lugar se encontraba tu madre, en la barra, rodeada de hombres con la polla tiesa intentando conquistarla. Me enamoré de ella nada más verla. Me acerqué a ella con mi mata de pelo brillante y me presenté:

-Hola, Me llamo Macpollas

-Adiós Macpollas -contestó tu madre

-Qué borde eres, déjame invitarte a una copa, no voy a estar mucho tiempo por aquí-respondió “papá”

-¿Y eso?, ¿Te vas a morir o algo?

 -No trabajo en  un banco suizo y vengo a solucionar unos problemas.

-¿Eres banquero?, ¡entonces follemos!-dijo la puta de mamá

-ah! Vale... ¿Dónde lo hacemos?-ya estaba papá tó verraco

-hay un cuartito aquí detrás, vamos guapo.

Fuimos a un cuarto, donde tras tocamientos, tu madre se bajó al pozo, ya me entiendes, vamos, que me chupó la polla y la muy cabrona se guardó el semen en la boca, cual pez globo, se fue al baño y lo escupió en un condón, al que hizo un agujero mordiendo suavemente con la punta de los dientes en el extremo del mismo. Sopló el condón y como si fuera una manga pastelera, se lo introdujo y se rellenó el chichi ella sola, y se quedó embarazada.

Esa fue la única noche que pasamos juntos y nunca la volví a ver, hasta hace unos días y me lo confesó todo-dijo cabizbajo mi supuesto padre

-Tengo cáncer de punta de nabo hijo, por eso me pongo cerdo de porros y whiskey, los médicos me han dado 1 semana de vida, eres mi única descendencia y todo lo que yo poseo va a ser para ti, además tengo un secreto escondido y quiero que lo disfrutes como lo he estado haciendo yo durante toda mi vida-prosiguió

-¿todo esto para mí?, ¡de puta madre!-me dio todo el subidón

Se levantó y se dirigió hacia una mesita verde sobre la cual había folletos de propaganda, al coger un folleto la pared se abrió dejando ver un gran pasillo que conducía a alguna parte, me invitó a seguirle y así lo hice.

-¿No serás un puto psicópata como el de SAW, no?- pregunté antes de entrar

-no, ya te he contado quién soy, entra y deja de hacer el idiota-me respondió con cara de circunstancias

Le seguí por aquel pasillo hasta llegar a un cuarto muy iluminado, era el cuarto “Iluminati” y en medió había lo que parecía ser una ducha con las cortinas Grönskadel Ikea.no dije nada y me dediqué solo a observar a aquel hombre toquetear botones y trastear con computadoras.

-Esto que ves aquí hijo, es una máquina de tele transportación-me dijo con gran entusiasmo

No pude nada más que sonreír, era mi sueño de toda la vida, y estaba ahí enfrente en forma de ducha barata.

-Esta máquina me ha llevado a sitios increíbles, solo hay una pega, la computadora tiene un virus y da algunos problemillas por que corre en Windows, he intentado instalar Ubuntu pero es imposible, así que cuando la utilices ten mucho cuidado y haz las pruebas antes de meterte ahí hijo mío-le informó el viejo

Seguía sin poder hablar, es más, apenas escuchaba lo que aquel hombre que decía ser mi padre me estaba contando, volví en mí y me giré hacia el hombre, que se estaba currando un porro de 3 papeles.

-Vaya porro te vas a fumar papá-exclamé

-No es un porro es un Bob Marley hijo, toma anda saca cartón de aquí y cúrrate una boquilla, el cáncer de punta de nabo no es moco de pavo chaval-dijo tó fumao

Se nos hizo de día hablando, mi nuevo padre fumó tantos porros que le dio una lipotimia y acabó echando la pota en una alfombra del salón a cuatro patas.

-Vaya pedo llevo hijo, no  me mantengo en pié, hazme un favor, ve a aquel mueble junto a la ventana y saca una cajita plateada con las iniciales CC doradas,  por favor-me dijo

-Vale no te preocupes, ¿son tus medicinas?-pregunté

-No hijo, son unos gramillos de cocaína que tengo ahí para situaciones de emergencia, y esta lo es,  ahora me enchufo una loncha y me quedo nuevo-replicó

-Joder papá, como tú digas.

Decidí tirar la casa por la ventana y me puse cerdo de rayas con mi padre, acabamos uña y carne, abrazándonos y dándonos besos.

-¡¡Vuelca la papela!!- gritó mi padre

Y nos dimos una raya como un bolígrafo de 10 colores.

Perdí la noción del tiempo vi amanecer 2 veces pero seguía de rayas hasta el culo, pero mi padre no aguantó y en una ronda de clenchas se quedó en el sitio, muerto, cadaver.

Iba tan drogado que no sé qué pasó ese día, se me acabaron cerrando los ojos y cuando desperté, me encontré en una habitación enorme, en una gran cama y la bellísima mujer anónima en pelotas a mi lado.

Fui a investigar por la casa, en busca de un baño para darme una ducha y quitarme la pajuma.

Al afeitarme pude ver que era un tío guapísimo y me sonreí a mí mismo. Me quedé observando mi cara en el espejo y me dije en voz alta:

-Tengo todo lo que siempre he querido, dinero, mujeres y una máquina de tele-transformación

No pude evitarlo,  me dirigí al salón, cogí aquel panfleto publicitario y se abrió ante mí la pared donde entré sin dudarlo y me dirigí ansioso a probar aquella máquina con la que siempre había soñado.

Si me tuviera que definir lo haría como una persona muy despistada, tanto que al activar aquella ducha de mierda, no recordé lo que mi padre me advirtió.

Todas las luces estaban encendidas, la máquina lista y yo dentro.

Unos segundos antes de hacerme desaparecer hoy un ruido parecido a una vuvucela y seguidamente la puta voz de Windows que decía:

-Sistema operativo corrupto, esta operación puede dejar el sistema sin funcionamiento, ¿seguir?

Vi en aquella pantalla como los números iban hacia atrás sin piedad alguna, intenté huir de aquella maldita ducha tele transportadora pero para variar resbalé y el programa se ejecutó.

Tras 30 años de penurias llegué a tenerlo todo, en vez de disfrutarlo me pasé días de pedo con mi nuevo padre y su maldito cáncer de nabo, pudiendo estar en la cama con la bella anónima y comiendo solomillos a la pimienta, voy y me meto en esta puta máquina que me huelo que me va a joder vivo.

No me dio tiempo ni a decir ¡ay!, cuando en aquella gran pantalla apareció el número cero fue mi fin. Se hizo el silencio.

¿Qué pasó? Os estaréis preguntando, ¿qué fue de mí? Aquel trasto me tele transportó al mismo Windows, ahora soy un virus que viaja por las redes del planeta jodiendo ordenadores como el tuyo, es mi venganza personal  contra el puto Windows de mierda, contra el Macpollas y su nabo, los anónimos y toda mi miserable vida. Todo aquel que posea un ordenador, no se librará de mi visita. Soy un paquete de ceros y unos con muy mala ostia.

 Hay muchos virus por la red, el otro día coincidí con uno que resultó ser Hitler, me contó que en su huída de las fuerzas soviéticas,  su amigo el médico Werner Haase,  le convenció de que su única salida era tele transportarse a Tailandia y acabó siendo un puto virus como yo, evidentemente  le recomendé introducirse en el ordenador de Steven Spielberg, un judío podrido de pasta, obsesionado con los campos de concentración y con un anti-virus muy potente , el cual,  le vio venir de lejos  y le dejó en cuarentena. No he vuelto a encontrarme con ese hijo de puta. ¡Que se joda!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Escribe tus comentarios...
  • mi cuerpo se movía a gran velocidad por un túnel oscuro y al final de éste, había una luz blanca que se hacía cada vez más grande

    No hace falta que explique que las 7 vacas gordas significan 7 años de abundancia y las 7 vacas flacas y feas son 7 años de hambre y penuria. Esto fue un sueño de un tal José. Hoy, más de 3.000 años después, las vacas vuelven a nuestros pastos.

    Irene es una mujer de éxito y desde luego la más cabal de la pandilla. Vive en Madrid en una casa blanca sin techo y pintada con un cepillo de dientes. Tiene dos mascotas: un Murciélago Imbécil y un Pulgón ruso del trigo.

    Erase una vez una mujer que vivía en un lugar muy lejano llamado Arganda del Rey. Tenía 3 hijos y vivía en pecado con un vigilante de seguridad, que se pasaba los días encerrado en una garita y descargando películas de manera ilegal.

    En un lugar apartado del mundo, había una mujer de cuyo cuerpo no quiero acordarme....

    Un joven acomodado de Marruecos, cansado de su rutina, decide hacer un viaje sin rumbo fijo solo con la compañia de su mochila. mientras se queda dormido en el autobús algo pasa que le cambiará la vida y conocerá el lado más oscuro del ser humano.

    Es la historia de unos amigos con una adicción que les llevará a una muerte no lenta y algo atípica.

    Nuria es una chica que vive en un piso-zulo con su familia de analfabetos typical-spanish, confundida con su sexualidad y una gran habilidad que hará que salga de ese agujero donde había nacido.

    Es una historia surrealista de de dos chicas que pasean por un universo paralelo.

    En un mundo amenazado porfuerzas invasoras de la galaxia, la Inmortal Espe Aguirre salva al planeta con sus super poderes. Hundiendo en la misera a los invasores, que atónitos ven como son derrotados por una humanoide.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta