cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

26 min
Terós , Nícero : "Hombres de fe".
Reflexiones |
01.10.13
  • 0
  • 0
  • 457
Sinopsis

En esta ocasión , Terós se topa con un sacerdote, y debaten una posible contradicción en las sagradas escrituras.

 


Terós , Nícero : "Hombres de fe".

Terós , Nícero.


    - Año 65.719 D.E. ... -                                                                                     1.
Terós: Buen día , padre. ¿Qué tal se encuentra hoy?
Nícero: Oh! , Terós. Perfectamente hijo , como de costubre. 
Ven , acercate para que pueda verte...
Terós: Desde luego , padre.
Nícero: Cuanto me alegro de verte! , estás muy crecido desde la última vez
que te vi.
Dime , ¿que te trae por estos lares?
Terós: Verá , padre , permítame exponer cierta curiosidad que espero 
pueda usted ayudarme a solucionar.
Y puesto que hoy hace un día espléndido , le propongo dar un paseo 
mientras hablamos.
¿Le parece bien?
Nícero: Me parece una buena idea. Demos un paseo y charlemos si así lo 
deseas.
   - Pusieronse éstos a caminar y a conversar... -
Dime , ¿que te traes en mente?
Terós: Verá , siento curiosidad...  Usted me parece un hombre bueno y
sabio en cuanto a asuntos tan elevados como son los concernientes a
Dios. Y es por ésto que he supuesto que usted sabría aclararme con 
mayor facilidad y aptitud cierta cuestión que no deja de mostrarseme
problemática , y al mismo tiempo de gran interés. Que por desgracia       2.
temo desconocer.
Nícero: Adelante hijo , cuéntame...  Espero poder serte de alguna ayuda.
Terós: Muy bien , me explicaré. 
Tras haberlo meditado un tiempo , veo muy razonable la fé en la existencia
de Dios. E incluso el hecho de tener una indudable certeza de que así es.
Mas , con todo , aun desconozco: Qué , cómo , o quién es realmente Dios.
Y ya que usted resulta ser entendido en tales asuntos , pues es bien
conocido que es usted un devoto siervo de Dios , piadoso y con experiencia
, intuyo que difícilmente hallaré alguien más capacitado para definir y
aclarar verdaderamente su ser, y sus respectivas características.
Al menos espero que pueda mostrarme algo que lo determine o describa
con fidelidad. Claro está , si a usted no le resulta incómodo...
Nícero: Para mí será un placer ayudarte a buscar la verdad de ésto en la
medida de lo posible , hijo.
Así que comenzaré por tratar de pertrechar lo pertinente a tal cuestión
según las sagradas escrituras. ¿Te parece bien así?
Terós: Por supuesto! , y ante todo , antes de dar lugar a su argumentación, 
permítame añadir que no deseo que se sienta usted constreñido. Para 
nada. Mas si no tiene inconveniente , digame; ¿es Dios un ser plenamente
sabio , o por el contrario es ignorante con respecto de algo?
Nícero: Cuidado hijo! , pues tal cuestion es en sí misma una pura e            3.
indecorosa osadía. Es bien conocido el hecho de que Dios no puede no ser
una acendrada perfección , y como tal , es inviable que éste resultara ser
ignorante con respecto de nada. Pues la ignorancia puede ser tomada 
como una imperfección. Mas no te preocupes hijo , no te lo reprocharé , 
puesto que aun eres muy joven. Y es natural que aun ignores cosas que
a otros les son muy evidentes a causa de la falta de experiencia. Así que
haré acopio de mis fuerzas para reunir la paciencia necesaria , para así
poder profesar lo siguiente de forma adecuada , a saber; que Dios es
sin duda plenamente sabio no sólo por que los antiguos sabios lo
determinaron de tal forma , sino que además es así por ser razonable.
¿O es q te parece a tí más razonable atribuir una característica como la
ignorancia , que es referente de imperfección , a un ser sumamente
perfecto?
Terós: No , por cierto. Además , considero que debido a su gran pundonor , 
no sería lícito que yo dudara o tratara de poner en contradicción sus 
aserciones careciendo de argumentos de peso , y sin motivo alguno.
Ésto sin duda resultaría zafio e impropio. Y sin fundamento. Mas ¿no        4.
acaece que los que como usted creen en tal deidad , es decir , en la misma
que usted trata de describir de algún modo , aseveran a su vez que Dios es
nuestro creador , y que nos ha dotado de lo que denominamos como:
libre albedrío? , pues de ser así , habríamos de disponer necesariamente
de voluntad propia. De suerte que bien pudieramos elegir y actuar por
nuestra cuenta con total libertad.
Y es que tambien he oído que algunos afirman que a causa de nuestra 
torpeza y de nuestra libertad de elección existen la mayoría de los males.
Así , el origen de los males es humano y no divino.
de hecho ésto resulta razonable teniendo en cuenta que el bien es 
referente de perfección , y que el mal lo es de imperfección.
No pudiendo atribuirse con justicia el origen del mal , que es imperfección ,
a la divinidad. Que es buena y perfecta.
¿Está usted de acuerdo con todo ésto , padre?
Nícero: Por supuesto! , bien habla quien tal cosa profiere. Con legitimidad y
muy adecuadamente , como es propio del buen hombre.
Terós: Disculpeme , padre , si le parezco porfiado o impertinente con la
indiscrección de mis cuestiones. Pero , ¿está usted seguro de que todo     5.
lo que se ha dicho es correcto y de que no es posible que hayamos dejado
cabos sueltos que puedan dar lugar a contradicciones en torno a la 
veracidad de lo dicho? , ¿ o cabe la posibilidad de que Dios no sea en 
entero tal y como se pretende? , ¿ no cree usted que toda fé habría de 
sustentarse en lo razonable , padre?
Nícero: Querido Terós , no albergo la más mínima duda acerca de la
verdad de las aserciones que previamente con respecto de Dios , hemos
tenido a bien citar.
No tengo pues reparos en apuntalar que Dios es tal y como ha quedado
dicho. Es sin duda un ser eterno , benigno , omnisciente , omnipotente ,
inmutable y de esplendorosa perfección en todos los sentidos.
Terós: Ya veo , ¿mas no es cierto , padre , que si Dios es verdadera y 
completamente sabio , no podría , en consecuencia , ser ignorante con
respecto de algo o en algún sentido? , ¿o es que Dios puede ser sabio e
ignorante al mismo tiempo , siendo así imperfecto y perfecto? , ¿es ésto
posible? , yo me atrevería a afirmar que si algo es en parte imperfecto     6.
, no podría ser a su vez perfecto. Pues la perfección excluye tal posibilidad.
Nícero: Dios lo sabe todo hijo , no hay nada que éste ignore.
Terós: Luego usted piensa que si en verdad se es sabio , no es posible 
ignorar algo. ¿No es así , padre?
Nícero: Si alguien es de verdad un sabio , ¿como es posible que ignore
ciertas cosas? , la sabiduría es en sí misma algo opuesto e incompatible
con el concepto de ignorancia , Terós.  Ten ésto bien presente , y cuida de
que no se te olvide.
Terós: Descuide , padre. Pero digame , ¿conocer el devenir es un tipo de
conocimiento cierto e indudable?
Nícero: Desde luego que lo es. Aunque no es propio de seres mundanos e
imperfectos como nosotros. No al menos de aquellos que no hayan
sido inspirados por la gracia divina , a los cuales no he tenido el placer de
conocer en vida , no al menos de momento...      - ríe afablemente... - 
Terós: ¿Es pues , dicho conocimiento , propio de la divinidad?
Nícero: Como es natural , hijo. ¿De quien podría ser sino?                            7.
Terós: Comprendo. De hecho , si Dios ignorase por ejemplo lo que va a
acontecer en el futuro, no sería sabio en cuanto a tal cosa. Y bien aseveró
usted hace un momento que no hay nada que éste ignore. ¿No es asi?
Nícero: Muy bien hijo. Veo que pas comprendiendo.
Terós:  - sonríe de medio lado. -   Pero digame , padre , ¿no cree usted
que algo que pueda ser conocido , no podría ser incierto?
Nícero: No puede haber incertidumbre en el verdadero conocimiento , hijo.
Terós: luego el devenir no es incierto a los ojos de Dios. 
Mas , ¿no le parece que para que Dios pueda conocer infaliblemente el
destino de todas las cosas , y de todos los seres , éstos deberán seguir
un camino predeterminado e ineludible , imposible de soslayar? , dado que 
, si el acontecer no estuviera bien definido desde el principio , resultaría
ser incierto , e incognoscible. Y en tal caso , no resultaría posible tener 
certidumbre en cuanto a lo que vendrá. ¿No le parece?
Nícero: Bueno , me parece razonable pensar que todo está predefinido por
Dios de antemano según tu razonamiento. ¿A tí no? , de otro modo
todo sería imposible de conocer , es decir , sin una total certeza.
No va a ser pues diferente en el caso del saber acerca del devenir , o no
podría considerarse éste como un verdadero conocimiento.                    8.
Dime , ¿es ésto lo que te inquietaba tanto?
Terós: Precisamente. Veo que empieza a comprender por dónde voy ,
padre. ¿No le resulta paradójico en gran medida?
Nícero: No comprendo. ¿En qué pinsas , muchacho? 
Terós: Verá padre, ¿afirma usted que el devenir no es incierto y que es 
un verdadero conocimiento , pues de otro modo no podría ser conocido
ni siquiera por la vidinidad?
Nícero: Bueno , así parece...
Terós: ¿Y si hay algo que no es posible saber , sería inconcebible que 
ningún ser pudiera ser plena y verdaderamente sabio? , pues de este modo 
, resultaria ser ignorante con respecto de algo. A saber: De lo que no se 
puede saber. Y para que Dios lo sepa todo , necesariamente todo puede ser
conocido para él. ¿No cree?
Nícero: Exactamente.
Terós: Entonces no hay ningún campo que la sabiduría de Dios no abarque.
Nícero: No te quepa la menor duda.
Terós: Hmm...  De hecho , usted tuvo a bien mostrar a Dios como símolo
de perfección. Es así como lo propuso , y como tal , éste no podría ser       9.
malvado , defectuoso , o ignorante para con nada. ¿O es que tiene
reparos en adverar y corroborar tal postulado?
Nícero: No tengo ninguno hijo. Has hablado correctamente.
Terós: Sin embargo , hay algo que no me acaba de cuadrar. Me refiero a
aquello que se me presentó tan huidizo y paradójico hace un momento...
Nícero: ¿A qué te refieres , hijo?
Terós: Me explicaré , ¿no decía usted que Dios nos ha creado libres de 
elegir y de actuar?
Nícero: Así es. Y lo mantengo.
Terós: De acuerdo , pero verá...  Suponga lo siguiente: Que usted y Dios 
conocen al dedillo una obra de teatro en la que no se permite la 
improvisación , y que acontecerá en un futuro próximo.
¿No cree que si los actores estuvieran obligados a ceñirse necesariamente
al procedimiento preestipulado de la obra , la actuación sólo podría ser
de una manera concreta , y que por ésto habría de estar exenta de actos
voluntarios por parte de los actores?
Nícero: Resulta evidente.
Terós: Y puesto que todo lo que los intérpretes van a llevar a cabo          10.
únicamente puede acaecer de una forma concreta e inevitable , ya que
tanto Dios como usted saben que es aquéllo , y no otra cosa lo que los
actores van a hacer y decir , ¿no sucede que éstos no decidirán 
absolutamente nada , de no ser el hecho de querer participar en tal
actuación? , ¿no sucede que en verdad no son libres de elegir y de actuar
una vez procedan en el desarrollo de la misma? , si sólo pueden seguir
el camino marcado de antemano , que es ineludible , pues de otro modo
resultaría incierto , ¿cómo podría alguien pensar que éstos , los actores , 
deciden qué hacer o qué decir? , ¿no será que nos hemos dejado persuadir
por algo contradictorio en sí mismo? , ¿pensamos que somos libres cuando
en realidad no elegimos nada y nos limitamos a hacer aquello que sólo 
puede ser de una manera? , si contínuamente estuviéramos decidiendo por
nosotros mismos , podríamos no hacer lo que estamos destinados a hacer
o no tendríamos elección. ¿No cree usted?
Nícero: ¿Que pretendes decir? , no sé si alcanzo a seguirte , Terós.
Terós: Sugiero que , si Dios sabe lo que va a suceder , no podría haber
ninguna libre elección para nosotros , padre.                                                  11.
De forma que no parece posible que dios sea sabio , y que nos haya dotado
del libre albedrío.
Nícero: Hmm! ,   - frunce el ceño  y propicia un gesto severo y enfurruñado.
-   ...No acabo de comprender las razones que te han llevado a inferir tal 
cosa. Explícate , por favor.
Terós: Verá padre , estimo que si sólo pudieramos hacer aquello que está
preestablecido por Dios , (pues parece que sólo así puede ser sabido , al
no ser incierto.) no tendíamos libertad para elegir no hacerlo o para
elegir hacer otra cosa que no fuera esa misma.
Por tanto , no parece viable que Dios lo sepa todo , y que nos haya dotado ,
a su vez , del denominado: libre albedrío.
¿Me comprende usted , padre?
Nícero: Me resulta un tanto complejo , mas creo que voy entendiendo a 
dónde quieres llegar , chico.
Terós: ¿Son pues , sendos asertos , incompatibles entre si? , A saber:
Que Dios sea verdadera y plenamente sabio , y que nos haya creado
dotados de voluntad propia , de manera que decidieramos por nosotros
mismos , al mismo tiempo?
Nícero: Verás hijo , tengo plena fé en lo que predican las sagradas           12.
escrituras acerca de nuestro señor. Y ningún argumento , por elocuente
que parezca , me alejará en lo más mínimo de la verdad de sus 
enseñanzas. De modo que por mi parte , te sugiero que alejes tu
pensamiento de tales asuntos. Pues son palabras muy descaradas y de
tono impío. Y ésto , hijo mío , es en completo indecoroso. De hecho , no
son cuestiones atinadas , y en consecuencia , resultan ser inapropiadas a
un joven tan inteligente y bello como tú. ¿No crees , hijo?
Terós: Discúlpeme , padre.  Pues es bien posible que a causa de mi 
indebida torpeza no haya conseguido más que malograr mis 
razonamientos. Oscureciendolos involuntariamente , muy a mi pesar.
Mas es bien propio de mi persona el dudar acerca de todo aquello que
se preste a tal menester.
Con todo , le prometo que en adelante procuraré ser más prudente en
 cuanto a mis pensamientos.
No me veo en disposición de determinar con certeza si el futuro es o no
incierto. Mas , ¿no cree usted que si el devenir fuera realmente incierto ,
la providencia no formaría parte de lo que puede ser conocido? , de este
modo ¿cómo podríamos considerarla un conocimiento?                          13.
Nícero: ¿Como dices?
Terós: Digo que si la respuesta a la primera pregunta es: que no podría , 
y a la segunda: que no podríamos , respectivamente , parece que no 
haríamos mal en concluir que: nada que no sea un saber sería 
competencia del sabio.
De manera que , si el futuro es incierto , y no es posible que pueda ser 
conocido , al no ser la providencia un conocimiento en si mismo , un
verdadero sabio puede serlo sin tener por necesidad que estar al tanto de
tales asuntos. Pues son inciertos , y no son de su competencia.
Nícero: Por Dios! , me da la impresión de que empiezas a pensar con mayor
claridad , hijo.  Procura que ésto no se que quede en unos leves pero
acendrados destellos...     -ríe...-
Terós: Parece pues , al fin , que es bien posible que Dios sea sabio , y que a
su vez nos haya dotado del citado libre albedrío. Dado que ahora no parece
mostrarse tan paradójico el hecho de que sendos postulados puedan ser
ciertos y compatibles entre si.
No al menos en este sentido , y , siempre y cuando no hayamos pasado
inadvertidos posibles defectos en nuestra exposición , o diversos hechos
que puedan volver a conducirnos a la supuesta contradicción , e incluso
a la aporía. Quien sabe...
Dicho ésto , se me ocurre lo siguiente:                                                             14.
Pues bien , si algo es incierto , como el devenir por ejemplo , en caso de 
que sea tal , bien está , al menos en apariencia , el hecho de afirmar que
aquello no puede ser conocido. Y que es por ésto , por lo que la 
providencia no puede ser considerada un saber. Así como que al no ser un
saber , no es competencia del sabio.
Mas si el acontecer puede suceder de varias formas concretas y diferentes
, de número altísimo pero limitado por las posibilidades , y siendo bien
posible para Dios conocerlas todas con certidumbre , mas no lo que
necesariamente habría de ser , puede que hagamos bien en considerar
la divina providencia como un conocimiento de lo contingente , o de lo
posible. En contraposición al conocimiento de lo necesario.
Y si ambos tipos de conocimiento no son en modo alguno inciertos , 
¿cómo podríamos no considerar tal providencia como un conocimiento
cierto? , ¿me sigue , padre?
Nícero: ¿Conocimiento de lo posible , y conocimiento de lo necesario? , 
no comprendo...
Terós: Verá padre , trataré de explicarme una vez más , suponga usted
que alguien a quien apodaremos de: "individuo: (X)" , afirma lo 
siguiente;  En fin , que es bien posible con total certeza que cierto 
acontecimiento determinado tenga lugar. Pues bien , negarle a tal
individuo la posibilidad de que así sea , implicaría necesariamente el
hecho de que no podría en ningún caso llegar a ser tal y como el          15.
"individuo: (X)" predijo.
Dicho ésto , y en caso de que nuestro individuo esté en lo cierto , y
verdaderamente posea un conocimiento indudable de que efectivamente ,
es posible que tal cosa suceda , o lo que es lo mismo , que sabe con
certeza que no es imposible que así sea , este tipo de conocimiento cierto
habrá de ser un conocimiento de lo contingente , o de lo posible.
Y en caso contrario , es decir , de que ciertamente conozcamos que no es
en ningún caso posible que sea tal y como se ha dicho , nos hallaríamos
ante un conocimiento de lo necesario. Puesto que necesariamente no
puede ser. 
Nícero: Creo ser capaz de seguirte , hijo. Y me resulta cuanto menos
curiosa tu clasificación. Mas recuerda que no es bueno perderse en 
tan intrincados derroteros , trata pues de buscar la verdad de formas
más sencillas. Pues a veces , en la sencillez , radican las respuestas con
mayor grado de convicción y coherencia.
Terós: Opino que ha hablado usted muy bien , padre. Además , tras 
haberlo meditado con más calma , bien se muestra posible que Dios     16.
conozca el devenir en cuanto a su contingencia , con total certidumbre.
Y del mismo modo , veo también posible que nos haya creado libres de
elegir y de actuar en todo momento. 
Salvándonos así de la aparente contradicción en la que nos hallábamos
inmersos. De suerte que , la distinción entre el conocimiento de lo
posible , y el de lo necesario , ha resultado ser de vital importancia para
no desviarme del recto camino hacia la verdad. ¿ No le parece , padre?
Nícero: En verdad llegas a sorprenderme , muchacho. 
De hecho , si bien sabías resolver la problemática del asunto que 
planteabas , no alcanzo a comprender por qué me lo muestras con
aparente ingenuidad , como si no supieras resolverlo por tu cuenta , 
y necesitaras de la ayuda de algún sabio en cuanto a tales asuntos.
Y lo que es peor , en la idea de que quizá sea posible difamar con 
elocuentes argumentaciones algo tan sagrado y elevado como son       17.
las aserciones de las sagradas escrituras , que tanto bien nos procuran.
¿Como crees posible que un ser tan puro y benigno pueda pretender
engañarnos?
Terós: Le aseguro padre , que en ningún caso ha sido mi intención el
dar lugar a tan punible afrenta. Mas mi imperdonable torpeza me ha
impedido una vez más juzgar correctamente ciertas cosas desde el
principio. Y quizá haya sido ésta la causa de mi desconocimiento en 
cuanto a las conclusiones que tuve a bien proponer con el fin de resolver
tal problemática.
Pues ha sucedido dialogando con usted , y sobre la marcha , tal y como
me ha sobrevenido la posibilidad de sortear las dificultades.
Sincera y humildemente añadiré pues , que nuestro encuentro fortuíto
ha dado sus frutos , y que la causa de la cuestión que en un principio
formulé , a saber: la de la supuesta contradicción en las sagradas escrituras
, fue la siguiente; Pues bien , puede que mi postura fuese precipitada e
indeseable en ciertos aspectos , mas únicamente pensé que sería una     18.
buena idea tratar de resolver mis dudas acerca de tales asuntos con
alguna de las personas cercanas a las que considero más cualificadas
para ello. Que estimo , habrían de ser necesariamente personas como
usted , pues ustedes , los sacerdotes , tienen un mayor conocimiento 
sobre temas de tal índole.
Nícero: Hmm. Me parece que hablas razonablemente y fiel a la verdad.
Mas no considero necesario que trates de endulzar tus palabras de modo
que resulten más emotivas o halagadoras , sólo trata de ser más 
prudente con lo que sigue , y trata de responderme a ésto: ¿cómo es
posible que hace un momento no supieras algo , y así , de repente lo
sepas , como venido de la nada? , ¿no será que ya has reflexionado
sobre ésto anteriormente y has decidido comprobar cómo razonan
otros? , ¿o es que realmente has alcanzado aquí , con migo , un alto
grado de inspiración? , ¿debo considerar ésto una especie de iluminación?
 , ¿o quizá como una especie de reminiscencia?  - ríe levemente , 
deleitándose de su irónica sutileza... -                                                             19.
Terós: Sinceramente padre , no tengo ni la más mínima idea , puede que
una pregunta sea en potencia una respuesta , pero dudo que llegue a ser
tal , si no se desarrolla un proceso intelectivo. En fin , parece probable
que un conocimiento concreto que al parecer no está en uno mismo ,
acabe estandolo con el tiempo , y sin haber venido del exterior.
Aunque quizá tal conocimiento emerge de dentro , como si permaneciera
oculto en suestro ser , siendo éste innato y no adquirido. Quien sabe...
¿Es pues una iluminación , o una reminiscencia? , ¿es fruto de la 
inspiración? , la verdad , no lo sé. Sólo tengo la certeza de que mi
verdadera intención no es mala , sino buena. Pues es la de aprender
sometiendo a examen cualquier problemática que se me presente.
Así que , si le parece bien , digame padre , ¿cree usted que hemos
dado con la solución correcta al supuesto problema que en un principio
nos ocupaba?
Nícero: Hay , Terós! . Muy a mi pesar no dejo de temer que por más que 
tengas la solución ante tí , solo conseguirás hacerte un lío tremendo con
tus profundas y poco comunes divagaciones. Mas no temas , hijo.      20.
No dejes que te venza la medreña , pues aun eres joven , y con la edad
te volverás mas sabio y sensato. Mientras , procura no hacer que tus
pleonasmos y complicados juegos de palabras confundan también
al resto.
Pues no me cabe duda de que en ésto eres diestro y habilidoso en gran
medida. Así que mi consejo es el siguiente: Que utilizes tus destrezas para
hacer el bien común. No para enturbiar o difamar asuntos tan elevados , 
hijo. Pues tal oprobio no es en modo alguno candoroso , ni digno.
Ésto es así hasta para los más cortos de miras , chico.
¿No lo consideras así , Terós?
Terós: Supongo que tiene usted mucha razón , padre. 
Tengo mucho que aprender de personas como usted , y es algo bueno ,
de suerte que , mi costumbre de tratar de contradecir todo aquello que
pueda prestarse a ser refutado , pueda llegar a mostrarseme indeseable
en caso de que de verdad lo sea , al menos en algunos casos.
Y es que tiendo a hacerlo así en la idea de que si tal tarea me resulta       21.
imposible , posiblemente me hallaré de tal modo , más cercano a la verdad
de las cosas que haya tratado de refutar. Pues sucede que , a veces , 
las cosas que parece posible poner en una razonable duda , no resultan
ser tal y como al principio se mostraban.
Con todo , perdone mi impertinencia , padre. 
Tengo a bien que me haya prestado su atención y parte de su tiempo.
Así como que me haya aconsejado sabiamente.
No obstante , y muy a mi pesar ,  parece que los senderos de preguntas
y razonamientos que me he propuesto seguir , no me han conducido
aun a buen puerto. De suerte te tendré que continuar en mi condición
de ignorante con respecto de muchas de las cuestiones que se remiten
a Dios.
Y de este modo , quizá tanto usted como yo , allende nuestras pequeñas
diferencias , resultamos ser sencillamente hombres de fe , padre.
Pues no nos es posible presumir de un conocimiento cierto e indudable
acerca de la verdad sobre Dios , y quizá nos suceda lo mismo con el
resto de asuntos. Yo al menos no sería capaz de negar razonablemente
tal cosa. Sólo espero que el hecho de tener fe en algo , o el de no tenerla , 
no acabe siendo pernicioso para con nuestra capacidad de juzgar         22.
correctamente algo.
Puesto que quizá tengamos fe en vez de conocimiento en cuanto a la
gran mayoría de las cosas. Y no me refiero a una fe meramente religiosa.
Mas ya que es en torno a esta clase de fe , y en cuanto a asuntos de índole 
religiosa ,  lo que en un principio venimos tratando , se me ocurre
casualmente que hay muchas culturas en el vasto Déldathos que difieren
en gran medida unas de otras en cuanto a atribuciónes  propias de la
divinidad. hay algunas que incluso niegan la existencia de otras divinidades
que no sean la que consideran como verdadera. Y es indiscutible que
todas estas creencias de las diferentes culturas están basadas en la fe.
Como también es evidente que todas ellas no dudan en convenir en la
existencia real de un ser superior y excelente que rige las leyes del
universo. En fín...   Dicho ésto , y aun no sabiendo , creo que debemos
exhortarnos a mantener la fé , al menos en lo razonable , padre.
Además , también tengo a bien estimar que la fé resulta apropiada a
personas sensatas y virtuosas. Y no me refiero a una fé ciega. Sino a una
fé útil y razonable , como es el caso de un axioma.
Ahora si me lo permite padre , he de ausentarme para cumplir con mis 
quehaceres diarios. Ha sido tan agradable su compaía que se me ha     23.
pasado el tiempo volando...
Así que , como siempre , ha sido un placer para mí tratar con usted , 
padre. Pase usted un buen día...
Nícero: Gracias , hijo. Ya continuaremos en otra ocasion. 
Ahora ve , no vaya a ser que te retrases. 
Para mí tambien ha sido un placer , cuídate hijo.
Terós: descuíde padre. Pues bien , así , sin más dilación , emprenderé mi 
marcha.
Vaya usted con Dios.                                                                                               24.

 

FIN.

Por : Alberto García González .
Def.   (Agg3).
29 - 9 - 2013.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • En esta ocasión , Terós se topa con un sacerdote, y debaten una posible contradicción en las sagradas escrituras.

    (Situación espacio temporal y breve descripción de los personajes) "Una realidad fantástica" -Narrador anónimo: - Cuentan viejas historias sobre seres extraterrestres que se dedicaron a esparcir la vida por diferentes planetas apropiados para su desarrollo, tambien he oído hablar de seres humanos que vivieron en un planeta muy muy lejano a la tierra llamado Déldathos hace varias decenas de miles de años. Dicen que una vez, un enorme meteorito llamado Ezún colisionó con el planeta Déldathos. Las historias que se centran en los diálogos de Terós "y sus vecinos" que se recojen en el presente volumen de "El pensamiento de Terós " tuviéron lugar en el año: 65.764 Después de Ezún, cuando Terós rondaba los 72 años de edad. - - Personajes: Terós: 72 años, pastor, nacido el 65.692 D.E. murió en el 65.778 D.E. con 86 años de edad. Kenella: 34 años, escritora y esteticista, nacida el 65.730 D.E. murió en el 65.819 D.E. con 89 años de edad. Gnódikos: 37 años, carpintero, nacido el 65.727 D.E. murió en el 65.796 D.E. con 69 años de edad. Dilcés: 19 años, estudiante, nacido el 65.745 D.E. murió en el 65.815 D.E. con 70 años de edad. Dizehl: 41 años, Pintor, nacido el 65.723 D.E. murió en el 65.790 D.E. con 67 años de edad. Dea: 22 años, florista, nacida el 65.742 D.E. murió en el 65.832 D.E. con 90 años de edad. Akríckcides: 39 años, dramaturgo, nacido el 65.725 D.E. murió en el 65.793 D.E. con 86 años de edad. Ladessia: 26 años, poeta, nacida el 65.783 D.E. murió en el 65.821 D.E. con 83 años de edad. Oukías: 50 años, mercader, nacido el 65.714 D.E. murió en el 65.785 D.E. con 71 años de edad. -"Erién": Pueblo donde vivieron los personajes citados. -"Ezún": El gran meteorito según el cual, los habitantes del planeta Déldathos cuentan el tiempo. -"Déldathos": Planeta de condiciónes similares a la tierra donde vivieron Terós y los demás. "El pensamiento de Terós" ( Historias Vol.1 ) Por: Alberto García Gonzalez. Def" 2012 - 2013 Agg3.

    (Situación espacio temporal y breve descripción de los personajes) "Una realidad fantástica" -Narrador anónimo: - Cuentan viejas historias sobre seres extraterrestres que se dedicaron a esparcir la vida por diferentes planetas apropiados para su desarrollo, tambien he oído hablar de seres humanos que vivieron en un planeta muy muy lejano a la tierra llamado Déldathos hace varias decenas de miles de años. Dicen que una vez, un enorme meteorito llamado Ezún colisionó con el planeta Déldathos. Las historias que se centran en los diálogos de Terós "y sus vecinos" que se recojen en el presente volumen de "El pensamiento de Terós " tuviéron lugar en el año: 65.764 Después de Ezún, cuando Terós rondaba los 72 años de edad. - - Personajes: Terós: 72 años, pastor, nacido el 65.692 D.E. murió en el 65.778 D.E. con 86 años de edad. Kenella: 34 años, escritora y esteticista, nacida el 65.730 D.E. murió en el 65.819 D.E. con 89 años de edad. Gnódikos: 37 años, carpintero, nacido el 65.727 D.E. murió en el 65.796 D.E. con 69 años de edad. Dilcés: 19 años, estudiante, nacido el 65.745 D.E. murió en el 65.815 D.E. con 70 años de edad. Dizehl: 41 años, Pintor, nacido el 65.723 D.E. murió en el 65.790 D.E. con 67 años de edad. Dea: 22 años, florista, nacida el 65.742 D.E. murió en el 65.832 D.E. con 90 años de edad. Akríckcides: 39 años, dramaturgo, nacido el 65.725 D.E. murió en el 65.793 D.E. con 86 años de edad. Ladessia: 26 años, poeta, nacida el 65.783 D.E. murió en el 65.821 D.E. con 83 años de edad. Oukías: 50 años, mercader, nacido el 65.714 D.E. murió en el 65.785 D.E. con 71 años de edad. -"Erién": Pueblo donde vivieron los personajes citados. -"Ezún": El gran meteorito según el cual, los habitantes del planeta Déldathos cuentan el tiempo. -"Déldathos": Planeta de condiciónes similares a la tierra donde vivieron Terós y los demás. "El pensamiento de Terós" ( Historias Vol.1 ) Por: Alberto García Gonzalez. Def" 2012 - 2013 Agg3. 1 TERÓS y la dialéctica: "Sobre la existencia de Dios" "- Terós: Y dime, Dilcés. ¿Cual es la función de un nombre?, ¿sirve para designar algo o a alguien?, ¿hace referencia a algo? Dilcés: así es, esa es su función. Terós: ¿y es verdad que esto siempre es así? Dilcés: cierto es. Siempre y cuando hablemos de un nombre. Terós: ¿y en cuanto a lo que algo es?, ¿diremos que ese algo, siempre existe en condición de aquello que es?, es decir, si algo, es un perro, ese perro existe como perro que es? Dilcés: quién podría negar tal cosa? Terós: ¿y si algo, es una idea?, podremos decir de élla que existe como idea? Dilcés: bien habla quien tal cosa afirma. Terós: ¿podremos pues decir, que lo que de alguna manera existe, verdaderamente existe? Dilcés: es evidente que no dices ninguna locura. Terós: luego, si la palabra "Dios" es un nombre, tal nombre hace referencia a algo. Y aquello que algo es, existe como lo que es, en condición de lo que es. O lo que es lo mismo, "Dios" existe sin ninguna duda. 2 O es que puedes refutar tal razonamiento sin llegar a contradecirte? Dilcés: ¿quien sino un necio osaría hacer tal cosa?." FIN. Def. De: Alberto García Gonzalez. marzo - 2013.

    (Situación espacio temporal y breve descripción de los personajes) "Una realidad fantástica" -Narrador anónimo: - Cuentan viejas historias sobre seres extraterrestres que se dedicaron a esparcir la vida por diferentes planetas apropiados para su desarrollo, tambien he oído hablar de seres humanos que vivieron en un planeta muy muy lejano a la tierra llamado Déldathos hace varias decenas de miles de años. Dicen que una vez, un enorme meteorito llamado Ezún colisionó con el planeta Déldathos. Las historias que se centran en los diálogos de Terós "y sus vecinos" que se recojen en el presente volumen de "El pensamiento de Terós " tuviéron lugar en el año: 65.764 Después de Ezún, cuando Terós rondaba los 72 años de edad. - - Personajes: Terós: 72 años, pastor, nacido el 65.692 D.E. murió en el 65.778 D.E. con 86 años de edad. Kenella: 34 años, escritora y esteticista, nacida el 65.730 D.E. murió en el 65.819 D.E. con 89 años de edad. Gnódikos: 37 años, carpintero, nacido el 65.727 D.E. murió en el 65.796 D.E. con 69 años de edad. Dilcés: 19 años, estudiante, nacido el 65.745 D.E. murió en el 65.815 D.E. con 70 años de edad. Dizehl: 41 años, Pintor, nacido el 65.723 D.E. murió en el 65.790 D.E. con 67 años de edad. Dea: 22 años, florista, nacida el 65.742 D.E. murió en el 65.832 D.E. con 90 años de edad. Akríckcides: 39 años, dramaturgo, nacido el 65.725 D.E. murió en el 65.793 D.E. con 86 años de edad. Ladessia: 26 años, poeta, nacida el 65.783 D.E. murió en el 65.821 D.E. con 83 años de edad. Oukías: 50 años, mercader, nacido el 65.714 D.E. murió en el 65.785 D.E. con 71 años de edad. -"Erién": Pueblo donde vivieron los personajes citados. -"Ezún": El gran meteorito según el cual, los habitantes del planeta Déldathos cuentan el tiempo. -"Déldathos": Planeta de condiciónes similares a la tierra donde vivieron Terós y los demás. "El pensamiento de Terós" ( Historias Vol.1 ) Por: Alberto García Gonzalez. Def" 2012 - 2013 Agg3.

    (Situación espacio temporal y breve descripción de los personajes) "Una realidad fantástica" -Narrador anónimo: - Cuentan viejas historias sobre seres extraterrestres que se dedicaron a esparcir la vida por diferentes planetas apropiados para su desarrollo, tambien he oído hablar de seres humanos que vivieron en un planeta muy muy lejano a la tierra llamado Déldathos hace varias decenas de miles de años. Dicen que una vez, un enorme meteorito llamado Ezún colisionó con el planeta Déldathos. Las historias que se centran en los diálogos de Terós "y sus vecinos" que se recojen en el presente volumen de "El pensamiento de Terós " tuviéron lugar en el año: 65.764 Después de Ezún, cuando Terós rondaba los 72 años de edad. - - Personajes: Terós: 72 años, pastor, nacido el 65.692 D.E. murió en el 65.778 D.E. con 86 años de edad. Kenella: 34 años, escritora y esteticista, nacida el 65.730 D.E. murió en el 65.819 D.E. con 89 años de edad. Gnódikos: 37 años, carpintero, nacido el 65.727 D.E. murió en el 65.796 D.E. con 69 años de edad. Dilcés: 19 años, estudiante, nacido el 65.745 D.E. murió en el 65.815 D.E. con 70 años de edad. Dizehl: 41 años, Pintor, nacido el 65.723 D.E. murió en el 65.790 D.E. con 67 años de edad. Dea: 22 años, florista, nacida el 65.742 D.E. murió en el 65.832 D.E. con 90 años de edad. Akríckcides: 39 años, dramaturgo, nacido el 65.725 D.E. murió en el 65.793 D.E. con 86 años de edad. Ladessia: 26 años, poeta, nacida el 65.783 D.E. murió en el 65.821 D.E. con 83 años de edad. Oukías: 50 años, mercader, nacido el 65.714 D.E. murió en el 65.785 D.E. con 71 años de edad. -"Erién": Pueblo donde vivieron los personajes citados. -"Ezún": El gran meteorito según el cual, los habitantes del planeta Déldathos cuentan el tiempo. -"Déldathos": Planeta de condiciónes similares a la tierra donde vivieron Terós y los demás. "El pensamiento de Terós" ( Historias Vol.1 ) Por: Alberto García Gonzalez. Def" 2012 - 2013 Agg3.

Me llamo Alberto García Gonzalez. Nací el 18-2-1986. Soy varón. Vivo en el País Vasco.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta