cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
TODO ES VIBRACIÓN
Reflexiones |
15.02.19
  • 4
  • 8
  • 642
Sinopsis

La evidencia de un aspecto misterioso de la vida, y la reflexión sobre el mismo.

Un caluroso día de verano del año 2.018 al irme de la playa para dirigirme a las duchas del vestuario del Club Náutico en el que estoy inscrito del Masnou que es un pueblo del litoral catalán, me encontré casualmente con otro joven socio con el que he hablado varias veces llamado Victor, el cual estaba al cuidado de su hijo pequeño.

-¡Vaya hombre, cuánto tiempo sin verte! - le dije yo a modo de saludo.

-Sí... Es que no hace mucho que mi familia y yo hemos venido aquí a pasar el verano - respondió él-. Es que vivimos en Suiza donde trabajo de químico en un laboratorio que está muy bien equipado. Pero figúrate que a veces en nuestra labor también pueden suceder cosas inauditas, que a una mente muy convencional le costaría mucho de aceptar.

- ¿Si? ¿A qué te refieres?

- Allí tengo un amigo y colega que al parecer haciendo un experimento con dos células, una de ellas hizo una especie de señal a la otra, y ésta segunda a su vez le respondió. Era como si dialogaran. ¿Cómo puede ser esto? - me explicó Victor muy serio.

Sin ninguna duda aquel hombre me estaba hablando de la posibilidad que a un nivel muy primario dichas células a través de una vibración sensitiva determinada se comunicaban telepáticamente entre sí, por lo que yo de momento también me quedé perplejo.

- Como puedes imaginar mi colega pensó que había hecho un descubrimiento importante, pero a la vez se sintió frustrado porque sabía que aquel hallazgo no lo podía publicar en ninguna revista de Ciencia ortodoxa. Aquello sólo lo podía comentar entre los amigos más íntimos como yo.

Lo entendí enseguida. La rama más conservadora del  Pensamiento Científico que por una parte es sumamente cautelosa con las nuevas hipótesis que puedan surgir, y que por la otra parte se inspira en el espíritu  materialista-positivista heredado de la Ilustración, no está dispuesta a admitir realidades más intangibles o si se quiere Metafísicas puesto que las considera que son simples músicas celestiales; o en el peor de los casos una burda brujería del antiguo Pensamiento Mágico de la era rural.

Esta misma negación de un "algo" especial, o espiritual que anima a un ser vivo, se pudo constatar en los años 60 del siglo pasado en un hospital de enfermos terminales en una población de Texas en Norteamérica, debido a un singular experimento llevado a cabo por el doctor Delpasse.

A uno de aquellos enfermos terminales se le pidió permiso para someterle a dicha prueba en el momento del óbito para comprobar la posibilidad de si podía haber un "algo" substancial que sobreviviera tras el fatal desenlce, y éste aceptó el reto.

Así que cuando el enfermo entró en la fase agónica se le aplicó unos sensores conectados a un aparato. Si cuando el sujeto al irse al otro mundo; al cesar su actividad cerebral aquellos sensores se ponían en marcha, significaba que sí que se podia contar con que ese "qué" misterioso o energético; de suceder lo contrario, era que no había nada. Sólo el vacío.

Lo chocante del caso es que la prueba salió positiva; pues los sensores se pusieron en marcha dando lugar a que todo el mundo quedara boquiabierto.

Sin embargo aquel experimento cayó en saco roto; se deshechó quizás porque nuestra escala de valores de connotaciones materialistas de la que se derivan unos intreses creados, caería como un castillo de naipes, y tendríamos que replantearnos otro estilo de vida más humanizado que el de ahora.

- Pues francamente Victor. Esta singular comunicación sensitiva entre las dos células, también se da entre dos partículas subatómicas en el Cósmos - le dije al químico.

-¡Ah si?

- ¡Y tanto! Esto forma parte de la Mecánica Cuántica, que es la parte más pequeña de la Naturaleza, pero que también es la más mágica - le respondí a Victor-. El átomo, que es la semilla del Universo que nosotros vemos, es como un microscópico sol alrededor del cual giran unas partículas elementales como diminutos planetas; pero de éstas se desprenden otras partículas más sutiles hechas de luz, que según como se las observa se convierten en ondas; es decir que parece que tienen una doble naturaleza, y se comportan alocadamente, son tan impredecibles como los dados en una ruleta, o unas bolas de billar porque siguen una trayectoria sinuosa, discontínua, y no se sabe por donde van a reaparecer. Es por esta razón que esta azarosa teoría es incompatible con la Teoría de la Relatividad de Einstein, quien era más determinista por lo que respecta a la formación del Universo, y no admitía el Principio de Incertidumbre. Debido a esta incompatibilidad, no se ha podido descubrir una Superley que aglutine a las demás leyes del Universo. Pero he aqui lo más extraordinario. En el inmenso Cósmos, dos de esas pequeñas partículas entrelzadas como si perteneciesen a la misma familia, y que pueden estar en extremos oupuestos a una gran distancia la una de la otra, ambas tienen una propiedad llamada Spín, que es como la rotación de una peonza, y son capaces de establecer una comunicación instantánea al igual que las células de tu amigo en el laboratorio. Pues la energía y la materia son dos aspectos de la misma realidad. Aunque yo sospecho que esta comunicación vibracional se enmarca también en lo que se llama los CAMPOS MÓRFICOS, que han sido descubiertos por el bioquímico británico Rupert Sheldrake, los cuales consisten en unas franjas electromagnéticas que fluctúan en el espacio, en las que subyace una información en forma de una longitud de onda, que a su vez se conecta con la mente colectiva de una especie sea animal o humana. Por lo visto todos estamos interconectados.

- ¡Caray! Esto es fantástico. Pero ¿Y qué me dices de los mitos religiosos? - inquirió Victor.

- Bueno... Que son un elemento de la cultura de una raza. Aunque comprendo que la figura de una divinidad cualquiera puede servir de soporte a esta comunicación telepática y alentar aún más la fe de la gente en el mito.

- Ya... ya...

- Ahora en la actualidad, sé que hay una serie de científicos, de neurólogos de todos los países del mundo que están haciendo pruebas neuronales a algunas personas en Centros importantes tanto de Europa como de Norteamérica para estimular la transmisión de pensamiento, aunque esta facultad tendrá que ser con la ayuda de la tecnología avanzada. Esta nueva forma de comunicación efectiva será lo que vendrá en un futuro no demasiado lejano.

Tras una pausa añadí:

- Claro que si todo es vibración, en el día de hoy percibo malas vibraciones a nivel social. Y si las emociones humanas tienen dos vertientes, una buena y la otra mala- pues no hay nada que sea de un solo color-, creo sinceramente que es conveniente que se eduque al personal a saber gestionar mejor sus emociones. Sobre todo con más Ética. Sí, porque en Occidente desde El Siglo de las Luces sólo se ha valorado a la Razón que si bien es lo acertado para andar por la vida y resolver problemas, se han descuidado las emociones. Por tanto puede haber alguien muy sabio en Ciencias, y a la vez ser un malvado con el prójimo como sucedía con los nazis; de igual manera como esta misma gente sabia también puede ser desastrosa en las relaciones humanas, y en el amor que por cierto esto es una cosa que todavía no se sabe bien cómo definir.

Seguidamente como tenía calor me lancé a la ducha de agua fría, y cuando acabé me fui a un bar a tomar una refrescante cerveza, mientras pensaba que la Naturaleza es mucho más amplia de lo que nos llegamos a imaginar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta