cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Todo fué un cuento
Fantasía |
26.01.06
  • 3
  • 2
  • 1366
Sinopsis

Algunos años después de lo sucedido, quedaron en una cantera abandonada que separaba el pueblo del bosque. Aunque había pasado el mismo tiempo para los dos, parecía que con el se había cebado especialmente. Estaba muy envejecido y había perdido varios kilos.

No se habían visto desde entonces y los primeros instantes fueron algo desangelados. Se miraron unos segundos fijamente, bajaron la mirada casi al unísono y antes de saludarse siquiera, comenzaron a caminar hacia los primeros árboles del bosque.

El fue el primero en romper el hielo.

- Tienes buen aspecto, ¿cómo estás?

- Muy bien, estoy muy bien, gracias ¿y tú?

- Bueno, no estoy mal... ¿y tu madre?, ¿y tu abuela?

- Mi abuela esta bien para la edad que tiene, aunque lógicamente ya tiene menos energías.. precisamente por ella estoy aquí. Y mi madre, falleció hace dos años. Ahora vivo con mi abuela y ... con un perro que me regalaron que por cierto, tiene tu misma cara...

Ambos rieron con ganas. Ese comentario hizo que desapareciera la tensión.

- Veo que sigues manteniendo tu sentido del humor

- Lo intento, lo intento, bueno vamos al grano

- Soy todo orejas ... je je

- Pues ... te he citado aquí porque quiero pedirte perdón por la que sucedió.

- Vaah! No te preocupes, además no fue culpa tuya del todo.

- Puede ser, quizás no fuese culpa mía, pero nunca me atreví a decir la verdad y eso te ha perjudicado. Para todos siempre fuiste el malo de la historia... y en nombre de mi abuela te pido perdón. Han cambiado los tiempos y ahora que a ella le queda poco tiempo quiere disculparse

- Vaya! Pues gracias, pero su reacción fue compresible. Cuando nos vio llegar juntos debió alarmarse y reaccionó mal.

- ¿Mal? Casi te mata con aquel hierro que no se ni de donde lo sacó, nunca creí que mi abuela tuviera tanta energía.

Me dolió mas el bulo. Yo solo te estaba acompañando como otras veces, me dolieron sus golpes pero inventarse todo aquello me dolió mas. Que si quise matarla, que si no es por su vecino leñador no lo cuenta... en fin. Supongo que para una abuelita es muy fuerte ver llegar a su nieta con un lobo y más fuerte aun ver que llegan jugando, corriendo, ... abrazándose.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta