cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
Together 5
Varios |
21.07.11
  • 5
  • 0
  • 1689
Sinopsis

Escrito en una tarde de lunes mientras escuchaba el disco de No-Man "Together We're Stranger", el cual siempre me inspira cosa mala. Este texto corresponde a la quinta canción, el resto de canciones (ya está todo escrito) las iré subiendo poco a poco.

http://www.youtube.com/watch?v=onzqvRXD6oE



the city in a hundred ways,

it wouldn't let you stay.

remember all the thankless days

and the lousy take home pay?

Esas palabras que vuelven a anunciar tu reproductor te hacen pensar, pero realmente cualquier cosa te hace pensar. Miras la ciudad, vestida de colores y luces que siempre le quedan bien, pero seamos sinceros, esa ciudad era tan bella que vistiera como se vistiera siempre lograba lucir impecable.
Algo surgió de dentro entonces, decidiste mirar de otra manera a la ciudad y que esta te mirará por primera vez extrañada y algo confusa, era hora de decirle como eras realmente y que eras su amante más por costumbre y por la familiaridades de esas calles infinitas que prometen y cumplen todo.

the photographs in black and white

that show you playing close to type –

Mientras ando en la verticalidad de tus curvas, te acaricio con los pies no descalzos sin embargo, y me sitúo debajo de una de tus luces para que me beses con el amarillo de tus labios. Pero me ves lloroso desde hace horas y no me dices nada, eso no es consuelo de amante ni

your eyes against the midday light,

your eyes when they still had the fight.

apoyo deseado, eso es por lo que se suele buscar las aventuras fuera de lo medio auto-impuesto por una pareja, lo otro ya se encarga la sociedad. Pero tú, aún perteneciendo fuera de esa sociedad estás invadida de ello, por lo que es lógico que al final se te peguen costumbres y defectos. Tal es mi condición que no puedo pensar positivo, pero aún así sigo apreciando todo lo que eres, y lo que me has dado, pero no me lo has dado porque sea yo, si no por que lo haces con todo el mundo creyendo que es lo que hay que hacer o porque es lo más eficaz para contentar.

they loved you

when you thought that no-one could.

Así que te beso por última vez con mis llantos ya apagados para que veas lo que sufrí por ti y por ella, lo que siento, para que así entiendas que yo, tan cruel de mí, también se sufrir y anhelar el bien de todos. Perdóname bella amante vestida de amarillo y blanco.

they loved you

when you said that no-one should.

Cuando sigues avanzando, la luz de la calle se apaga, dejándote a oscuras por ese pasillo sin techo y agrietado que te ha respondido sin palabras, pero que aún te ama aunque sea con oscura respuesta.

Caminas sin cesar, sin importar, sin pensar, sin observar, como un muerto que no sabe que lo está y vaga sin saber y se pregunta por que es tan diferente todo ahora.

you talk so fast

to stop yourself from thinking.

Arpegios de la memoria subyacen ahora en lo real, tu cuerpo vuelve a cambiar y tu cara parece derretirse logrando una triste sonrisa entre demacrante y cómica, pero es muy natural. Tu cuerpo es ahora de nuevo la momia que no encontró su descanso eterno al ser desenterrada solo por curiosidad. La piel gris, los ojos negros, el negro líquido de la vida gotea y adorna el suelo, tu paso ahora es más lento y más bien inseguro. Preguntas pero

you move so fast

so you'll never see you're sinking.

no obtienes respuesta, solo tu nuevo y mejor amigo, el silencio, extraño pero con el que casi siempre puedes contar, confidente de lo invisible y que siempre se mantiene leal, aquel curioso amigo que nos brinda paz con solo su presencia.

they love you

Entonces levantas la cabeza, sientes como se empieza a desencajarte la mandíbula, ellos miran en las aceras, moviéndose caóticamente de un lado a otro pero sin salir de su ruta en la zona segura del asfalto. Ellos no tienen color, son de colores blanco y negro y otros de color sepia, todos ellos de un tono muy fijo. Te miran o no, saben que estás ahí y no son pocos. Se termina de descolgar la mandíbula y cuelga solo de un lado, dejando una horrible visión de ti, pero no te importa, piensas que es lo que mereces y que aún así es poco. Algo en la existencia parece escucharte o al menos interpretarte y notas como tus ojos comienzan a moverse, como si tuviesen vida propia y no se sintieran cómodos, buscando una espeluznante posición en su incomodo asiento en la cuenca del cráneo.

when you think that no-one can.

they love you

and they'll tell you that they understand.

Miras alrededor de nuevo y solo ves una cosa en color, más bien dos, pero casi no lo distingues ya que tu sentido de la profundidad de repente se pierde cuando uno de tus ojos se queda colgando con la cuerda que es tu nervio óptico. Rápidamente intentas situarte y con el otro ojo distingues a los colores, y los reconoces muy bien, demasiado bien, algo irónico y hasta cruel por parte de la hace tiempo no nombrada casualidad.

they love you,

then they say you're much too,

much too bland.

Ella no se había mostrado tan espléndida nunca, su aspecto era fabuloso, era como si el ya no estar juntos la hubiese hecho mejor persona. Una vez más, la vida había conspirado a su alrededor para que ella tuviera razón de nuevo en una de sus muchas opiniones, y por mucho que tú dijeras y le recordaras los errores, se iba a mantener en esa misma posición escudándose con sus aciertos y situaciones superiores. Pero lucía tan esplendida, tan majestuosa como siempre que no supiste que hacer, y como si de una acción voluntaria se tratase, el otro ojo que aún conservaba su lugar se desprendió temerario ante el vacío quedando colgando como un péndulo gracias al nervio óptico. Tus manos, temblorosas, cogen ambos ojos y los colocan en posición para verlas a ellas, ya que no está sola, va acompañada de una gemela que tiene medio cuerpo entero en blanco y negro,

spending days on the phone,

pero su sonrisa y mirada burlesca era idéntica. Pero al fijarte mejor, dentro de lo que cabe con ese nuevo estilo de ver las cosas, te percatas que su parte blanca/negra posee una mirada más inocente y sonrisa idéntica pero más sincera recordándote al día en que os conocisteis. A la vez que la brisa caliente te golpea te percatas de una tercera gemela del centro actual de tu vida, pero de un color completamente en blanco y negro. Esta recién descubierta copia de tu pasado es idéntica a esos días de cuando empezasteis, a esa mujer que sonreía con inocencia y sus te quiero sonaban a esperanzas que todo lo podían. Te acercas decidido admirado y cegado por recuerdos de mundos mejores, pero entonces te viene a la mente un único recuerdo que como una supernova destruye esas otras tierras, el porqué ese ser tan puro e inocente se convirtió en el ser medio coloreado que medio sonreía diabólicamente pero con motivo.

while the cold eats your bones.

El asalto del recuerdo fue sin piedad, ves como ella se agita en un movimiento violento que no parece gustarle, ni aún sus lágrimas parecen parar aquella situación. Después, los dos, desnudos, y en la cama, comentáis lo sucedido y ella confiesa con falsa sonrisa que era feliz, pero entonces, solo en ese mismo momento que recuerdas te percatas de esa falsa sonrisa que solo quería hacerte feliz. La procesión de recuerdos acude sin ser llamados pero en el orden estipulado, haciendo verte a ti mismo tontear con amigas y moviendo frenéticamente la imagen del amor de tu vida, de aquello que solo ahora te has percatado era lo único perfecto que tenías. La sonrisa que tanto te daba había desaparecido hace mucho, pero solo ahora percibias los errores cometidos, del monstruo que habías creado a partir del que tú ya eras.

how in the world do you make it right?

Intentas buscar algo con que defenderte, pero tus manos, como controladas por un titiritero enorme se enfocan hacía la belleza de color, que te mira con acusación, que te lo dice todo sin decir absolutamente nada. Ante tal ataque corres, intentas llorar, pero no tienes ojos, al menos donde deberían, se comienzan a derretir tus piernas, cada vez te mueves más lento, te vas desgastando con la intención de convertirse en un fango que se mueve aún pero lento, muy lento. Los seres de colores sepia y de blancos y negros te miran, reconoces a todos, son las personas que has conocido alguna vez, con las que te has cruzado, con las que has intercambiado miradas, incluso aquellas personas con la que rompiste promesas realizadas a lo único perfecto en tu vida. Siempre fuiste experto en romper, y ahora te desquebrajas a ti mismo, contra el asfalto de una ciudad que ya no te mira igual. Te parece escuchar risas, pero son las paranoias de enfrentarse al duro suelo, al inquebrantable, al menos con manos, duro suelo de la ciudad que te vio nacer y que ya no ilumina la calle donde te sitúas. Solo unas figuras de colores apagados o monocromos te miran desde los lados adornando la escena que es tu vida. Luego, todo se funde en negro, quedando de ti apenas unas motas de arena en la brisa.




Tu mejor amigo actual, el silencio, se marcha al esclarecerse una imagen de un maldito tráfico de bocinas y gritos, los transeúntes siguen a su ritmo y la vida sigue igual, girando sobre un mismo eje en ciclo con mágica voluntad. Entonces vuelve tu otro mejor amigo: el ruido blanco.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 410
  • 4.56
  • 182

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta