cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
TORMENTO Y PASIÓN
Varios |
05.05.18
  • 5
  • 14
  • 408
Sinopsis

Un drama que los que son dominados por una pasión entenderán.

                                            TORMENTO Y PASIÓN

 

— ¡Huevóndemierdascarajo!

 Con la cara roja, y las manos torpes, Inocencio Vivas metió la llave en la cerradura y trató de abrir la puerta que no se abrió. La cólera le cegó el pensamiento.

—  ¡Chamadremierdas!

Pateó la puerta, y la empujó hasta que la chapa se abrió de un salto, y entró de prisa, maldiciendo al inútil de su hijo por quien había malogrado la puerta. La cólera le aumentó, y con mayor ímpetu casi corrió por el pasillo, quitándose la correa y envolviéndose la parte de la hebilla en la mano. Cruzó la sala sin mirar a su esposa que servía la comida, y llegó hasta el cuarto donde vivía el malagradecido. Abrió la puerta de un patadón, y pudo ver al parásito ese, sentado en la cama, con la falsa sorpresa de quien pretende fingir inocencia. Esa hipocresía era lo que más le molestaba. Antes que dijera algo se fue sobre él, y empezó a descargarle los correazos tratando de bajarle las manos con las que se protegía; pero el salvaje ni siquiera se quejaba. Debía estar tan curtido que los golpes no parecían dolerle, así que buscó otra forma de provocar verdadero sufrimiento en el canalla.

— ¿Dónde está, carajo?, le gritó. ¿Dónde está? ¿Dónde lo has escondido?

 Y  sin esperar respuesta se puso a buscar entre las cosas, tumbando las sillas, la caja de ropa, y la fila de libros, sin encontrar lo que buscaba. Solo cuando se acercó a la cama, vio en su cara un matiz de temor, que comprobó al levantar la almohada y ver un cuaderno de tapas azules, casi cubierto por las frazadas.

— ¡Aquí estaba, mierdas!, gritó apartando las manos del malcriado  que convertía su sangre en vinagre de solo pensar que era su hijo.

Jaló con furia el cuaderno, arrancando una tapa que tiró al suelo, y siguió arrancando las hojas con furia creciente.

— Por esta cojudez, carajo, gritaba  Por esto. Voy a quemar tus zonceras,  carajo, ya te he dicho. Cánsame nomás, cojudo. Cánsame nomás, y vas a ver cómo te pongo en la calle para ver cómo te mueres de hambre, inútil de mierda.

En ese momento, la señora Asteria, su esposa, apareció en la entrada del cuarto con una mueca de preocupación, y llamó dulcemente:

— Inocencio, ¿qué pasa?

Don Inocencio volteó, y exclamó como aliviado de encontrar una oyente en quien descargar su desgracia:

— Casi me caigo de la escalera por estar subiendo las piedras para llenar el muro, y ni quién me ayude a hacer la mezcla. Casi me he caído de arriba del muro, y tu hijito, bien gracias, echado en la cama el niño haciendo cojudeces. ¡Que me canse nomás ya le he dicho! ¡Que me canse nomás va a ver cómo lo pongo en la calle, y no entre, así duerma en la puerta como un perro!

— Rome, dijo la mujer dirigiéndose a su hijo. ¿Y por qué no lo ayudas a tu papá?

— No me dijo nada, balbuceó el muchacho con expresión estúpida.

— No tiene que decirte tampoco, dijo la mujer.  Tú sabes que está armando las columnas donde Peñafiel y necesita que lo ayuden.

— ¡Cánsame, nomás cojudo, ya te he dicho!, dijo don Inocencio. Cánsame nomás. ¡Ni un centavo te voy a dar, carajo, por más que me pidas! Si quieres comer vas a trabajar…

— ¡Anda, ponte la ropa de trabajo de una vez para que vayas!, dijo la mujer.

— ¡Ya para qué!, dijo el hombre. ¡Solito he tenido que armar las dos columnas sin que me ayuden! ¡Casi me he caído de la escalera todavía! ¡Me he raspado la pierna, y se me ha roto el pantalón!

— ¡Y este muchacho en la casa sin hacer nada!, dijo la mujer, preocupada. ¡Quítate el pantalón mientras que almuerzas! ¡Voy a coser…!

— Hoy ya no voy a ir, dijo el hombre. Tengo que esperar que las columnas sequen para sacar las tablas.

— Entonces mañana … ¡Mañana vas a ayudar a tu papá!, advirtió al chico.

— ¡Qué inútil este muchacho, carajo!, dijo el hombre. ¡Para nada sirve, Dios mío! ¡Yo a su edad me ganaba la vida en las minas de Marcona, y este niño, ocioso como él solo! ¡Yo no sé qué va a ser de su vida, Dios santo! ¿Por qué nos habrá salido este hijo tan inútil, carajo! ¡Qué me canse nomás, va a ver!

— Ven a almorzar, dijo la mujer, agarrando del brazo a su marido y jalándolo suavemente para salir del cuarto.

— ¡Qué me canse nomás vas a ver!, dijo el hombre tirando el cuaderno y mirándolo con odio.

La mujer y el hombre salieron del cuarto quejándose amargamente, y el muchacho se quedó con el rostro culpable y mirando  el suelo. Las voces se fueron alejando hasta convertirse en un murmullo airado y quejoso del que se distinguían algunas palabras, hasta que por fin se oyó el tintineo de los platos y el cucharón en el otro cuarto.  

Suspiró, cansado, y se inclinó cautelosamente a recoger los restos del cuaderno. Acomodó el único forro que le quedaba. Alisó las hojas en blanco que estaban al final y las depositó en la cama con delicadeza.

Buscó el lapicero que había escondido debajo de la almohada, y se quedó mirando la página con expresión ida y preocupada.  Pareció animarse. Acercó el lapicero a la hoja con torpeza y decisión, se detuvo dudando un rato, y después empezó a escribir:

 

— ¡Huevóndemierdacarajo!

 Con la cara roja, y las manos torpes, Inocencio Vivas metió la llave en la cerradura y trató de abrir la puerta que no se abrió. La cólera le cegó el pensamiento.

— ¡Chamadremierdas!

Pateó la puerta, y …

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy bueno esto de hilar el final con el principio del texto...me ha gustado
    Muchas gracias, Gustavo; muchas gracias, noah tinger, aunque ya antes te dije "troll" por haber dicho lo que escribiste sobre William Chacralla : ) Todavía no puedo creerlo, ja ja ja. Ya pasó.
    Que fuerza y buenos dialogos. coincido con anteriores opiniones que saben expresar tan bien
    Bravo !!!!
    Gracias, Cometa. Disculpa, lo leo después de tiempo. Un abrazo, y nos leemos.
    Es como cuando ves una imagen reflejada en la tele, donde se ve una tele con esa misma imagen, donde se ve una tele etc,,,,, muy bueno, un saludo
    Gracias, Paco. Valiosas palabras viniendo de alguien que sabe contar una buena historia. Tu relato, Un día inolvidable, me parece de lo mejorcito que se ha colgado aquí últimamente. Saludos.
    Tu relato comienza con gran fuerza expresiva y así se mantiene construyendo la historia a partir de unos diálogos explosivos y naturales, para rematar con un acertado giro argumental que crea un original bucle narrativo. Saludos, Omar.
    Gracias, Chus. Igualmente. Te dejé un nuevo comentario en tu último relato. Suerte con el malo. :)
    Disfruto cada vez que das un bandazo a tu narrativa...En este caso me has hecho disfrutar especialmente durante el viaje, el destino me parece redondo y abierto a diferentes interpretaciones ...Muy bueno Omar :)
  • ¡Se ve cada cosa!

    Aviso sobre la aparición de mi libro CIUDAD DEL APOCALIPSIS en Klinde

    Ah, los políticos!

    A algunos creyentes no les va a gustar; pero si nos contuviéramos siempre para no molestar a alguien, no escribiríamos nada.

    No todo es lujo, balas, fiesta, mujeres hermosas y sexo en la vida de la mafia.

    Ahora que triunfa el libre mercado y las denuncias por corrupción se vuelven a extender por Latinoamérica, una empresa transnacional anuncia la cárcel soñada por delincuentes de alto vuelo.

    La última vez defendí en un ensayo el relato largo. Me parece inconsecuente defender los relatos largos y publicar relatos cortos. Así que aquí va un relato largo. Si no lo leen, no interesa. Ya debería dejar de interesarme por eso.

    Testimonios, reflexiones, advertencias y malas experiencias de mi ejercicio en foros literarios. No intento molestar; pero tampoco ser complaciente.

    Un poquito de pornografía, para variar. :)

    Reseña de un futuro best seller. :)

  • 29
  • 4.72
  • 12

Escribomaníaco

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta