cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
TRAGICOMEDIA sobre poetas y escritores
Poesía |
05.01.06
  • 0
  • 0
  • 2052
Sinopsis

      Despierta, niño,
que cuando la aurora escarcha los sueños se escurren, despacio,
sueños nuevos y flamantes, idílicos, quejumbrosos y otros ya olvidados
sin darse cuenta que van arañando estalactitas,
que son débiles y
quebradizas
sobre témpanos de turbia técnica encorsetada, ceñida al talle,
gotas de poesía caliza que se amontonan a cada verso,
congelándose,
y no dicen nada, silenciosos susurros
de almas cansadas
porque los versos se desparraman en el suelo y
       es semen baldío,
que se desperdicia,
      y escarcha,
como la aurora
y se convierte en parte del témpano,
del iceberg aprisionado por cadenas
de eternidad,
       cadenas que son eslabones
de espinas;
y no es justo,
ese desperdicio de lo que no abunda
porque los verdugos están siempre atentos,
dispuestos,
con el hacha oscilando sobre níveos cuellos tumescentes,
rielando
a la espera de la ejecución anónima
que consagrará al perdido en los prados del olvido,
-sin haber podido decir nada-
donde nunca titilan estrellas porque no hay sino velas que murmullan preces
que nadie, salvo los ya ejecutados, inmolados, sacrificados, escuchan .


¡escucha, niño!
¡pega una patada a cualquier piedra y allí encontraras larvas retorciéndose,
con blanca y hedionda piel brillando bajo ennegrecidos rayos de luna!
¡larvas!
que son poetas,
¡escucha!
al calor de mil lunas de alabastro ansiando ser ovejas y
pergeñar palabras iracundas
que emocionen sin escandalizar al buen pastor que cuida alegre
su rebaño.

¡qué buen pastor!
pues toca la flauta que teje el manto iridiscente de la noche, allí donde sólo hay noche
y mil caminos para perderse
traficando con versos,
aquellos versos que sobre la piel se emponzoñan,
versos que son y fueron y serán alimento y
cebo de almas que anhelan con denuedo revolcarse,
y confundirse, entre ilustres difuntos
mientras beben vino, oscuro, sonriendo tras el velo
del humo de mil cigarrillos......
ronroneando que escriben, que son buenos
y lo merecen, el éxito
porque son admirables y estupendos poetas y escritores......



Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

inhalar y exhalar plácidamente el aire que respiro

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta