cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Tranquila Charla
Suspense |
30.05.17
  • 4
  • 3
  • 1224
Sinopsis

"-¿Cerraras tu libreta?, ¿o las dejaras ser libres por este mundo como algunas de las mías? -Estas merecen ser libres."

Hoy me encontraba en el trabajo, haciendo papeleos y asuntos típicos de oficina, es algo que no es mi real trabajo pero suele pagar mis gastos para luego recibir  la mayor parte de dinero de mis escritos y obras las cuales público.

En ese momento sonó mi Teléfono, al percatarme me di cuenta que era una alarma que había puesto para una fecha específica en el calendario  y que había olvidado, hoy tendría una reunión con mi mejor amigo algo para charlar, hacíamos esto cada mes pero con el pasar de los años se fue haciendo distante debido a nuestros trabajos el en su tienda de videojuegos y yo con mis labores de oficina y papeleos de aquella empresa de seguros.

Usualmente él fue uno de los que me dio aquel empujón por así decirlo para empezar a escribir, ya que a los dos nos gustaba el mismo género, el terror en su máxima expresión y cada cuanto nos reuníamos y compartíamos ideas antes, cuando éramos más jóvenes solíamos pasar hablando hasta altas horas de la madrugada compartiendo cualquier licor o inclusive una simple botella de Pepsi.

Llegue a mi casa al mediodía, hice mi almuerzo como todos los días y decidí enviarle un mensaje para saber si se acordaba, su respuesta fue inmediata, inclusive ya que era un viernes podríamos madrugar si así lo quería, la verdad me gustaba esa idea hace tiempo no madrugaba o festejaba o cualquier cosa que te mantuviera despierto para ver el sol salir de nuevo.

Así que decidimos reunirnos en nuestro sitio favorito.

Yo llevaba conmigo unas sillas ya que con el tiempo en nuestro sitio fueron retirando algunos bancos para sentarse que habían,  para hacer espacio para más construcciones inclusive estatuillas de cemento que eran colocadas por aquí y por allá, de día suele ser aburrido pero de noche aquella atmosfera se vuelve fascinante, se puede sentir el miedo en forma de monstruo u silueta tras de ti, y ni hablar de cuando las temperaturas bajan y aparece la hermosa niebla que adorna nuestra estadía.

Al caer la noche nos vimos en la entrada y como si fuéramos dos  adolescentes con algo de fuerza pese a nuestra edad y físico, saltamos aquella gran reja de hierro algo oxidada.

 

-¡Ahh!- exclame con algo de nostalgia, hace tiempo que no veníamos al viejo cementerio, ¿verdad?

-A mí me parece como si hubieran pasado mil años, pero bueno la noche no es infinita, manos a la obra

-Que te parecería hablar un poco de lo que hemos hecho últimamente así esperamos a que llegue la hora indicada

-Me parece magnifico

Entablamos una conversación esperando la hora perfecta, aquella que llega con un frio abrazador, y hace parpadear las luces de las farolas cercanas, Aquella en que puedes sentir como los muertos se levantan de sus tumbas a escuchar nuestras ideas, de como aquellos cadáveres viejos y no tan viejos se alzan y sirven de inspiración para nuestras obras literarias.

2:22Am

Aquel frio había llegado, la niebla danzaba de aquí a allá con una gracia espectral, los bichos de la noche resonaban en un momento de silencio y aquellos pocos árboles que habían dentro del cementerio se bamboleaban de un lado a otro con la majestuosa brisa es en ese momento en donde todo comienza.

De la tinta que ya habíamos trazado sobre aquellas libretas, emergen aquellas criaturas infernales, se materializan frente a nosotros, inclusive podrían llegar a dañarnos si así lo quisiéramos, pero nadie quiere el dolor propio, en ese momento la distancia entre nuestros asientos se alargan,  creando un largo trayecto entre su asiento y el mío, pero al hablar nos escuchamos como si estuviéramos cara a cara.

-¿Que te parecería una masa viscosa con extremidades deformes y una boca grande con una lengua larga la cual atrapara a sus presas invisible a los seres normales?

Mientras el describía a dicha Criatura esta salía de su libreta y lentamente se materializaba ante nuestros ojos como si estuviera frente a nosotros.

-Me encanta la idea, ¿Que te parecería un perro de 3 cabezas de dos metros, algo parecido al famoso Cerberus pero con la capacidad de transformarse en lo que atraiga fácilmente a su presa?

De mi libreta se materializaba aquel Perro del abismo, quien lentamente fue convirtiendo en una joven de hermoso rostro y largo vestido grisáceo con unos ojos negros profundos, mi amigo hace el ademan de tocarla pero lo detengo rápidamente.

-Quieto tigre, no le toques que muerde a los que no conoce-. Esta vuelve a su forma original de Can Infernal y se posa a mi lado, el cual acaricio parte de su pelaje

-Vale, me gustaría un Cuervo gigante infeccioso y con la capacidad de camuflarse con el entorno o volverse un humano con mascara de la peste negra

Frente a nosotros se materializaba aquel cuervo quien lentamente se transformaba en un hombre alto con sombrero de copa, una larga gabardina, la máscara icónica y unos guantes, toda su vestimenta de un color negro, a excepción de la máscara la cual optaba por tonos grisáceos.

-Simplemente Fascinante-. Aquel hombre volvió a su forma original de ave y se posó en el antebrazo del asiento de mi compañero.

-Me gustaría alguien inmortal- Acato.- Alguien como un asesino de aquellas Películas Ochenteras de Genero Slaughter, pero sin mascara de jockey ni garras ni hachas, con la cara de formada tal vez simplemente eso.

Un hombre alto  de un metro ochenta con un Cuchillo algo oxidado se alzaba tras de mí, su ropa rasgada y su cara mal deformada hacían la combinación perfecta de una abominación con el asesino clásico de los ochenta, en ese momento el sol estaba saliendo lentamente  nos levantamos de nuestros asientos, abrí mi libreta y dispersándose por el aire hacia ella volvieron mis creaciones, pero aún permanecían las de él.

-¿Cerraras tu libreta?, ¿o las dejaras ser libres por este mundo como algunas de las mías?

-Estas merecen ser libres.- Aquel Cuervo se posó en uno de los alambrados del Cementerio y la masa se volvió camuflo con el entorno esperando a una posible víctima.

-Hemos terminado,  ha sido una grata reunión

-Sí que sí, pero más divertido será esto cuando aparezca en los noticieros.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Una buena historia aunque con errores como el hecho de poner en mayúsculas algunos sustantivos: películas, cuchillo, cuervo...
    Gracias Martin, en realidad yo leo el relato sin regresarme, hay partes que las hice con la intención de que la persona lea la escena nuevamente por ejemplo el traslado de una atmósfera oscura a describirla como un cementerio.
    Interesante relato, especialmente la idea final. Cometes algunos errores en la redacción que obliga al lector (al menos a mi) a ir para atrás y leer de nuevo. De cualquier manera no es nada que no se corrija.
  • Fácil de Ignorar, de poca Importancia.

    Después de tanto tiempo nos volvemos a encontrar.

    Antes de Partir, mis pensamientos mas puros y sinceros~

    Le pido aquel que poder tiene sobre mí, Llenarme de una fuerza y resistencia sin igual, Espero cuando deje este plano terrenal, Llegar al país del “Nunca Jamás”.

    No tendré jamás la misma suerte~

    Estaba yo un día en la habitación tirado en la cama, la depresión me consumía, los ataques de ansiedad se incrementaban, la había pasado mal últimamente, los recuerdos de épocas mejores iban y venían, era esos días de mierda, donde lo único agradable es el sonido de las gotas chocar con mi ventana.

    Mujer con el poder de hacerme subir al cielo, Y entre tus piernas conocer un Mismísimo Infierno.

    Nada más entre y te vi enredada, entre las sabanas con otro, Pero como me importas poco, solo supe sonreír mientras veía tu rostro,

    Si Ríes, Reiré contigo, Si lloras, Llorare contigo, Si Sonríes, Sonriere contigo, aun así poco a poco pierdas la memoria, y cada día para ti ya no sea tu hijo… Sino un completo desconocido.

    He pasado Tantas sonrisas y te quiero falsos,tantos abrazos y besos plásticos, tantos encuentros sin sentimientos, tantos fracasos que terminan en "Lo siento".

  • 46
  • 4.56
  • 121

Lo escrito proviene de mi alma, yo soy su simple marioneta.. "No quiero Fama, Solo quiero tenerte una vez más en mi cama."

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta