cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Troya III #FS
Fantasía |
29.05.19
  • 4
  • 7
  • 622
Sinopsis

Al término de la balada, la temperatura es demasiado alta para proseguir a la vista de miradas indiscretas y les propongo desplazarnos a uno de los reservados del pub para terminar de celebrar nuestro encuentro. Gaby se relame y Seren le propina una palmada en la nalga obligandola a adelantarse y dirigirse hacia la primera cortina. Se cuelga de mi brazo y Seren equilibra el trío desde el lado opuesto.

La hechicera rubia aparta la tupida cortina que da a la pequeña estancia de paredes enmoquetadas. Descubro que alguien nos está esperando allí sentado.

- ¿Otra vez tú? - le pregunto a Jovato.

Nos observa socarrón, apoyado en el respaldo del sillón con los brazos en cruz, la negra camisa abierta, como esperando su turno desde hace rato. Se ha encargado del abastecimiento de alcohol y sobre la pequeña mesa rectangular descansan cuatro copas y una botella de cava bien frio aguardando en el interior de una cubitera con hielo.

Quedo mudo y paralizado ante su graciosa mueca pidiendo condescendencia tras un encogimiento de hombros.

- ¡Jovatito! - se ilusiona Seren acercándose para saludarle con besos.

Gaby ríe al ver a su loca compañera de juegos distensionada y la secunda.

Se acurrucan junto a él y elevo mi vista al techo, inicialmente disconforme.

- Te habíamos visto antes - le confiesa Gaby - y te has ido sin decir nada.

- ¿Lo ves? Me adoran - me dice sin reproches. Tengo que darle la razón y encima está sonando "Felices los cuatro".

Le susurra algo al oído a Seren, que seguidamente me mira picarona y sorprendida.

- ¿Really Miki? - se burla - Eres un poco malo.

Ya no puedo mandar ni en mis propias fantasías. ¡Esto es intolerable! Gaby retira parte de la camisa que cubre el pecho de Jovato y le pellizca suavemente la rosada aureola que queda al aire, provocandome y relamiéndose con cara de vicio. Ambos la observan con divertimento mientras continúo alli de pie como un idiota. Se advierte un ligero aumento de volumen bajo la cremallera de su fino pantalón.

- Cariño - se dirige a ella - ¿Quieres un novio feo para que nadie te lo quite?

Las risas de todos los presentes estallan en la penumbra del privado y el iceberg se acaba fundiendo con aquella simpática propuesta.

No me queda más remedio que ceder y admitir al no invitado, se lo ha ganado.

El grandullón las abraza con templada fuerza y les reparte sendos y sonoros besos. Menudo momento kodak.

- Siéntate hombre y cierra la puerta - me pide.

Corro la cortina y lleno las copas de espumoso líquido dorado.

- Ahora que ya estamos todos propongo un brindis Jovato - intervengo repartiendo la bebida.

- ¡Genial! - exclama Seren.

Carraspeo. Los tres se levantan del amplio sofá sin brazos.

- Por vosotras chicas - les guiño el ojo elevando la copa - y tambien por ti "peque" - le sonrío - Porque sin vosotros esta fantasía jamás habría sido posible.

Todos probamos el delicioso cava.

Luego, la explosiva rubia y la preciosa morena me asedian las mejillas con sus labios agradecidas por el cumplido.

- ¿Con cuantas mujeres te has girado hoy para mirarles el culo? - me musita Gaby al oído con malicia.

- Me habéis hecho descontarlas hace rato - respondo sin complejos.

- ¿Ya te has olvidado de contar? - me cuestiona Seren echando mano a mi entrepierna.

La miro con hambruna y ansío que responda ella misma sintiendo la llama del deseo acechar de nuevo mi piel.

- Pues cuenta con nosotras esta noche - sonríe.

Jovato se coloca tras la maciza rubia, se arrodillara y levanta el escaso vestido que cubre sus hipnóticos glúteos.

- Siempre he deseado hacerlo y nunca me atreví - le avisa. Gaby le deja actuar risueña. Y él hunde su cara entre sus gloriosas nalgas.

La noche promete ser testigo de nuestra lujuria y se tiñe de rojo troyano.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 158
  • 4.57
  • 109

Comparto lo que siempre quise ser, lo que soy, lo que nunca seré.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta