cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
un año sin líneas
Varios |
23.10.10
  • 4
  • 6
  • 2180
Sinopsis

el año en que me olvidé de escribir

Se me ha olvidado escribir.

Durante un año han sido pocas líneas y sólo por cumplir. Ahora ni siquiera he afilado los lápices. Las servilletas de los bares ya sólo sirven para ocultar las pruebas de una ingesta insana de café. Ya no arañan lágrimas ni garabatean los años.

No sé qué pasa. No puedo escribir, porque ya no me leo. Hace tiempo que cuando me pregunto cómo estoy contesto un bien automático que tiene un no sé qué de mediocre. Un bien de un color gris vulgar que no quiere acabar de existir, por si acaso. Ser feliz ha dejado de ser extraordinario, ahora simplemente es algo que parece profundamente razonable.

Me echo de menos. Mucho. Todo el tiempo. Siempre pensé que la nostalgia era una tristeza reconfortante y limpia. Pero ahora no. Ahora me extraño. Estoy notablemente enfadada conmigo pero no me encuentro más que con mi propia indiferencia.

Esto se ha convertido en discutir con alguien que te mira fijamente. Y no se inmuta.

Llevo un año mirándome a los ojos para tratar de entender qué es lo que no me quiero contar. Qué tristeza está guardada en el fondo del año más feliz de mi vida. El año en que todo cambió. El año en que la vida me ha devuelto todas las que me debía. Un año sin líneas.

Me inventé un hermetismo que mantenía a raya a toda esa trivialidad que permanentemente intentaba leer lo que escribía por encima del hombro. Y ahora me ha dejado al otro lado del muro a mí también. Me he vuelto una extraña que sólo me da largas…

…no sé si es porque no quiere contarme lo que sabe o porque todavía no tiene un plan B.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Joder Gatopardo, espero que estés bien. Yo tuve que empezar a hablar con un tio con bata blanca que me daba pastillas rosas. Ayer me encontré con Pandora, la que abrió la caja de todos mis tormentos, y la invité a sentarse en mis piernas, la balanceé y ella me dijo " que bien me encuentro aquí, sobre tus piernas", y luego muchos abrazos, o mejor dicho... la continuación de un largo abrazo a intervalos que comenzó hace meses. Abrazar a Pandora. Eso si es felicidad.
    tienes mucho q transmitirnos, a si q por favor escribe!!!
    Bueno, como diría maradona: mejor un año sin líneas que uno sin rayas :S jaja un abrazo, y como dicen los compis es un gustazo verte de nuevo por aquí. Nos vemos en la segunda perla que has colgado ;)
    Estás de vuelta y eso es lo que importa. Que no se te olvide un año más...
    Un año esperando leerte. Espero que el dia menos pensao te cruces contigo, y te confieses algo con la mirada. A mi me ha pasado lo mismo, exactamente lo mismo, pero con el dibujo, y creo que este hiperbreve era el guiño que me faltaba para volver a volver. Una abrazo.
    Nos parecemos tanto que por un momento me asusté y pensé que fui yo mismo quien escribió el texto, pero hace tanto tiempo que dejé de hablarme, así que sería difícil escribir un texto tan perfecto como el tuyo. Un abrazo, y las cinco para ti.
  • Reflexiones de avión escritas en las sobremesas

    Salem - la ciudad donde toda sla scasas eran distintas

    Úmpqua River: El río de los peces impescables

    Lo único coherente es ser una contradicción en uno mismo. Todos somos muchos a la vez. Ser constante es una falacia. El cambiante es más libre

    ... a la ciudad de los insomnes porque no querían dormir más. Inventario de colores en la ciudad gris.

    Fascinante animal el vencejo... invito a todos a que lean la naturaleza de estos animales que si bien parecen personajes de cuento por su naturaleza extraordinaria... son totalmente ciertos... y no difieren, al fin y al cabo, de algunas personas.

    Cuentos para días grises, que se puro mediocres ni siquiera son grises sino medio grises.

    Trucos fáciles para cuando uno se queda sin punta, instrucciones para entender al Tiempo y música de fondo

    Bienvenida a casa

  • 42
  • 4.56
  • 97

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta