cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
UN ANUNCIO INESPERADO....
Reales |
16.11.21
  • 5
  • 9
  • 455
Sinopsis

Las creencias de un grupo social tienen su asidero y conformidad, en la forma de idealizar una proposición, o conjunto de ideas, como potencialmente ciertas, adaptándose en su cultura e identificándose con los pares que comparten creencias similares. La creencia sobre la que se narra en la presente historia, es parte de la cultura y folklor de algunos pueblos de la América del Sur. Ahora bien, hubo un suceso real, que coincidió con la creencia del colectivo …Entonces, surge una interrogante: si existen sucesos reales, que coinciden, con las creencias de una región…¿ cuál es la relación entre la creencia y el hecho verdadero ?

 Agosto, 1979

Eran seis hermanas, creadas dentro de una formación cristiana religiosa, de estrictos cánones de comportamiento y rigidez en normas educativas. Los que las trataron, dejaron testimonios, de que, sobrepasaban, con el proceder las enseñanzas de urbanidad del Manual de Carreño, en cuanto al desenvolvimiento familiar y social se refiere. Las edades oscilaban entre los veinticuatro años, la mayor y  catorce,  la menor,  con dos años de diferencias, periodo, cuya programación había sido  determinada por los  propios progenitores, quienes deseando tener otro hijo varón, como el primogénito y  en esa espera,  poblaron con seis niñas su amado hogar…Jóvenes complacidas, sobre todo por su padre, quien demostraba, no solo el afecto paternal, sino que mantenía su fervor en  satisfacer los gustos de sus seis  hijas, ya sean por  simples caprichos o por  alguna necesidad.

Se acercaban las vacaciones de agosto, días que aprovechaban para el disfrute y el descanso en un lugar costero, donde el padre les había construido una casa de veraneo, ubicada al frente de una bahía. Él, mientras tanto, cumpliendo obligaciones laborales, tenía que regresar al Puerto, donde allí, lo esperaba un barco petrolero, cuya responsabilidad de su conducción dependía solo de él. Debía partir a otro litoral, posiblemente el de Asía, calculando su regreso, de cuatro a  ocho meses, dependiendo de los trámites del desembarque.  Dejar a su esposa y a sus hijas, lo entristecía, pero, ellas no quedaban solas, tenía hermanas, quienes quedaban atentas, ante cualquier requerimiento de su núcleo familiar.

En esos días de asueto,  las seis hermanas y los lugareños, se acostumbraban a bañarse en las hermosas y cristalinas playas, comer de la gastronomía local y reunirse con las demás chicas, amigas de la costa.

El hecho aquí narrado, aconteció, en una noche, donde las jóvenes en posición de rueda y frente a una gran fogata, se encontraban sentadas cómodamente, sobre la arena playera. Hoguera que ellas mismas realizaban, escogiendo las ramas y conchas secas, que caían de lo alto de las palmeras de los cocoteros. De esa forma, estaban todas dispuestas, a contar chistes, historias, en “ponerse al día” con los sucesos propios y ajenos. Por lo que se hacía una tertulia amena, que, entre exclamaciones de alegres voces, risas y en oportunidades, cantos, divertían el nocturnal pueblerino. No faltaba la compañía de la lumbre de luna llena y el alboroto de las luciérnagas, que con su fulgor hacían resplandecer los anocheceres.

En esas veladas, siempre se unía, en un rol de vigilancia, alguna de las tías paternas. Esta vez, le tocó el turno, a Carmen Alicia, una, que, aunque era las más moza de las nueve hermanas del padre, tenía la capacidad de observancia , con el rápido movimiento en el cuidado de las sobrinas. Su mirada aguda y fulminante, espantaba al más fiel y persistente pretendiente.

La concurrencia transcurría felizmente, pero tenía fijado un término, regla impuesta por los padres y estaba por culminar…. Eran aproximadamente, las 1:30, de la media noche, cuando escucharon un ruido, cuyo sonido provenía del techo de la vivienda…La tía, conocedora de todas las especies nocturnas, dedujo que se trataba de un ave, y que, después, de escuchar su trinar, era para ella,  por demás, consabido…

El ave cantaba sonoramente, haciéndose ver, entre los reflejos giratorios   del alto faro, que se divisaba a lo lejos, con su pico afilado y patas de zanco….

¡Dios mío¡¡! ¡Dios de las Alturas! Alguna de ustedes está embarazada.”  Exclamó Carmen Alicia, perpleja, absorta.

¿Quién de ustedes es la causante de la   noticia? Preguntó ávidamente.

¡Huy ¡¡ yo no ¡. Gritaron algunas.

“¡Nosotras tampoco”¡ Afirmaron otras.

“¡Tía te has vuelto loca ¡…creyendo en esas tonterías ”. Se expresó la mayor de sus  sobrinas.

Las pocas muchacas, que aún quedaban sentadas, se levantaron como resortes, paralizadas y perplejas, por lo que manifestaba e interpretaba la tía.

¡Cómo que loca ¡El alcaraván anuncia cigüeña y mírenlo, como se mueve, presumiendo de su presagio”! Impulsivamente y con tono de autoridad, respondió la tía.

Fue en ese momento, cuando el pájaro alzó vuelo, para posarse en la orilla del lago, en busca de alimentos.

“Tía ese pájaro viene a alimentarse de los caracoles y moluscos que están en la costa…Míralo como es hábil con el pico…”. Refirió alguien del grupo.

“Pues, no busquen justificación, ni se preocupen…Quédenseme tranquilas…Estar embarazada no es una condición que podamos esconder…Esperemos entonces, dos o tres meses y sabremos quien es la primera y nueva mamá del grupo”. Sentenció Carmen Alicia.

¡Vamos ¡se acabó esto. Hasta mañana, cada una a su casa”. Del interior de la estancia, se oyeron los pasos y la voz de Ana María, la madre de las seis hermanas, a quien el canto del ave, la hizo interrumpir sus horas de rezos.

¿Hermana escuchaste al alcaraván?  Interrogó la tía.

“Sí…estuvo minutos parado en el tejado…La que es, está cerca o vive entre nosotras. ¡Dios Eterno¡¡que no sea una de mis hijas!  Imploró, mirando al cielo.

Las chicas se despidieron, entre abrazos y besos, consternadas aún, por la llegada del  plumífero y la creencia de  Carmen Alicia, quien afirmaba que  traía augurios.

“Hermana todas están aturdidas, pero una sola, estará asustadísima…El alcaraván, no se detiene si no viene con noticias”. Proseguía comentando la tía.

“Bueno ya saben lo que avisa el canto del alcaraván. En caso, de que sea por una de ustedes, me lo van diciendo, peor, es que me entere tardíamente o por voces ajenas. Ya les he enseñado, que, en esta familia, cada una asume la responsabilidad de sus actos,” Intervino Ana María, dirigiéndose a sus hijas mayores.

“Mamá, estás desvariando… Ninguna actualmente, tenemos novio. La que tuvo fue Elena, y hace meses terminó con Esteban…y Pedro Luis, solo es mi enamorado y aún, papá no ha ofrecido su consentimiento…Así que, por esa razón, ni nos vemos…De las menores, ni hablar”.

La madre, aunque las palabras de su hija mayor, se percibían sinceras, quedó pensativa…Había en su interior un presentimiento, inusitado…Recordó, un hecho, que quedó grabado en su memoria, así como la advertencia mediante una fragancia , que no se  había podido desvanecer.

Había acudido a la iglesia, a ayudar a las demás mujeres, para preparar la romería de la noche de San Juan, era día domingo, 24 de junio ,  allí esperaría a las cuatro de sus hijas mayores, a la hora pautada, a las 15: 30 , las menores quedaron al cuidado de las tías paternas. Solo llegaron tres, faltó la de dieciocho años.

¿Dónde quedó Gabriela? Peguntó la madre.

Dijo que pronto llegará. Se fue a bailar tambores” ….

Ese hecho, difícilmente, se le borraría de la mente a Ana María. Conocía a sus hijas y sabía, con certeza, que ese día, Gabriela, pudo haber vivido algo trascendental…Con un impulso que sacudía, cuerpo y espíritu, se le acercó a la hija.

¡Si eres tú, confiesa! El cabello suelto de Gabriela revoleteaba en su rostro y un cuerpo con voz temblorosa, empezó a balbucear palabras.

“Fue la  noche de San Juan, por la media tarde me encontré con mi enamorado. me llevó al interior de “La barloventeña” la barca de “Las Pirela”, la que tienen atracada detrás del arrecife de la bajamar. Aprovechamos el son de los cueros de los tambores, y el bullicio de la gente entretenida, con el canto y la danza… Y cuando el viento apagó las velas, nos salimos de la aglomeración y nos fuimos a la barca. Cuando dejamos de escuchar el último tambor y el estallido de los fuegos artificiales… salimos corriendo. Él se dirigió de lado izquierdo y yo, por el  orillar derecho, busqué el camino de  la iglesia… Al llegar, me escondí entre el tumulto de gente, que ya empezaban a llegar para el velorio del santo…Allí estabas tú mamá, te vi preocupada y angustiada por mi ausencia.”

Ana María, evocó el interrogatorio que le hizo a Gabriela, aquella noche …

¿Hija, dónde andabas? Te estábamos buscando…

Anduve con los tamboreros, bailando en cada parada”

Pero, la madre, miró a la hija y sabía que le mentía…Supo desde el principio, que el sudor y el  aroma, que emanaba del cuerpo de su hija, no era el de la atmósfera de la fiesta…Ese olor ella lo conocía: era el de  los fluidos de los cuerpos al compás, no del baile, sino de la entrega, de  pasión…

La madre, aún percibía, la fragancia que brotaba de la humanidad de su hija, en la noche de San Juan…

¿Quién es el padre? Esperaba la sincera respuesta, mirándola fijamente a los ojos. Una mirada firma, segura, que revelaba el presentimiento de la madre.

La hija impávida, sabía que no tenía escapatoria y que negar la situación era peor, con templanza, respondió:

“Es Diego Luis…el médico”.

“Mamá… ¿Cuándo se lo dirás a papá?

Yo no se lo diré …A usted le corresponde anunciar la novedad. Aquí el que rompe reglas, asume la responsabilidad. Ya es mayor de edad”.

El alcaraván continuaba cantando en el arenal húmedo ,  emitiendo su gorgoriteo  agudo,  como avisando de su presencia  a los demás pobladores del sector.

El padre regresó en víspera de la boda de su hija y del nacimiento del nieto, bautizado como Juan, en honor al día del santo y fecha de su concepción.

             

Ana Sabrina Pirela

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Saludos Francesc, un placer volverte a ver ...Gracias por el comentario. Respondí tú último mensaje. Feliz día!
    Una vez que el habitual técnico se ha recuperado me ha hecho otro panel, como si tuviese otro nuevo ordenador y todo ha tenido que empezar otra vez. Intemtaré entrar en la página de correspondencia que de momento no puedo. El Skype va bien, y te he dejado un mensaje. Ahora volveré a escribir.
    ¡Que interesante! La tía de las hermanas vive en consonancia con el entorno, porque en la Naturaleza todo está interconectado, y cada elemento de la misma genera infrmación sensible a la mujer. ¡Ay el papá! ¿No se enfadó por lo de la hija? Leda. Perdona que te responda tarde, pero es que he sufrido una avería muy grande con el ordenador que hasta ahora no lo he podido solucinar. Un día al encender el aparato el panel en el que estaban los iconos desapareció. Llevé el aparato al técnico pero éste estaba enfermo; lo llevé a otro técnico que no me solucionó nada
    Gracias Horacio...Valioso es su interesante aporte y agradable su visita. Una abrazo afectuoso y feliz día!!
    es necesario creer para saber, aunque muchas veces la creencia no se alinea con la verdad. Pero no siempre la verdad está en el conocimiento. Saber sin creer es infructuoso. Los humanos necesitamos de las dos premisas. Como somos ignorantes en lo esencial, cabe la idea de que casi todo sea posible. Por ejemplo si en el año 1900 por caso, alguien pensaba que el llegaría a la luna le hubieran podido decir que tenia una creencia estúpida, cuestión que fue zanjada solo 69 años después. Sin embargo una superstición justificada en el miedo, o la discriminación puede ser peligrosa, sino pensemos en todas las mujeres condenadas a la hoguera, acusadas de brujería . Lindo relato, Saludos Ana
    Si, Serendipity, estás en lo cierto, existen creencias muy arraigadas por la cultura ancestral , que en oportunidades coinciden con los hechos reales. Recibe el saludo afectuoso de siempre. Feliz fin de semana.
    Yo no sé si hay relación entre el hecho y la creencia, al menos demostrada, pero ciertas ¿historias?¿supersticiones? que vienen de ancestros se han demostrado válidas. En todo caso, tu historia, tan bien narrada, me ha enganchado desde la primera línea. Feliz jueves, Ana Sabrina!
    Estimado amigo Eleachege, de admirada y entrañable pluma, gracias por su valioso aporte , tan oportuno y sabio. Recibe un caluroso abrazo fraterno y solidario.
    Consagrado como derecho humano, los cultos y creencias han sido y son un obstáculo para la razón y la ciencia. Pero sus aciertos menos densos que desaciertos, tienen aceptación cuando provienen de un sentimiento, de un pálpito. Esta vez, el alcaraván y Carmen Alicia acertaron. Buen relato. Un cálido abrazo, Ana..
  • Un sentimiento escrito en las páginas de un diario personal...

    ¡Feliz y venturoso año 2022¡ son mis deseos para el equipo de administradores de tusrelatos.com , colaboradores y demás personas que ofrecen vida a este medio de difusión del arte escritural. Igualmente, mis sinceros saludos de buenos augurios para los (as) escritores , quienes nos regalan cada día su producción en el mundo fascinante de las letras. Extensiva salutación a los apreciados lectores.

    A pocos días de la noche buena...presento este cuento con la ilusión y la magia que acostumbramos sentir en esta época decembrina. Para todos, escritores, colaboradores y al personal de administradores de Tusrelatos.com mis sinceros deseos de feliz navidad y que el próximo año venga colmado de éxitos y logros. ¡Salud, prosperidad y amor!!

    Notas para el Dr. Ramón Graff...

    Hoy, 11 de diciembre Día Nacional del Tango en la Argentina, decretado en el año 1977, en honor a los máximos exponentes de ese género musical: Carlos Gardel, interprete mundialmente conocido y a Julio De Caro, músico, obedeciendo a las coincidencias del día sobre sus nacimientos. Sobre el lugar y la fecha de "El Zorzal", no existe unanimidad, una teoría refiere en Uruguay entre 1883 y 1887, otra en Francia en 1890. Lo cierto es, que se nacionalizó argentino en 1923. Esta historia está dedicada a todos los amantes del tango como un homenaje, muy particular, al máximo y famoso canta-autor.

    La piel, " barrera" de sensaciones....

    Una historia que narra un suceso ocurrido hace un año, en agosto del 2020, en plena pandemia.

    Las creencias de un grupo social tienen su asidero y conformidad, en la forma de idealizar una proposición, o conjunto de ideas, como potencialmente ciertas, adaptándose en su cultura e identificándose con los pares que comparten creencias similares. La creencia sobre la que se narra en la presente historia, es parte de la cultura y folklor de algunos pueblos de la América del Sur. Ahora bien, hubo un suceso real, que coincidió con la creencia del colectivo …Entonces, surge una interrogante: si existen sucesos reales, que coinciden, con las creencias de una región…¿ cuál es la relación entre la creencia y el hecho verdadero ?

    Existen situaciones forzadas...Llegan e inexorablemente debes enfrentar para no sucumbir. Saludos!!

    Recordando la hora fatal, hoy Día de los Difuntos"....

  • 139
  • 4.73
  • 4

Soy una aficionada a todo género del arte y me apasiona la escritura, la desarrollo como parte de mi actividad diaria. El cuento, el relato y la poesía libre me fascinan, como una manera de expresión, que la combino con mis actividades profesionales como abogada.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta