cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Un artista necesita admiradores.
Varios |
01.05.18
  • 4
  • 8
  • 1243
Sinopsis

Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

¡Un poco más con el cepilla y así está perfecto!, lo mira alejándose un poco y ve como forma un ángulo recto sin necesidad de maquina alguna.

Después decide poner 6 escalones en vez de 5 para que así sea más cómoda la subida, empieza a serrar, cortar, clavar y lijar sin ninguna prisa, pues el tiempo no es problema alguno para él.

Pasa la mano por los largueros y comprueba que el trabajo ha quedado sencillamente perfecto, ni una sola astilla, ni un resalte apreciable, ¡muy buen trabajo!, de dice viendo la faena terminada.

Al día siguiente más concretamente al medio día todos los vecinos se encuentran en la plaza del pueblo, entran en la plaza del pueblo.

Se oye un crujido seco y todos contemplan el cuerpo del carpintero balanceándose en la soga de la horca.

Por fin habían ajusticiado a aquel asesino en serie; lo malo es que habían perdido a un gran carpintero, que había decidido como penitencia construir su propio patíbulo.

Algunos recuerdan la excusa que puso cuando se celebró el juicio: yo soy un artista señores, y mi obra consiste en construir los mejores ataúdes de la región, y debido a la escasa mortalidad de por aquí necesitaba clientes que acrecentaran mi obra, no tiene sentido crear bellos ataúdes que acaban acumulando polvo en mi almacén sin nadie que los contemple, y que mejor lugar que en la iglesia donde todos acuden a los funerales.

Un verdadero lunático si señor, pero contemplando aquella horca también tenían que reconocer que acababan de perder un gran carpintero, y que costaría encontrar alguien que fuese la mitad de bueno que él.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1120
  • 4.58
  • 11

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta