cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Un chaval popular
Varios |
27.01.13
  • 4
  • 4
  • 1124
Sinopsis

Regresa a los años de instituto ¿con quién te identificas?

 

Le observaba a diario desde aquella esquina del patio de la que había hecho su rincón. Siempre rodeado de amigos, chicos y chicas, una corte de aduladores que revoloteaban en torno a él.

Suspiraba, pellizcaba una pequeña porción de bocadillo que llevaba a los labios con desgana, para suspirar nuevamente después de masticarlo. Y así día tras día desde que poco después de empezado el curso, sus ojos se encontraron con los de él; y su forma de actuar no había pasado desapercibido a las muchachas de clase que a su espalda, susurraban y daban codazos a modo de burla. Pero a ella no le importaba, era una de los tantos que había caído rendida al encanto que destilaba. Alto, moreno, ojos claros, sonrisa franca y ese cuerpo de patricio noble que tan hábilmente mostraban las películas de romanos.

Sucedía en ocasiones, que entre tanto suspirar, la mochila repleta de libros escapaba de su hombro provocando en su caída un ruido sordo que la devolvía a la realidad. Bendita realidad. A punto estuvo de pellizcarse para asegurarse de que no estaba dormida. Frente a ella, tendiéndole la maltrecha mochila, se encontraba el objeto de sus deseos.

― Eres la empollona de tercero ¿verdad?

Por casi se ahoga, el trozo de bocadillo que en ese momento se alojaba en su boca no quería pasar, vuelta y vuelta, tragándolo entero para poder asentir sin los carrillos hinchados a su pregunta.

― Tenía ganas de conocerte.― continuó él interpretando su silencio como una invitación― Siempre he deseado ser un empollón, de hecho lo soy― sonrió, más ella no le imitó― mis notas no bajan de nueve. Como sabrás para tener esa media hay que dedicar muchas horas al estudio

“O sentarte junto al más inteligente de tu clase y ser un águila copiando” pensó ella; más prefirió guardas sus pensamientos.

― Decididamente me hubiera gustado ser un empollón― suspiró resignado al ver que no era capaz de romper la timidez que envolvía el silencio de ella.

“Para que te llamen empollón debes usar gafas, tener dientes de conejo, ser flacucho y que tu cara se encuentre llena de granos” pensó ella que afortunadamente y aún siendo una empollona, carecía de la última cualidad.

― Un placer conocerte empollona de tercero― se despidió tendiéndole la mochila, viéndose incapaz de sacarla una palabra ― me encantará recoger de nuevo tus libros en otro momento.

Ya se alejaba cuando la voz de ella le obligó a detenerse.

― Y a mí me encantará que lo hagas, tío bueno de bachillerato.

Enrojeció ella ante el atrevimiento. Enrojeció él al escuchar aquel piropo de sus labios.

Él, realmente deseaba ser un empollón. Que los demás vieran más allá del físico que lucía; le hubiera gustado disfrutar en soledad de aquella media hora de recreo, en lugar de asentir con una sonrisa a las frivolidades que escuchaba de aquellos que consideraba sus amigos.

Por el contrario ella hubiera preferido ser alta y rubia, de pecho generoso y culo prieto, sólo para poder participar de aquellas banales conversaciones en las que siempre había risas.

“La había llamado empollona de tercero” pensó cuando le vio irse.

“Me ha llamado tío bueno de bachillerato” pensó mientras se iba.

Cuando se hallaban a cierta distancia ambos rompieron a reír y sus carcajadas sonaron tan fuerte que ni el implacable timbre que anunciaba el regreso a las aulas, consiguió hacerlas enmudecer. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • No está mal el relato; sin embargo después de haber leído el de " la fuente "pienso que tú eres capaz de hacerlo mucho mejor. Espero que tu próximo relato haga honor al talento que en aquél demostraste. Respecto a mi relato: nó, no hay más sorpresas; el relato termina ahí.
    Escribe tus comentarios...Mi instituto fue muy diferente a este que nos dibujas, pero también había sus enamoramientos, por supuesto. en cualquier caso la manera de contarlo es fresca y se desliza una sonrisa al leerlo.
    Lindo tu relato, parece extraído de las innumerables series de Disney Channel pero bueno, lo has escrito bien y te lo reconozco. Ese tipo de palabras como "empollón" no se usan mucho en Latinoamérica, de hecho creo que en algunos lugares sería tomada como un insulto. Yo la editaría para buscar una más universal y menos regionalista, pero eso no demerita tu escrito.
  • Parafraseando a la poeta Ana Ares cambio el término poesía por el de relato y me sumo a sus palabras <<Uno no busca hacer poesía social pero es una realidad que está ahí, que nos rodea>>

    Un instante.

    Una historia al abrigo de esa noche. Escrita con algunos de los protagonistas de mi novela en la que nada tiene que ver su trama.

    Más que relato yo diría que se trata de un cuento. Aunque la línea que separa una narración de otra es demasiado delgada cómo para asegurarlo.

    Microrrelato

    Microrrelato

    ... Y hubo más.

    El ángel a la derecha. El demonio a la izquierda.

    Siempre me he preguntado si las personas son conscientes del daño que pueden llegar a hacer con sus comentarios...

    Si no puedes con el enemigo, retrasa la batalla.

  • 25
  • 4.55
  • 250

Me llamo Loly y soy una apasionada de la literatura.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta