cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
UN ERROR CÓSMICO 2
Ciencia Ficción |
09.11.20
  • 5
  • 3
  • 301
Sinopsis

"- Me llamo Manuel Garrido. Y aunque ahora vivo en Barcelona, yo soy hijo de un pueblo llamado Gerena que se encuentra a treinta kilómetros al noreste de Sevilla. Y recuerdo que en el año 1973 me hallaba yo en un cortijo que es  una llanura repleta de cultivo junto a otros tantos trabajadores llamado EL ESPARRAGAL, cuando inesperadamente, ya de madrugada vimos de lejos un foco de luz blanca que bajaba por la lona. Y nos pareció que era demasiada luz para que fueran los focos de un coche, y también el foco de luz se nos fue acercando cada vez más , y se hizo tan baja que pudimos distinguir con toda claridad que estábamos ante un enorme objeto redondo volador parecido a un plato al revés, el cual a medida que iba descendiedo, poco le faltó para que estuviese a punto de aplastar a algunos de los trabajadores del cortijo. Poco después dicho objeto se alejó de aquella zona produciendo un gran ruido envolviéndonos a todos en una especie de niebla blanca que cubría un cielo lleno de estrellas. Y si creen que miento ¡que me quede ciego ahora mismo!"

- Claro que nosotros te creemos, amigo Manuel - le dijo entusiasta José Luis González a través del micro desde su casa-. Pero ya sabes que a los políticos no les interesa divulgar  este fenómeno porque temen que este sistema que se sustenta sobre mentiras y que a ellos les va muy bien se desmorone, y que se tenga que empezar una nueva andadura en la vida. Pero yo tengo la esperanza que un día la verdad cósmica saldrá a la luz y todo cambiará. 

En aquellos días José Luis ganó un poco de popularidad en aquel colectivo, y se sentía importante al tener que explicar una y otra vez en aquel medio de comunicación el encuentro en la tercera fase que había tenido en  Torredembara con aquel supuesto extraterestre, al cual si él se sentía con ánimos lo envolvía con un énfasis de misterio y de suspese.

No obstante una tarde cualquiera, cuando José Luis terminó su jornada laboral se adentró en un bar en el que sonaba una melodía musical para tomar una copa y casualmente contactó con una mujer morea, de cabello corto, y con una mirada tan fría como penetrante llamada Bea.

Enseguida José Luis pensó que había hecho una conqusta femenina y ambos se refugiaron en un reservado. Cuando estuvieron a solas Bea con su distante mirada le espetó:

- ¿Por qué no has hecho caso de las recomendaciones que te dio aquel militar?

- ¿Cómo sabes quien soy yo? - se sobresalto él-. ¿Acaso me has oído en el programa de la Radio?

- Tú hubieses podido ser un colaborador de nuestra Causa, y en cambio por tu afán de notoriedad no eres más que un pobre visionario del tema ufológico sin ninguna credibilidad.

- Explícate. ¿Qué quieres decir? - demandó el oficinista con cierto temor porque de pronto intuía que un incipiente peligro se cernía sobre él.

- Nosotros vamos a reconstruir la unificación universal, porque todos estamos gobernados por las mismas leyes del cosmos - dijo Bea-. Sí, cuando se formó la Tierra y otros planetas, aquí llovieron unos meteoritos que contenían unos microorganismos, los cuales mediante el dióxano de carbono en combinación con los rayos infrarrojos del sol dieron lugar a las proteinas que son el fundamento de la vida. Hasta que a través del tiempo y de muchas mutaciones biológicas llegó el reino animal del que surgió la especie humana. Pero hace miles de años que ésta creó una avanzada civilizción tecnológica, pero con la mala fortuna de que a pesar de sus logros científicos de aquel tiempo, la vertiente emocional de esta humanidad no había evolucionado lo suficiente, por lo que alimentó tal engreimiento que dio al traste con su floreciente cultura. Mas asimismo esta caída coincidió con una devastadora catrástofe volcánica con efectos radioactivos que terminó de arrasar a una gran parte de aquella humanidad, tras  la cual solo se salvaron algunas ínfimas criaturas que supieron evolucionar y decidieron daros a los seres humanos una nueva oportuidad. Pues ya se sabe que los últimos pueden llegar a ser los primeros - Bea hizo una pausa y continuó con su discurso-. Ahora que este planeta vuelve a estar en peligro, y es como una manzana podrida que puede contagiar a otras manzanas sanas de otras galaxias, quien no se adapte al nuevo Orden que nosotros hemos impulsado será eliminado sin piedad.

José Luis escuchó a aquella extraña mujer un tanto escéptico. Le daba la sensación de que ella le tomaba el pelo.

- No me mires como si estuviese loca - le dijo ella de pronto-. Yo soy una embajadora de otro planeta.

- Venga ya nena. Dejémonos de historias y vayamos a mi apartamento  a tomar una copa. Aunque reconozco que tienes una gran imaginación - le sugirió el oficinista.

- ¿Cómo? ¿No me crees? - dijo Bea con un rictus en los labios.

- Mujer...

Seguidamente Bea se levantó del asiento, se situó ante aquel desconcertado hombre, se desenfundó un guante de su rígida mano derecha y depositó su pata negra y peluda de hormiga gigante la cual se había metamorfeado en una mujer para pasar desapercibida entre los humanos.

Ante aquel insólito descubrimiento José Luis salió corriendo lleno de asco de aquel estableimiento, pero la revolución del hombre-masa despersonalizado ya se estaba imponiendo en la sociedad.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 131
  • 4.44
  • 429

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta