cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Un grito en la noche
Terror |
29.02.20
  • 4
  • 5
  • 344
Sinopsis

No abras los ojos....

No debo dormirme. No. El acecha. El vendrá como todas las noches. Noches interminables de terror.

       Sus pasos. Sus pasos en la oscuridad. Una oscuridad de ultratumba que ahoga todos los demás sonidos de la noche.

       No estoy loco. No. Mi psiquiatra se equivoca. El loco es él si se cree que me voy a tomar sus pastillas.

       Mis compañeros de trabajo. Mi familia. Mis amigos. Todos. Todos piensan que estoy loco, que tengo que conseguir conciliar el sueño, que debo dormir. Locos. Si me duermo él se encargará de que no vuelva a despertar.

       Todas las noches la misma paralizante agonía. Cada noche desde mi cama puedo oír como sus pasos se acercan cada vez más a través de la impenetrable negrura de mi casa. Cada vez más cerca. Más cerca. Aterradoramente más y más cerca de mi dormitorio.

      Esta noche casi puedo oír su respiración, mientras yo no me atrevo sino a permanecer quieto, muy quieto. En silencio. Como si ya estuviera muerto.

       Lleno de pavor, puedo oír ahora como él hace girar el pomo de la puerta y esta se abre casi en silencio, lentamente. Cierro los ojos con fuerza. No me atrevo a abrirlos.

       Oigo sus pasos en la habitación. Se dirige despacio, muy despacio, hacia mi cama. No me atrevo ni a respirar siquiera. Siento su fétido y helado aliento en mi rostro. Voy a gritar. No puedo evitarlo. Pero sobre todo mi alma suplica a mis ojos que por favor no se abran. No. Pero la carne es débil. Y los abro.

 

       La vecina de la casa contigua a la del difunto solloza mientras termina su declaración a los agentes de policía. Las luces de los coches patrulla y las de la ambulancia se mezclan en una cacofonía luminosa que desgarra la oscuridad nocturna. El cadáver, cubierto misericordiosamente por una sábana, se enfría en silencio mientras la pobre mujer afirma entre lágrimas:

       - Nunca podré olvidar ese horrible grito, ese escalofriante alarido. Jamás.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 11
  • 4.45
  • 370

Vivimos en un mundo absurdo y cruel, pero no pierdo la esperanza

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta