cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Un mal paso - Parte 1
Reflexiones |
28.03.18
  • 0
  • 0
  • 494
Sinopsis

Raúl recuenta sobre su vida, que como adolescente le ha propinado los mejores golpes.

El pavimento sonaba bajo mis tennis. Las calles no suelen ser las mismas desde que mi madre falleció hace unos meses. Mi padre ha llevado mi educación y mi conducta desde entonces.
Recién en marzo he cumplido 15 años. A esta edad muchos jóvenes ya han probado alcohol o se han drogado por primera vez. Ni que decir del sexo. Mi madre ha tratado de aconsejarme de no caer en malas decisiones ni precipitarme.

¿Crees realmente que seguí esos consejos?

No. Y aquello fue un error ese día de agosto.

Mi padre preparaba el desayuno mientras yo me preparaba para la escuela. Ayer el profesor dejó una tarea sobre Cálculo. Le pedí a Edgar que me ayudará con los problemas y yo le presentaría a una de mis amigas. Evidentemente, no tenía ninguna amiga. O al menos con la descripción que me pedía. Gael, el tipo que solía molestarme en clases ha esparcido el rumor de que tuve relaciones con Tania en los casilleros de Educación Física.
Era un chantaje. Quería 500 pesos (y de paso, una golpiza adicional) para que se retractara de tal aberración.
Otro de mis amigos, Javier, recibió una reprimenda de sus padres al ser pillado vendiendo revistas de Playboy en los baños de los hombres. "Menudo regaño", pensé mientras lo recordaba.

Me imaginaba el castigo que recibirían quienes lo habían comprado.

- Raúl, el desayuno está listo. - escuché a mi padre avisarme.
-Voy en cinco minutos, papá.

Revisé si tenía todo en mi mochila: libros (los que me pedían), mi Mp3 y mi guitarra. Te preguntarás: ¿para qué llevaría mi guitarra a la escuela?
Para empezar, me gusta el rock. Pero a veces no es necesario que te guste el rock para que toques guitarra. Podrías también ser fanático de los coros de la Iglesia y no habría problema. Eso sí; jamás lo mezcles con regueton. No llega a funcionar...

Mi cuarto tenía una decoración muy "especial": tenía pósters de mis bandas preferidas y una que otra de mis caricaturas favoritas. Tenía un estante con algunos libros y unos pocos juguetes que me regaló mamá antes de morir. De solo pensar en ella el mundo deja de existir para mí. No creas que solo una chica de la escuela te dejará desconectarte del mundo.

A veces mi cuarto era un tiradero. Mucho peor si llegaba Javier. Solíamos jugar videojuegos y a veces (cuando mi padre no estaba) me enseñaba a tomar alcohol y a fumar. Eso sí, creo estar a favor de no mezclar el alcohol y la droga al mismo tiempo. Te das unos mal viajes épicos.

Bajé a la cocina y mi padre se encontraba ya desayunando. Leía el periódico mientras tomaba su café matutino.

-Hijo, hoy tendrás que tomar el autobús. Mi jefe me ha pedido llegar más temprano de lo normal. Te dejaré dinero para tu transporte y tu lunch - mi padre tomaba su saco y se despedía de mí.
-¿Padre? - le llamé.
-¿Qué ocurre, hijo?
- Javier me invitó a una fiesta esta tarde. Después de clases. Me preguntaba si...
-Mira, hijo. Cuando termines tus actividades del hogar y tu tarea podrás ir. Pero te quiero en casa antes de las diez, ¿entendido?
-Sí, papá. Gracias.

Mi padre se despidió y se fue. Termine de desayunar y me preparé para irme. Llegué con tiempo a la parada de autobús. Me topé con Javier:

-¡Qué onda! ¿Qué te dijo tu papá? - me preguntó sin rodeos.
- Me ha dicho que sí.
- ¡Genial! Mis padres regresarán hasta mañana. Es el mejor día para un mega reventón.
- Espero que así sea.

El autobús llegaba a la parada. Subí con Javier y comenzamos a platicar sobre el partido de fútbol que pasó ayer. Realmente solo lo escuchaba. Miraba las casas de las calles que pasábamos. Me recordaba las veces que mi madre me llevaba al centro comercial para comprarme un CD o un videojuego. Sin darme cuenta, una lágrima comenzó a emanar de mis párpados y bajó hasta caer sobre mi mano. Dónde quiera que esté, deseaba que le llegará aquél amor que nunca le llegué a mostrar.

El autobús arribó a la escuela. El director había hecho algunos cambios después de todo. El campus albergaba a unos dos mil estudiantes aproximadamente. Teníamos una cancha de fútbol soccer y otro para el americano. Dos más para baloncesto y dentro del emplazamiento estaba una de baloncesto. Y por último, la de voleibol; dónde se encuentran los casilleros. Y ya que lo menciono, eso me recuerda algo...

El edificio constaba de nueve salones. La jerarquía de siempre: primero, segundo y tercero. Yo voy en tercero. Ya iba de salida y Javier tenía a las chicas de primero comiendo de su mano. Recuerdo una anécdota en la cual una chica llamada Belén quiso darle un beso. Aquella chica era la típica obesa enamorada del galán de la escuela. Y antes que nada, no tengo nada en contra de las gordas u obesas. De hecho, Belén es una gran amiga y no por su inteligencia. A ella le conté sobre mi madre y lo que quería ser de grande. Pero Javier quiere estándares muy altos. Y cuando digo altos, son altos...

Ahora solo nos queda esperar este último día de clases antes de la gran fiesta.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 33
  • 4.56
  • 247

"Alguien desconocido por fuera, alguien diferente por dentro."

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta