cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
UN "PRINCIPE AZUL" RECHAZADO
Reales |
10.08.19
  • 4
  • 6
  • 134
Sinopsis

Hace escasos días que un conocido mío me explicó esta historia que le había sucedido, y a otros tantos como él, con algunas variantes.

Aquel domingo por la tarde del mes de noviembre a mdiados de los años 90, Esteban Bertrán al salir de su casa que estaba situada en una zona residencial de su ciudad, sufrió un ligero mareo en plena calle debido tal vez a la tensión acumulada durante aquella semana por su absorvente trabajo de administrativo en la empresa familiar de electrodomésticos en la que se ganaba el sustento.

Así que para distraerse pero sin ninguna pretensión de conococer a nadie especial, decidió ir a una famosa discoteca que se hallaba en una plaza muy céntrica de la gran urbe donde sabía que encontraría a una joven empleada de su empresa llamada Ana con la que mantenía una buena amistad, con el único fin de que ésta le hiciese un poco de compañía.

Una vez que Esteban hubo llegado a su destino, se adentró en aquel antro en el que predominaba el ruido ensordecedor de la música que dificultaba cualquier tipo de diálogo, y en efecto no tardó en ver a su amiga Ana.

Mas para la sorpresa del recién llegado Ana le presentó una amiga llamada Rocío que era una joven operaria de una industria del calzado, la cual era la hija de unos inmigrantes andaluces oriundos de Granada.

Se trataba de una bella mujer; esbelta, de un lacio cabello negro, y de unos ojos del mismo color cuya penetrante mirada parecía desprender una mágica sensualidad, por lo que Esteban se sintió enseguida atraído por su semblante como la aguja a un imán. Ahora el hombre se percataba que el hechizo de muchas mujeres del sur de la Península Ibérica no era ningún tópico, sino que era algo muy real.

Rocío se mostró muy simpatica y comunicativa con el administrativo, por lo que éste se sintió muy reconfortado, y ya no se acordó para nada del mareo que había tenido poco antes. En realidad le encantaba la chispeante espontaneidad de la chica.

Asimismo aquella mujer también se sintió bastante deslumbrada tanto por la apostura como por el talante educado de su galán y sobre todo por su simpatía.

A la hora de regresar a sus respectivos hogares, aquella pareja tras quedar para volverse a ver en otra ocasión Ana, la amiga de Rocío, le susurró con chanza a ella:

-¡Anda, que suerte que has tenido! ¡Has ligado nada menos que al hijo de mi jefe! Pero si os hacéis novios, cuidado con su madre que tiene mucho carácter. Pero bueno, me alegro por los dos.

-¡Ay hija que cosas se te ocurren...! A ver cómo va la cosa - objetó Rocío un tanto azorada.

Ciertamente aquella pareja estuvo saliendo algunos fines de semana, y Esteban la llevaba a un PUB en el que se escuchaba una música suave, romántica y acogedora, con el objeto de que las parejas que habían allí pudieran arrollarse con facilidad; y a su vez en las paredes del local que estaban pintadas de blanco se exhibían algunos cuadros de pintura cubista. Era en aquel discreto rincón donde entre veladas confidencias Esteban besaba suavemente en los labios a la joven andaluza. Aunque él no estaba muy seguro si simplemente la deseaba sexualmente, o si se estaba enamorado de ella; o ambas cosas a la vez que era lo más probable.

Sin embargo Rocío inexplicablemente apenas le seguía la corriente y adquiría una postura hierática; poco receptiva.

- ¿Qué te pasa? - le preguntó extrañado Esteban.

-Nada.. - respondió la joven.

- Entonces ¿por qué estás tan tensa?

-No lo sé. Ya se me pasará.

Mas al domingo siguiente para que Rocío no se sintiese arrancada de su entorno habitual; en señal de consideración hacia su persona el "príncipe azul" actual condescendía a ir al barrio periférico en el que ella vivía que estaba muy lejos de la zona de donde él tenía su casa. En aquel lugar proliferaban toda suerte de bloques de casas baratas en cuyos balcones ondeaban al viento las coladas de las familias humildes que habitaban en las mismas, y algunos niños agitanados se entretenían jugando al fútbol en las aceras.

Entonces la guapa Rocío llevaba a Esteban a un bar donde al contrario del PUB sonaban a todo volumen las rumbas flamencas, las cuales se mezclaban con el gran bullicio de los clientes y con el ruido de las máquinas tragaperras. Y todo ello para Rocío tenía la connotación de una espontánea alegría, de una deshinibida y colorista juerga callejera.

- ¿Sabes? A mí me gusta mucho el teatro - le confesó Esteban en un momento determinado a su pareja-. Si quieres un día podríamos ir a ver una función. Ya me informaré de alguna obra que te pueda gustar.

- Está bien... Ya lo miraremos - respondió Rocío vagamente.

Lo que ninguno de los dos había llegado a sospechar fue que cuando uno de aquellos domingos Esteban volvió a llevar a aquella estupenda andaluza en aquel PUB de tan cálida y sugerente atmósfera,esta cayera como una losa en el ánimo de la simpática Rocío hasta el punto que se sintió completamente turbada, dando lugar a que ella de repente empezara a rememorar con gran nostalgia las costumbres populares y cotidianas de su pueblo natal. Pues el hecho de aferrarse como a un clavo ardiendo a dichos recuerdos, venía a significar que no deseaba desvincularse de su peculiar ambiente familiar.

Por lo visto para Rocío, aquella sencilla mujer, la brillante aura de aquel "príncipe azul" urbano se había amortigüado en grado sumo, y ahora se encontraba ante un sujeto que parecía ser de otro y aburrido planeta con el que no se entendía en absoluto. Pues aunque hablaran el mismo lenguaje, conceptual y anímicamente hablaban otro idioma.

Poco después Rocío llamó por teléfono al "príncipe" para notificarle con toda la honestidad del mundo - Esteban agradeció el gesto- que ella no quería salir más con él, porque era evidente que no tenían nada en común. A juicio de la joven él era el "rico" y ella era la "pobre".

Seguidamente Esteban pensó que el concepto igualitario  en la población de connotaciones gregarias que predican los intelectuales de izquierdas sea con películas o con la Literatura era una soberana mentira. Pues como dice la Filosofía vitalista que llama a las cosas por su nombre, existen diversas sensibilidades, diferentes niveles psicológicos que están en función de la educación que se ha recibido, y que a su vez éstas emanan del medio ambiente al la persona pertenece.

Se sabe que Rocío entabló una relación sentimental con un sujeto de su ámbito social que la hacía reír, pero que fatalmente el tipo tendía al alcoholismo, y tuvo que romper con él. Por otro lado Esteban también se comprometió con una mujer de su barrio, pero que resultó ser una maltratadora psicológica, y no tuvo más remedio que alejarse de ella. Según esta Filosofía vitalista en ambos casos no hay problema alguno, porque tanto Rocío como Esteban rehacieron sus vidas con buenas personas, sensatas pero DENTRO de su grupo social. Ella se casó con un hombre muy responsable de sus obligaciones, y Esteban convivió con una mujer que lo supo comprender.

En todo caso, la famosa igualdad se debe de contemplar como una posibilidad abierta, en una mejora de vida del sujeto en general, enmarcada en un contexto de mayor justicia social para que éste se pueda desarrollar con plenitud.

Para ello el ser humano debe de aspirar a evolucionar en su existencia empezando por respetar a su intransferible YO, y tomarlo como un punto de partida para ir hacia adelante, y distanciándose a la vez de la autocomplacencia inmovilista del cliché popular. Esto si no queremos autoengañarnos y vernos envueltos en malosentendidos con otras personas.

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy buena reflexión Francesc. En esta sociedad hay mucha gente que lleva máscara y aparentan una cosa y son otra. Saludos
    Me ha parecido muy curioso tu texto. Comienza siendo una narración y concluye como reflexión sociológica sobre la importancia de las igualdades y diferencias en las relaciones sentimentales. A veces se dice que los opuestos se atraen, pero en el fondo no es así, o al menos lo es solo durante momentos puntuales, luego se produce más bien rechazo.
    Al final las diferencia nos hacen iguales. Un fuerte abrazo y a continuar produciendo.
    Al igual que en el cementerio en el amor también hay clases un saludo
    Hola Paco. Todos tenemos nuestros condicionantes y nuestra manera de ser. Pero al final creo que todos buscamos lo mismo. Esta claro que cada sector social tiene su forma peculiar de buscar su felicidad. Vamos hablando. Saludos
    Más que diferencia de clases, hay una diferencia social y de caracteres ambientales bastante incompatibles y es comprensible, a cada uno le acompaña una mochila con un contenido particular que viene de cuna. Buen relato, Francesc. Un abrazo.
  • Hace escasos días que un conocido mío me explicó esta historia que le había sucedido, y a otros tantos como él, con algunas variantes.

    Nos vanagloriamos de la libertad de opinón, pero ésta está sujeta a otros intereses.

    Este relato me lo explicaron cuando era un niño, y yo lo he recuperado. Serena, no te asustes; pero cuando vayas a dormir mira antes debajo de la cama por si acaso.

    Como me preocupa la sociedad en la que vivo, hago una reflexión sobre la tolerancia a partir de un incidente ocurrido en la población en la que vivo.

    Una reflexión acerca de este género musical.

    La historia de un supuesto contactado con un habitante de otro planeta.

    Esta historia está inspirada en hechos reales como dicen los títulos de crédito de algunas películas; y está escrita a partir de los fundamentalismos intolerantes de algunos partidos políticos que resucitan hoy en día.

    Un hombre escéptico sobre la relación de pareja entre dos sexos, se ve atrapado en un inusitado sentimiento amoroso con una mujer singular.

    Continuación del anterior relato sobre los sueños, que me lo solicitó un amigo argentino psiquiatra.

    Los sueños son un reflejo de nuestro pálpito vital que tienen su significado.

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta