cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Un recien llegado a la oficina
Reales |
31.05.20
  • 4
  • 4
  • 970
Sinopsis

La reacción de una Jefe ante la presencia de un nuevo integrante de su equipo.

                                  

                                       Un recién llegado en la oficina

Hay armas que son simplemente pensamientos.Los prejuicios pueden matar y la sospecha puede destruir” (Rod Serling).

Llegó un viernes, con vestimenta formal, traje azul y corbata a rayas de color rojo y fondo blanco, con calzado negro, marca “Rossi”. Medía aproximadamente 1.80 mts., con 32 años, alto erguido, de tez blanca, ojos verdosos y cabellos castaños. Cruzó el salón de espera y entró al Despacho Oficial, allí lo esperaba “La Jefa” para ser entrevistado. Había optado para un cargo vacante en la segunda escala jerárquica de la Oficina. Lisbeth, la escribiente lo miró con el rabillo del ojo, y le comentó a Patricia, quien se desempeñaba como secretaria: “Es todo un Ken, pero luce  asustado”. Patricia, no respondió al comentario, solo observó  fijamente y  luego, apartó la vista. Pero sin duda, ya había realizado un escrutinio general sobre el recién llegado, reservándose cualquier acotación.

Carlos José, se sentó en la silla donde le dijeron que debía hacerlo, frente a la persona que lo entrevistaría. Se sintió confiado y tranquilo. Casi a dos metros de distancia, se encontraba “La Jefa”, una mujer, que aparentaba menos edad de lo que podría tener, según sus cálculos de cuarenta y cinco años, bien trajeada, con blazer de lino de color celeste y blusa blanca. Piel bronceada, ojos azules y cabello castaño claro. Tenía mirada adusta y hablaba poco. Se concretó a las preguntas del test y a las respuestas secas y frías que respondió el entrevistado. “Eso es todo”, dijo la Dra. Laura, que así se llamaba “La Jefa”, “espere el resultado. Se le llamará e informará, en caso de que quede elegido.” Con esas palabras recuerda Carlos José, la forma en que fue atendido de aquel espacio oficial.

Al salir, evocó el rostro de la mujer. Era bonita, sin llegar a ser bella. Para él, no eran sinónimos  esas dos palabras. En su percepción la Dra. Laura tenía un magnetismo en su personalidad que la hacía elegantemente formal. Se distinguía entre muchas otras damas. Caminar pausado, tacones altos y casi siempre con atuendo de faldas.

Pero, ya en el salón del personal, sintió que los ojos de Patricia, se le pegaron en la espalda y le penetraron en su  cabeza, en busca de sus pensamientos más íntimos y recónditos  de su cerebro. Así lo apreció.

Mientras tanto, Lisbeth, murmuró: “es hermoso, aquí falta un hombre, voy a sugerirle a la Dra. que lo seleccione, todas somos mujeres.” Patricia calló.

Patricia, aunque más joven que las demás, tenía más tiempo laborando en la oficina. Era bella, de tez morena, pelo negro y ojos del mismo color. La eficacia y la disciplina eran sus fortalezas. Pero, tenía  otra, las  compañeras del trabajo la llamaban “La Pitonisa”. En su haber de anécdotas, mostraban una mujer de poderes asombrosos para la adivinanzas, acertijos y enigmas, con fama de que por, lo menos, dentro de ella, existía un ser[SI1] , que lo “sabía” o lo “veía” todo. De allí, que algunas personas también la tildaban de “bruja”.

De esa fama se enteró Carlos José unos días antes de ir a la entrevista y sintió temor de que Patricia, pudiese descubrir algún secreto personal que él  consideraba para su consumo propio, pero, definitivamente, él necesitaba el trabajo.

Esperó la llamada, tenía esperanza, pero ya lo habían rechazado muchas veces, que, si resultaba igual, no sería tan penoso, como la primera vez, donde ni siquiera fue entrevistado ni invitado a sentar, solo le dijeron, una vil mentira: “el puesto lo acaban de ocupar”.

Fue después de cinco días, su mamá, Carmen Lucía, tomó la llamada, alguien con voz autoritaria le comunicó: “Dígale a Lic. Carlos José, que pase en forma inmediata al Despacho en horas laborables”

Ya enterado, al otro día, Carlos José, se dirigió a su destino, iba reflexionando cómo abordaría su primer día de trabajo, en un ámbito  donde se le exigía el máximo nivel de honestidad, marcado con estereotipos sociales y culturales y encima de eso, optando a la segunda posición  en las escalas jerárquicas de la gerencia.

“Buenos días” dijo: “ mi mamá recibió una llamada, donde me indicaban que debía presentarme en forma inmediata”. Patricia, le respondió: “pase adelante, aquel es su escritorio”, señalándole con el índice derecho,” y después, cuando  salga el usuario que está atendiendo la Dra. entre, que lo está esperando”.

Efectivamente, el usuario, salió en escasos  quince minutos y en ese lapso, previo a esa espera, en  la humanidad  de Carlos José se apoderó un nerviosismo con una aprensión nunca sentida, no sabía cómo actuar ni qué decir. Presentía que la Dra. Laura iba a manifestarle algo, que pudiese abordar un tema estrictamente personal, del cual no estaba preparado para abordarlo. No obstante, abrió la puerta del Despacho y entró. Allí estaba, parada “La Jefa”. Carlos José, presintió que ella, estaba esperando le expresara lo que  él dejó de decirle en la entrevista.

 Turbado y confundido dijo: “Dra. Laura, tengo que decirle algo, que creo debe saber”. La Dra. con voz grave y rápida respondió: “No lo diga, ya me lo dijo Patricia”. “No nos interesa si usted es gay, en caso de que lo fuera, aquí no  se discrimina”.

Carlos José salió aliviado, pero atónito y  ya afuera, se dijo así mismo: ¡las brujas  sí existen y están… hasta en las oficinas!

 

Ana Sabina Pirela Paz

( Buenos Aires, abril 2020

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Excelente relato, felicitaciones!!
    Alguien de la bien afamada cuentística argentina (no recuerdo ahora quién) dijo que un buen cuento/relato tiene que tener un buen cierre, sorpresivo, inesperado, un buen remate. El suyo lo tiene. Felicidades.
    Me gustó el texto y el mensaje. Saludos, Ana.
    Muy bueno Ana. Describes muy bien este ambiente empresarial. La intuición femenina es así. Ésta puede captar aspectos interiores de un sujeto que otros no ven. Y como todfo el mundo confía más en la razón más que en la intuición, por eso la doctora es calificada de "bruja". Sin embargo ésto es algo totalmente natural. La mente del ser humano es mucho más amplia de lo que se suele suponer -aunque a veces ésto no se nota- Precisamente la percepción extrasensorial es esa misma intuición humana multiplicada por diez. ¿Ves como publicas?
  • Con especial dedicación para stavros, a quien admiro por su excepcional talento, transferible a su amor por las letras, por la docencia, por los libros, por la historia, por sus ancestros...Un reflejo de mis propias predilecciones. Extensiva dedicatoria también, a todos y todas, que de alguna forma, trajinamos en el mundo escritural.

    Un sentimiento escrito en las páginas de un diario personal...

    ¡Feliz y venturoso año 2022¡ son mis deseos para el equipo de administradores de tusrelatos.com , colaboradores y demás personas que ofrecen vida a este medio de difusión del arte escritural. Igualmente, mis sinceros saludos de buenos augurios para los (as) escritores , quienes nos regalan cada día su producción en el mundo fascinante de las letras. Extensiva salutación a los apreciados lectores.

    A pocos días de la noche buena...presento este cuento con la ilusión y la magia que acostumbramos sentir en esta época decembrina. Para todos, escritores, colaboradores y al personal de administradores de Tusrelatos.com mis sinceros deseos de feliz navidad y que el próximo año venga colmado de éxitos y logros. ¡Salud, prosperidad y amor!!

    Notas para el Dr. Ramón Graff...

    Hoy, 11 de diciembre Día Nacional del Tango en la Argentina, decretado en el año 1977, en honor a los máximos exponentes de ese género musical: Carlos Gardel, interprete mundialmente conocido y a Julio De Caro, músico, obedeciendo a las coincidencias del día sobre sus nacimientos. Sobre el lugar y la fecha de "El Zorzal", no existe unanimidad, una teoría refiere en Uruguay entre 1883 y 1887, otra en Francia en 1890. Lo cierto es, que se nacionalizó argentino en 1923. Esta historia está dedicada a todos los amantes del tango como un homenaje, muy particular, al máximo y famoso canta-autor.

    La piel, " barrera" de sensaciones....

    Una historia que narra un suceso ocurrido hace un año, en agosto del 2020, en plena pandemia.

    Las creencias de un grupo social tienen su asidero y conformidad, en la forma de idealizar una proposición, o conjunto de ideas, como potencialmente ciertas, adaptándose en su cultura e identificándose con los pares que comparten creencias similares. La creencia sobre la que se narra en la presente historia, es parte de la cultura y folklor de algunos pueblos de la América del Sur. Ahora bien, hubo un suceso real, que coincidió con la creencia del colectivo …Entonces, surge una interrogante: si existen sucesos reales, que coinciden, con las creencias de una región…¿ cuál es la relación entre la creencia y el hecho verdadero ?

    Existen situaciones forzadas...Llegan e inexorablemente debes enfrentar para no sucumbir. Saludos!!

  • 140
  • 4.74
  • 4

Soy una aficionada a todo género del arte y me apasiona la escritura, la desarrollo como parte de mi actividad diaria. El cuento, el relato y la poesía libre me fascinan, como una manera de expresión, que la combino con mis actividades profesionales como abogada.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta