cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Un regalo apropiado
Drama |
28.05.13
  • 4
  • 9
  • 1485
Sinopsis

Inspirado en una historia real

      María yacía nerviosa en aquella cama, conectada a los monitores mediante las extrañas correas que tanto la agobiaban. Los dolores acudían cual punzadas y las contracciones cada vez eran más frecuentes. La comadrona trataba de calmarla mientras iba y venía. No has dilatado lo suficiente, trata de calmarte, le decía. Cada dos minutos lloraba con la rabia e impotencia de una adolescente a punto de dar a luz. Los dolores no cedían pero más temor le tenía a la punción epidural que tantas veces había oido hablar. Gemía con pena e ilusión por poder verle la cara a aquel pequeño ser que se abría paso en su vientre, su halo de vida. Pronto se vería empujando con fuerza para parir a su pequeña alma gemela, su propio bebé.

Fernando trataba de calmar el ritmo acelerado de su pie derecho en aquel viejo taxi que le llevaba a la Clínica de la Esperanza. Desde que recibió la esperada llamada, su corazón parecía incontrolable faltándole el aliento a cada segundo. Al llegar a las puertas de la clínica, pagó su carrera entregando como propina el excesivo cambio restante. Salió a toda prisa sin despedirse siquiera del conductor y se dirigió a la rececpción. Facilitó sus datos y le invitaron a esperar un instante mientras acudía la comadrona. Aquella mujer menuda, de mediana edad y grandes ojos azabache no tardó ni un minuto en salir a su busca. Acompáñeme Fernando, dijo mientras le daba la mano. Caminaron efusivamente por una encrucijada de pasillos hasta llegar a un pequeño y simple despacho donde se sentaron.

— ¿Lo ha traído verdad? — preguntó la pálida comadrona mirándole fíjamente.

— Si, aquí está todo. Dos cientas cincuenta mil pesetas en billetes de cinco y diez mil, como me dijeron — Fernando sacó de su maletín un paquete acolchado de Correos cargado de dinero.

— Perfecto Fernando. Con esto cubriremos los gastos del paritorio, asistentes, certificados y registros — le explicó la monja

— Gracias Madre — dijo Fernando algo nervioso

— Bueno ¡alegre esa cara que van a ser padres! — exclamó la comadrona con un tono cariñoso y una pequeña sonrisa

— Si, muchas gracias, que Dios la bendiga —

Los gemidos de María se podían escuchar desde los pasillos colindantes de la sala de parto. Respiraba exhausta mientras la comadrona le iba dando instrucciones. Tres asistentes más jóvenes presenciaban el milagroso espectáculo mientras preparaban el post parto. Una de ellas, la más joven limpiaba el sudor de la frente de María. La comadrona apretaba fuertemente su vientre con su codo para empujar al bebé. María lloraba desconsolada pero notaba que ya iba todo bien — Ya asoma la cabeza cariño, lo estás haciendo muy bien. Un poco más ¡empuja! — le decía una y otra vez

El último esfuerzo dio su fruto y notó como su interior se vaciaba como globo hinchado de agua. Suspiró y lloró de alegría. La comadrona sacó al bebé y cortó el cordón que la unía con ese vínculo tan especial. — ¡Es una niña! — dijo entre sonrisas mientras la sujetaba por los pies. María lloraba de alegría, cansada pero feliz. Entregó a la pequeña a las otras dos asistentes lanzando una mirada seria y cómplice que María pudo notar.

— ¿Qué ocurre Madre? ¿mi pequeña está bien? — dijo María asustada

— Tranquilízate, pronto respirará — Todas desaparecieron de su vista y María se preocupó incorporándose haciendo caso omiso a los fuertes dolores de vientre que ignoraba por completo  (...) Tras cuarenta y ocho horas, María fue dada de alta sin explicación alguna, tan solo aquella extraña malformación de cráneo que mató a su pequeña. Lloraba en la cama de su casa pensando en por qué no le enseñaron el cuerpo del bebé. Su padre bebía sin cesar sentado en la mesa del comedor mientras balbuceaba yo te lo dije estúpida, yo te lo dije...

Sonó el timbre. Fernando y Rosario dieron un salto para abrir rápidamente la puerta. Llevaban más de dos horas esperando ese momento. Él, cedió los honores a su esposa para abrir y ser la primera en verla. Allí estaba sonriente la pequeña monja portadora de una cesta y un macuto, con el hábito impoluto. Rosario lloraba de alegría tratando de arrebatarle aquella cesta impaciente por conocer el rostro de su hija. La comadrona entregó una carpeta a Fernando y con la mirada se lo dijeron todo. Rosario cogió con delicadeza aquella preciosa niña y la llevó entre lágrimas a su regazo.

Con el poder de una diosa que se lucra y unos cuantos mangantes, la pequeña neonata acabó en las manos de Fernando y Rosario. Un regalo apropiado, un regalo más bien robado de la pobre y desalmada María.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias ender, tienes razón con el adjetivo desalmada que puede dar lugar a confusión pero era el único calificativo que se me antojó ponerle a una madre que le han robado a su bebé: se sentió inhumana, cruel, falta de todo. Pero entiendo tu sugerencia. Un saludo amigo!!!
    Estremecedores esos casos Jordi, hay que ser muy cruel para arrebatarle su hijo a una madre, o no tener sentimiento alguno. Por cierto, ¿seguro que al final del relato es desalmada la palabra que quieres emplear?
    Da miedo de verdad, una organización criminal de compraventa de bebés cómodamente instalada en la maternidad disfrutando de impunidad; no me gustaría vivir en ese país!
    Muchas gracias Alcázar. Ya podemos hacer un tríptico Asun, tú y yo con la temática bebé jeje. A ver si la buena gente de TR los destacan como día del neo nato ;) un saludo!!!
    Un relato muy bien narrado sobre un tema escabroso y doloroso para quien lo vive. Enhorabuena Jordi. saludos
    Muchas gracias Clody y Maga!!!
    un horror muy bien relatado!!
    Muchas gracias Asun! Qué casualidad, nos hemos juntado a la temática prenatal jaja a ver si subimos a la palestra con nuestros relatos. Voy a leer el tuyo ya!
    Muy de actualidad tu relato, con tantos casos de niños robados. Casualmente he subido un relato sobre un nacimiento, pero en mi relato la mamá, también adolescente, tiene su bebé para ella. Un abrazo.
  • Llegaron, evolucionaron y se apoderaron de nosotros

    Fresco, apetitoso, con un toque de dolor y una pizca de amargura

    Cuando el amor nos enseña su cara más amarga

    ¿Qué pasaría si la ficción superase a la realidad?

    Bueno, habrá que estrenarse en esta nueva modalidad del #YoCreo. Espero que os guste ...

    Inspirado en una historia real

    A veces somos almas encadenadas a un mismo destino

    La dedicatoria más dificil de escribir

    Una particular versión de la gran alevoría de Platón

    Esta es la primera vez que me atrevo con la poesía, así que pido piedad :)

  • 54
  • 4.38
  • 523

Soy alguien que compone canciones e intenta escribir.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta