cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Un regalo envenenado
Reales |
29.03.19
  • 4
  • 6
  • 260
Sinopsis

Alguna vez nos pueden regalar algo y no precisamente con buenas intenciones.

El otro día nuestra profesora de terapias, nos comentó que hace años “una amiga” le regaló un objeto de decoración y a partir de ese momento su vida se convirtió en una ruina, económicamente, en salud y amor, todo vino a la vez. No fue consciente hasta que un amigo suyo que captaba las energías, le comentó que aquel bonito objeto estaba cargado de envidia y maldad, y que se desprendiera de él lo antes posible. Nos comentó también sobre la ropa de segunda mano que por más que la laves, la energía no se ha borrado del todo.

Esto me hizo recordar una de las peores etapas de mi vida, cuando en el trabajo se cruzó una compañera que desde el primer día no le caí bien. Logró poner al resto de compañeras en contra, era un vampiro energético en toda regla. Por entonces yo hacía poco que había roto con mi pareja y era como un cervatillo herido y ella una leona que me atacaba el cogote continuamente. Era una especie de bulling, una tortura ir a trabajar. Incluso mi jefe tuvo piedad de mí y me concedió el privilegio de ir a comer a casa para evitar tener que compartir la comida con ella en el restaurante.

Por mi cumpleaños en octubre, para mi sorpresa ella y el resto de mis compañeras, me regalaron un bolso negro y no entendí esa actitud cuando siempre me estaban ninguneando. Estaba sin energías, sin lágrimas y sin autoestima pero conservaba una buena intuición y cuando ella me dijo “Felicidades” en sus ojos llenos de fuego leí: Te maldigo y te deseo lo peor. Aquella misma tarde me desprendí del bolso, ni siquiera lo regalé. Lo tiré.

Apenas 4 meses más tarde, mis jefes despacharon a mi compañera. Tenía fama de entrometida y manipuladora pero ignoraba que curioseaba en lugares privados como cajones y documentos privados de mis jefes. Con unas cámaras la pillaron y la despidieron de inmediato. Para mí fue como si se hubiera abierto una ventana y entrara el aire en un lugar enmohecido y corrompido. 

Por suerte también ocurre lo contrario, de gente que te regala cosas porque te aprecian y notas que les ha salido del corazón. Solo tienes que mirar sus ojos, porque la voz engaña pero la mirada jamás finge.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 164
  • 4.57
  • 150

Mi verdadera vocación hubiera sido ser periodista en una redacción de periódico. Esta maravillosa web nos permite escribir tanto para satisfacción propia como para compartir con los demás. GRACIAS POR LEERME. Saludos.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta