cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
UN SUEÑO ÁRABE
Varios |
11.05.18
  • 5
  • 5
  • 102
Sinopsis

Inspirado más en Borges que en Las mil y una noches, me siento un poco indigno de baratear la rica cultura árabe; pero espero que Alá y sus seguidores sean tolerantes conmigo.

                                                UN SUEÑO ÁRABE


                                                                                  "...Pero extravía  Alá a quien quiere

                                                             y guía a quien quiere, y él es el poderoso, el sabio"

                                                                                                                  El Corán XIV – 4

 

Cuenta la sagrada palabra de Alá, el Misericordioso, por boca de varones dignos de fe, que después de crear a los hombres, el señor, mi Dios, los encontró tan llenos de impiedad que se arrepintió de su obra; pero cuatro hombres justos tan solo hallaron gracia ante sus ojos. Por ellos Alá no devasta el mundo; pero a ninguno le ha sido dado saber quién es ni la obra que cumple. Y nadie puede saberlo sino es por la gracia infinita del que todo lo ve y todo lo sabe.

Una noche, en un lugar del arenoso  Bab̒ Khal que solo Alá conoce, un ladrón rogó fervorosamente pidiendo una gracia. Nunca hasta entonces sus labios habían pronunciado palabra sagrada ninguna. Vivía alejado de las leyes de los hombres; pero sabiéndose viejo y enfermo temió el infierno sin ver imagen sagrada y rogó que Alá, con su bondad infinita, le permitiera conocer el rostro de  uno de los cuatro varones que habían glorificado sus ojos. Rogó con tanto fervor y por tantas noches que en una, el arcángel Gabriel se le apareció en sueños y le dijo: “Alégrate, ¡Oh, desventurado! porque mi señor, tu Dios, a oído tus suplicas y ha concedido tu gracia. Despierta ahora mismo y toma el camino que va al poniente hasta encontrar una ciudad. En ella hallaras una torre, en la torre una prisión, y en la prisión una celda con el virtuoso varón que cumplirá tu deseo. Debes darte prisa o pronto será decapitado”. Dicho esto el hombre despertó.

Asombrado se preguntó como un hombre justo podía morir decapitado; pero tuvo temor de poner en duda los designios del Dios único y partió de inmediato a  buscarlo. Durante días y noches peregrinó sin descanso, sin ver la ciudad prometida; hasta que al  atardecer del séptimo día halló una con las cortinas echadas y la tristeza en el rostro de la gente. Al preguntar le dijeron que el sirviente del Imán, un joven varón al que  la ciudad tenía por santo, sería decapitado al amanecer por preferir las leyes de Dios a las del Imán. El ladrón recordó las palabras del ángel mensajero y esa misma noche penetró entre las altas paredes de la prisión, burló la vigilancia, y  en secreto llegó hasta la celda que buscaba. Al entrar, un hombre se arrojó a sus pies y con el rostro  hasta suelo dijo emocionado estas palabras: “Bendita sea la gracia infinita de Alá que me ha escuchado. Durante días y noches he justificado mi fe; pero el Imán no ha querido entenderme. Hasta ahora que el arcángel Gabriel se me ha aparecido en sueños y me ha dicho: “Alégrate, ¡oh, fiel creyente! Porque Alá sabe que no eres culpable y ha enviado a uno de sus cuatro varones para salvarte”. El ladrón no dijo palabra ninguna, pero un pensamiento terrible inundó su alma.  Ayudó al joven a huir, y esa misma noche murió pues no está permitido a nadie conocer su naturaleza de elegido.  Benditos sean los caminos que usa Alá  y la gloria sea con los que  creen.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias por leer y comentar Martín; pero no lo matan: muere. Porque, como dice el inicio del texto: "No les ha sido dado saber quién es ni la obra que cumplen". Es decir es necesario que no lo sepa; pero si ya lo sabe, entonces deja de cumplir su función en el infinito computo de Dios. Un abrazo, y nos leemos.
    Muchas gracias por leer, valorar y comentar. Sí, Omar, aunque parezca que no, es una práctica bastante común. Y esos pollitos, como muestro falsamente en mi texto, no mueren por pena en realidad, sino envenenados porque esa pintura es toxica.
    La historia en sí me ha gustado y en general es amena y se lee rápido, pero en el final no me ha convencido del todo eso de que lo maten por haberle visto. Saludos.
    Gracias, Chus. Me da gusto que te haya gustado. Un abrazo, y nos leemos.
    En este caso no voy a entrar en lo que cuentas, sino en cómo lo cuentas... Y la verdad no me has sorprendido porque contaba de antemano en que me ibas a sorprender, y así ha sido. Estupendo relato Omar
  • Hace un tiempo escribí un largo relato de horror, o lo que yo creo que es un relato de horror social, y me quedó una línea dramática a desarrollar. Aquí está.

    En uno de sus diarios Julio Ramón Ribeyro se pregunta por qué una novela tiene que empezar por la biografía de un personaje, y no por una receta de cocina, una canción popular...Entonces yo me pregunté, y por qué un relato no puede empezar por un chiste... y entonces me salió este relato. Lo malo es que el narrador me salió un poco cínico. :)

    Inspirado más en Borges que en Las mil y una noches, me siento un poco indigno de baratear la rica cultura árabe; pero espero que Alá y sus seguidores sean tolerantes conmigo.

    Un drama que los que son dominados por una pasión entenderán.

    En mi país, los políticos corruptos están acabando con el desarrollo y las esperanzas. Si se impusiera la pena de muerte a los corruptos, probablemente este sería uno de los avisos.

    Agotado por el trabajo. Nada me alivia tanto como ponerme a escribir, (o corregir); pero sé que algunos de mis compatriotas no me comprenderán. De un tiempo a esta parte el fútbol se ha vuelto una religión nacional; pero no todos somos sus adeptos. Mañana nos leemos.

    Para aquellos que olvidan que sus alegrías o penas solo son un respiro entre dos eternidades. Más aún para los que creen en las glorias literarias y demás yerbas.

    Conociendo a las madres sobreprotectoras y a los niños engreídos, que suceda algo así ya no me sorprendería.

    Ya he visto varios casos. Y después se preguntan por qué los chicos no saben escribir.

    Muy ocupado. No he podido colgar nada; pero ahí va. Un relato que quise escribir desde que leí Del Boxeo, de Carol Joyce Oates, aunque mi texto trata más sobre la discapacidad, la vejez, la picardía, y el respeto. Espero que les guste.

  • 17
  • 4.67
  • 186

Un relato es un relato, un relato es un relato, un relato es un relato, un relato es un relato...

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta