cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Un vaso de whiskey para completar la fiesta
Poesía |
06.08.20
  • 5
  • 1
  • 137
Sinopsis

Intento cutre de hacer poesía en prosa.

Perdiendo otro día más al Tetris. Recordando los días en los que escribía midiendo la métrica, y las sílabas, y la rima. Cuando iba a aprender a escribir con ritmo, cuando iba a escribir letras para canciones. Hoy el ritmo lo marca una playlist de Spotify de whiskey blues, como si hubiese escuchado blues en algún momento. Porque eso me hace intelectual, ¿no? 

Quiero tener un perro, y un loro, y estar dado de alta en la seguridad social, a ser posible antes de los 40.También me vale volver a los momentos en los que escribía con métrica, pero la armónica de una canción de la que no conozco ni el título ni el artista me dice que me voy a ir al carajo. Habrá que vivir como si todo fuese a salir bien, con un manual de frases para reír en la mesita de noche, con un manual de frases para reír fabricado por la mentira.

"Si yo he triunfado en esta vida, ¿por qué tu no puedes? Sé feliz en Alaska, da igual que todo se hunda."

Y que el puto libro te exija encontrar petróleo cuando no sabes ni distinguirlo del barro.

Pero el blues tiene algo. Algo que te pide que hagas un pacto con el diablo. Que vendas tu alma a cambio de la poesía, de la verdad, de una buena vida. Imagina darle, a cambio de todo eso, tu alma. ¿Menuda ganga, no?

Mientras sientes que estás mal, pero estás mal, mal. Porque la música te pide un vaso de whiskey, pero te quieres demasiado como para beberlo. Porque si te lo bebes, matas tu fantasía. Tu fantasía en una barra de bar, con el blues sonando suave en un altavoz saturado. No te bebes el whiskey por miedo a matar tu amor platónico por la autodestrucción -y todo, porque llevas demasiado tiempo sin escribir poesía, y ya se te ha olvidado cómo usar la métrica-. Sigue buscando cómo plasmar el punteo de una guitarra en la prosa, en frases pretenciosas. Como si eso te fuese a salvar de tu mente.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta