cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Una carta de confesión atemporal
Reales |
31.05.20
  • 4
  • 2
  • 1923
Sinopsis

Una amiga le confiesa, a través de una carta, un acontecimiento personal.

                                       UNA CARTA CON UNA CONFESIÓN ATEMPORAL

“El silencio es el ruido más fuerte,

 quizás el más fuerte de los ruidos”

                 (Miles Davis)

Estimada Laura:

En estos momentos que te envío  esta carta,  al escribirla,decidí  por enésima vez agotar y enfrentar  la verdad, aquella que siempre callé por la estupidez de la vergüenza y la frivolidad de las apariencias.

Laura, te confieso en adelante, la sinceridad sobre la mentira forjada ante nuestros amigos, que  creían que la pareja con quien me uní  y que  yo llamaba  Mi Amado, era perfecta. Hoy  necesito confesarte que, a poco tiempo, mi matrimonio se volvió una farsa.

Al reflexionar  de cómo finalizó aquel “amor”, que empezó de  adolescentes, de universitarios, que, en  nuestros reencuentros, me cantaba canciones y me obsequiaba rosas, no puedo explicar cómo esas melodías se volvieron ajenas  ante las sorpresas   desagradables  que se asomaban  y  que ponían en riesgo el futuro de nuestro matrimonio, por un comportamiento desconsiderado, desleal, inconsecuente y agresivo  por parte de Mi Amado, en casi seis meses, después de las nupcias.

 Ese proceder, después de tanto soporte, con promesas de rectificar que nunca cumplió, hizo que una noche, como dice el poema de Miguel Ángel Buesa “mi voz callada y cansada se fue quedando dormida y calló sobre mi vida una lluvia delgada y fría y  ya no te pregunté más amor si me querías”. ¿Para qué preguntárselo  entonces?  Si los hechos, querida Laura, demostraban la infidelidad consuetudinaria y lo más reprochable: socialmente  notoria,  que me arrastró  un largo tiempo de apocamiento.  Acompañada, su conducta, además, con un desprecio en palabras y gestos, con demostración de  fría crueldad, tirando todo a su paso y un sinfín  de amenazas, hasta de muerte, ante el reclamo de verlo llegar con las camisas profanadas de lápiz labial y  con podredumbre  de  fragancia extraña. Con vil maltrato y descarada actuación, sobrellevé, solo que para aquella época aún no estaban prescritos  los preceptos legales que tipifican el maltrato  verbal, físico y psicológico contra la mujer, cuyo resultado para mi Amado hubiese sido otro. Por esta y por otras razones, siempre he pensado que la suerte fue su mejor compañera cuando coexistía  conmigo,  no sé de otras féminas, que, al igual a mí experiencia, jamás  alcanzaron la justicia, porque te repito, no se denunciaban lo que actualmente señalan como  abusos por vergüenza o miedo, ni estaban tan bien tipificados y determinados hoy como delitos contra la mujer, es decir, a esos que llaman contra la violencia de género.

 Por lo que deduzco, que siempre hubo  muchas víctimas y que quedaron en la cifra negra de las estadísticas por los delitos no denunciados. Ahora a ese depredador, que vivió conmigo, se le denomina “agresor” o “femicida”, en caso de que te quiten la vida.

Laura, si no salgo tan de prisa, aquella mañana, cuando me disparó y no me alcanzó el trayecto de la bala, cuando me amenazó  al hablarle sobre el divorcio, y les mentí a  ustedes, diciéndoles  que se le había accionado el revolver “accidentalmente”, la suerte hubiese sido otra, yo, posiblemente, estuviese identificada en una apartada y enmontada lápida y él recluido en un centro penitenciario, pagando su condena.

Evocar esa etapa de mi vida, Laura, aún me produce dolor, no me deshonra  confesarlo,   no fue el motivo  de que me dejara  de amar mi Amado, ¿o acaso alguna vez me amó? ¡no! todo tiene un final. El daño central fue su traición y la decepción, que, al descubrirle los hechos, afirmaba que no eran ciertos. Nunca  enfrentó   acontecimientos ni consecuencias.  Se atrevió inclusive a injuriarme: para él yo sufría de” celopatía,” que todo  lo “imaginaba”, que era una “desquiciada”. Por ironía, todo lo  me imputaba que me “imaginaba” resultó verdad. MI Amado fue  un vidente, un experto en premonición. Y yo, me volví  un ser mágico, pero  de cuentos de terror, que lo adivinaba todo, pero lo que “veía” era feo y real: sus  vulgares acciones de  agresión física y psicológica y por añadidura, la infidelidad, que para cualquier hombre son actuaciones   ordinarias y  toscas, remotamente estaba el  caballero de ayer de elegante porte y del cual estuve infinitamente enamorada.

Comprendí entonces, gracias a un especialista, que su actuación  reflejaba el mundo de la infancia, pero por alguna razón, dijo el experto, era el origen de su acción. Recapacito sobre los por qué, ya tengo respuesta, tema que ya no me interesa abordar.

Yo al final, Laura, como vorágine en el siniestro, logré  alcanzar la  paz y rescaté mi imagen de mujer mancillada para dar paso a una de perfil  definitivo, respetable  y reivindicado, elementos  que no los negocio hoy, ni los arriesgo  por nada ni por nadie.

Hablar de ello, me hace bien, no siento resentimiento ni amargura. Descubro que me he curado, pero aún hay tristeza, por el tiempo invertido, por las horas sin sueño, por las noches en espera, por la angustia y el temor vivido, que hizo mella en mi salud, por los años amando y perdonando ¡que tonta fui Laura! Si las mujeres reconocieran los desenlaces de un sufrimiento, lo  apartarían de inmediato, con la decisión certera de dejar atrás lo que te hace daño.

Después de esa adversa experiencia, tomé  la decisión  de ser feliz, comprendí el significado  de cómo se afianza  esa elección  y  empecé a “clasificar” a  personas y sus acciones, y   las que catalogo apropiadas en mis relaciones les abro la oportunidad a una buena y sana amistad. Ese ordenamiento  la guardo como un tesoro y arrojo a la “papelera” lo contrario. No acepto personas tóxicas a mí alrededor, sin atropellarlas ni ofenderlas, solo me aparto y así he subsistido en mi zona de confort: ¡¡¡estar y sentirme feliz!!!

Escribir esta carta, es una forma de hacer catarsis y sanear, “limpiar” mi “disco duro”.  Me ha dejado  un caudal de  experiencias. Tengo un “novio” que menciono libertad y una compañera que llamo soledad.

Laura hasta la próxima, gracias por “escucharme” y por favor, muestrales  a los amigos esta carta, espero disculpen mi silencio y mi  postura falsa de un “matrimonio feliz”.

Atentamente.

Tú amiga, Elena. 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un escrito extraordinario. Felicidades
    ¡Ay Ana! Vaya relato más sincero. Tienes razón estos maltratos a las mujeres antes no contaban para nada. Te comprendo perfectamente. No por el hecho de que este sujeto tuviera la facultad paranormal significa que tenga que ser una buena persona. Muchas veces este "don" se da precisamente en la gente más transtornada como esquizofrénicos y en paranóicos. Lo que aquí cuenta es su talante vital, sus desequilibrios emocionales. Y es que yo consicero que hay dos clases de sujetos. Los que viven y dejan vivir, y los que son arañas, en los que subyace siempre una envidia psicológica de los que son tan renacentistas como tú.
  • Una hora puede salvarnos o condenarnos.

    Solo es un clamor, que ojalá alguna vez, tenga un resonante eco.

    Que no se agote la tienta ni se cierre el músculo que la pluma sostiene. Saludos afectuosos.

    Preámbulos de un conflicto, en oportunidades superado, pero, en otras, un fatal episodio.

    Hoy en la Argentina se celebra el "Dia del Amigo" en conmemoración a la propuesta del historiador Enrique Febbraro , en honor a la fecha en que el hombre llegó a la luna, 20-07-1969, "Viví el alunizaje como un gesto de amistad de la humanidad hacia el Universo..." En el año 2011, la Unesco seleccionó como cada 30 de julio "Dia Internacional de la Amistad". Para todos los amigos y amigas de Tus.relatos.com, les dejo estas sencillas, pero sentidas palabras de amistad. ¡Gracias por tanto!

    Expectante...llegar al final. Sentido y respuestas.

    Confiar... en función de sentimientos y valores.

    Un suceso inolvidable...

    Inspirada en el personaje de la novela "Doña Bárbara"(1929) del extinto escritor venezolano Rómulo Gallegos, savia motivacional de esta creación poética.

    Un relato...con final abierto a la imaginación.

  • 165
  • 4.8
  • 4

Soy una aficionada a todo género del arte y me apasiona la escritura, la desarrollo como parte de mi actividad diaria. El cuento, el relato y la poesía libre me fascinan, como una manera de expresión, que la combino con mis actividades profesionales como abogada.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta