cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
UNA DULCE VENGANZA
Suspense |
29.01.19
  • 4
  • 20
  • 1565
Sinopsis

Para mi pequeña Sophia, que aún vuelve hacia la pared a sus muñecos cuando duerme...

Eran como un pequeño ejército organizándose en la noche para atacar. Sus ojos resplandecían en la penumbra advirtiéndome que nunca se olvidarían de mí.  Cada día se mostraban más atrevidos. Nadie me creía cuando intentaba explicar que yo no era quien escondía las cosas, dejaba las luces encendidas o correteaba de madrugada por los pasillos.

Insistí para que los bajaran al trastero, que ya no los quería. Pero papá, después de soltarme un rollo del que apenas recuerdo nada, me dijo que lo mejor era dejarlos donde estaban, ocupando los estantes de mi habitación. Una vieja colección de siete marionetas, en la que el Clown, con su burlona sonrisa y su gorda nariz roja, era quien manejaba los hilos.

Desde luego sabían pasar desapercibidos. Eran muy cuidadosos y siempre dejaban las pruebas necesarias para señalarme como culpable de sus correrías. Ellos hicieron desaparecer a “Calcetines”, mi querido gatito, y ahora les escuchaba cuchichear de madrugada, al pie de la cuna de mi hermanita, pero no iba a permitir que ganasen esta vez.

Lo tenía decidido, esa noche iba a tomar la iniciativa. "Saber esperar es la clave del éxito", eso le escuché decir a Bob Esponja en uno de sus episodios, y aunque no tenía muy claro a qué se refería eso hice, esperar.

Todo estaba preparado, oculta aguardaba con la respiración contenida. Apenas podía ver, sólo unas hebras de luz se filtraban por la persiana, pero no necesitaba más, conocía bien la habitación y por dónde iban a entrar... 

Un tenue crujido me despertó. Había sembrado el suelo de patatas fritas y era complicado sortearlas sin pisar alguna. Mis ojos solo precisaron unos instantes para habituarse a la oscuridad, y poder distinguirlos. Estaban ahí, siete sombras avanzando sigilosas hacia su objetivo. Podía sentir al Clown a tan solo unos pasos, un destello metálico en su mano derecha me recordó a quien me enfrentaba. Esperé inmóvil en mi escondrijo, hasta que retiró bruscamente la sábana, pero para su sorpresa no encontró a mi hermana en su camita, su lugar lo ocupaba yo, y ante su mirada de perplejidad ataqué primero.

Fui una centella, un relámpago furibundo cansado de perder. Primero estiré el brazo izquierdo para bloquearle y con la derecha accioné mi espray de nata cegándole. Después, de un rápido palmetazo, le arrebaté el suyo, que cayó al suelo rodando lejos de su alcance. Aunque intentó reaccionar ya era tarde. Había caído de culo, desarmado y sorprendido. El resto de sombras pararon por un segundo su avance, hasta que rieron al unísono mientras accionaban sus espráis  y jugaban a tirarse cojines.

Tanto ruido despertó a papá que no tardó en aparecer. Cuando abrió la puerta se quedó boquiabierto, no sabía que decir. Vi cómo se ponía rojo y empezaba a darme voces, aunque le escuchaba como en las películas: distante y a cámara lenta. El castigo iba a ser muy, muuy gordo, y la verdad, lo tenía difícil para explicarme.

La habitación era un desastre-desastre, todo revuelto y salpicado de nata y patatas. Y mis archienemigos, los malditos títeres,  tirados inertes por aquí y por allí parecían verdaderamente sólo muñecos. En esos instantes la única que se mostraba ajena al lío en que me había metido era mi hermanita, que salió gateando de debajo de la cuna, cogió al Clown entre sus bracitos  y mientras le chupaba la cara, dijo con   una gran sonrisa: “Sophi tamben quere nata”...  :)

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 45
  • 4.61
  • 12

No hay mejor historia que la que está bien contada...

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta