cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
UNA ENFERMERA MUY SINGULAR 2
Reales |
23.10.21
  • 5
  • 4
  • 388
Sinopsis

Lo que más sorprendió al gigante Fernando fue que después de haberse acostado con aquella enfermera esta le diese conversación y sin exigirle precio alguno.

Por tanto Fernando se sintió como un niño grande ante un regalo de Navidad y tuvo la necesidad de explayarse con Olga soltándo lo que llevaba adentro.

- ¡Tú, tú... Eres un ángel de luz! - la lisonjeó él emocionado-. Eres una mujer de la Nueva Era.

- ¡Bah, bah! No será para tanto - le respondió ella halagada.

- ¡Que sí, que sí! Y te voy a confiar un secreto. Yo estudio el esperanto porque aspiro a un Nuevo Orden Mundial. Pero también quiero entrar en los Rosacruces que practican la Alquimia para contribuir a este Nuevo Plan. ¿Qué te parece?

- Ah, muy bien - expresó Olga condescendiente-. Pero según tengo entendido la famosa Piedra Filosofal es un símbolo que está asociado a la perfección del alma humana, que esto es lo importante.

- ¡Oh, que sabiduría! ¡Tú sí que me entiendes! - exclamó el gigante entusiamado mientras la besaba en la boca con un frenesí desmedido.

Como es de imaginar la fama de aquella enfermera con sus peculiares servicios corrió como la pólvora y había ocasiones en las que cuando Félx Buch iba a visitar a su amiga Olga se encontraba con una larga cola en la entrada del inmueble que casi daba la vuelta a la manzana como si de una perigrinación se tratara, que abarcaba desde sujetos indigentes hasta minusválidos de todo tipo que ansiaban recibir un poco de afecto de aquella mujer; por lo que Olga al verse tan desbordada de personal tuvo que pedir refuerzos en algunas compañeras más que eran tan filantrópicas como ella, quienes satifacían con simpatía las fantasías eróticas de muchos visitantes.

Sin embargo Olga tuvo que que enfrentarse con una mujer retrógada de mediana edad, que era un miembro de la Asociación de Vecinos del barrio.que no aceptaba el heterodoxo comportamiento de aquellas féminas.

- Esto que usted hace es una inmoralidad que va en contra de las normas sociales - le amonestó aquella mujer a Olga en un rellano de la escalera-. Tengo entendido que también vienen aquí hombres que no son precisamente tullidos, cuando éstos tienen a sus esposas legítimas que ya les atienden como es debido. Usted ya me entiende. La denunciaré a la Escuela de Enfermería - la amenazó con un rictus amargo.

- Usted misma, señora. ¿Pero qué clase de normas son esas cuando todo el mundo rechaza a una persona con problemas de la índole que sea; pero sobre todo económicos? ¿Es que el mundo sólo está hecho para los que son más guapos, más sanos y los más ricos; y los que son menos favorecidos que se fastidien? ¿Pensaría usted como ahora si tuviese un hijo con un problema físico o mental? - le respondió Olga muy ofuscada-.. Si la sociedad fuese más comprensiva y menos egoísta las cosas irían mejor.. Y si los hombres en cualquier circunstancia vienen aquí para pasarlo bien sin tener que atenerse a ninguna obligación por algo será.

Mas lo que aquella puritana mujer ignoraba era que al cabo de cierto tiempo, dentro de un contexto de real democracia y al margen de la lucha de los partidos políticos, que prioriza al factor humano por encima de cualquier etiqueta, Olga aquella singular enfermera con la ayuda de su inseparable Félix Buch llegaría a ser la directora de un Centro en el que se atendería tanto a hombres como a mujeres física y psíquicamene discapacitados para solventar sus necesidades sensuales, puesto que como es sabido el derecho a vivir alcanza a todos por igual.,                 

                                     FRANCESC MIRALLES


 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Final apoteósico. Un centro de atención ciudadana dedicado al bienestar sexual de los repudiados y repudiadas.... solteras viudos casados... Vaya festival! Y gratis! Que más se podría pedir... Un saludo
    Olga como enfermera es más gular que singular con su filantropia de donación corporal. Un excelente e ingenioso relato. Saludos, francesc.
    Las carencias afectivas, un importante tema. Porque somos seres que necesitamos del contacto humano, físico o psicológico. Me gustó, Francesc, un gran tema. Un abrazo!
    Bien por Olga y por Buch! La filantropía se trata en ocuparse por el bienestar de los demás, desinteresadamente y eso, destaca la grandeza humana de quien la practique. Un historia muy particular. Saludos Francesc. Un abrazo.
  • Aunque esta historia fantástica que sucedió realmente en Austria, yo la he situado en mi tierra natal, y que el mismo lector saque sus propias conclusiones.

    Un experimento real que se hizo sobre el comportamiento humano llevado a cabo en un laboratorrio de psicología en Norteamérica.

    Un hombre pasa por delante de una tienda de sombreros y ve algo en ella que será su perdición

    A una enfermera se le despierta un sentimiento filantrópico y en sus ratos libres se dedica a hacer un servicio muy especial a los más necesitados de afecto. Un relato que está inspirado en un hecho real.

    Hay personas más sensibles que otras, que pueden ser soprendidas por la magia de su mente.

    Existe un colectivo que parece ser un enemigo del comercio. Mi intención es la de defender a la libertad personal del individuo frente a cualquier imposición ideológica que se le pueda presentar.

    Un hombre vive subyugado por la figura glamurosa de una presentadora de televisión, y cuando un día va de excursión conoce a una mujer similar a ella, pero pronto descubre que la cosas no son como él desearía que fuesen.

    Un paseo por la Barcelona histórica a tavés de un personaje que existió. Un relato dedicado a mi amiga Serena, a la estupenda Ana Pirela, que aunque no es de esta ciudad, sí que la visitó una vez, y a los buenos autores de esta página.

  • 175
  • 4.54
  • 151

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta