cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
UNA ERIS INMADURA
Varios |
20.04.13
  • 5
  • 1
  • 2899
Sinopsis

.

Ella se apresuró a decirlo, cómo no. Porque, como todos descubrirían más tarde, era una Eris inmadura, y no podía más que presentarse en sociedad como tal, como el ser más intrigante. Así que lo dijo, sacando una risa de su prepotencia, un sentimiento de superioridad que aún, a aquellas alturas de su vida, no había sido validado por los avatares de la vida, pero que se erguía como la cabeza de una serpiente justo antes de atacar a su víctima. Y los demás oyeron lo que oyeron, y quedaron perplejos porque no podían esperar jamás que las dos amantes fueran del mismo sexo, conociéndolas a ambas en su campo individual, nada sospechoso. Y entonces todos la miraron e interrogaron con la mirada, preguntándole si de veras era cierto lo que decía. Pero ella no sólo lo volvió a afirmar, sino que, de nuevo, con una seguridad insultante en sus palabras, redirigiendo su perversidad hacia el foco irrefutable, dijo: “Observad, ahí vienen”.

Y aparecieron en escena aquellas mariposas, para el asombro de todos los presentes, y la luz del sol comenzó a resplandecer intermitente en sus alas voluptuosas, y un baile primigenio brotó del movimiento de aquellas dos criaturas, y se fueron acercando cada vez más, oscilando de un lado a otro de la reunión, sobrevolando las cabezas extrañadas, las miradas extasiadas ante tal maravillosa danza. Y de repente las mariposas se posaron frente a ella, la Eris inmadura, y allí quedaron unidas por sus trompas, intercambiando los néctares del deseo, mientras hacían un guiño cómplice con sus alas irisadas, impertérritas en aquella posición durante el tiempo en que todos los presentes la miraron con cara de sorpresa, preguntándole qué extraño fenómeno ocurría y qué explicación daba a aquello. Pero entonces, ella, lejos de sucumbir al espectáculo de belleza que a todos anonadaba, se levantó de su asiento, y dijo: “Os lo advertí: es algo antinatural y bochornoso.” Y se fue, volando con sus alas negras y zumbando al viento su orgullo impasible. Las orugas, incrédulas, se dispersaron por las ramas ralas de la primavera, embargadas por aquel anhelo edificante de las alas y de la libertad necesaria para comprender algún día aquella suerte de amor insobornable.  

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 118
  • 4.56
  • 62

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta