cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
UNA EXCURSIÓN SINBGULAR
Históricos |
27.11.19
  • 5
  • 9
  • 178
Sinopsis

La historia de una excursión, que probablemente a muchos jóvenes les parecerá que es de otra galaxia.

Un soleado sábado a mediados de los años 70 del siglo anterior, mi orejudo amigo de la infancia llamado Esteban y yo decidimos hacer una excursión a Perpignan que como se sabe es una población del sur de Francia a ver una famosa película de la que todo el mundo hablaba llamada EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS del director italiano Bernardo Bertulucci, e interpretada por un decadente Marlon Brando y la malograda actriz María Shneider.

Mi amigo Esteban que había tenido varias novias pero que con todas ellas había roto de mala manera puesto que no se había acostado con ninguna, y en aquel entonces se sentía más solo y frustrado que nunca, andaba ansioso por ver films eróticos en los que salieran escenas que no se podían ver en las pantallas hispánicas a causa del viejo y confesional régimen político, que sin duda era una herencia de la Contrarreforma del lejano siglo XVl; razón por la cual cuando uno asomaba la nariz a cualquier país europeo con unas costumbres más abiertas se percataba enseguida que en nuestro rincón del mundo vivíamos dentro de una vitrina al margen de la normalidad internacional.

Se ha dicho que en mi país había una dictadura militar que ahogaba las iniciativas políticas lo cual  que es cierto; y también otro franquismo sociológico que oprimía al ciudadano en general. La verdad era que esa moralina tan estrecha de miras esta censura en lo referente al sexo, y que como un tupido manto negro caía sobre la población, estaba impulsada por la mujer del dictador en connivencia con la Iglesia católica ya que ella era una beata de cuidado. Y la influencia de aquella represión fue tan intensa, que a día de hoy todavía se vive el desbordante sentimiento libertario, frívolo y hedonista, cual la espuma del cava que se desparrama sobre la mesa al descorchar la botella, como la réplica inconsciente a aquella antinatural y austera política en la manera de vivir de la sociedad.

Así que tan pronto como mi orejudo amigo Esteban y yo nos hubimos hospedado en un anacrónico hotel, y hubimos almorzado en un restaurante en el que nos sirvieron una fuente de ostras alargadas de aquel lugar a la vez que tomamos vino blanco, nos dispusimos a ir a ver la película en cuestión.

Mas antes de poder adquirir las localidades tuvimos que esperar nuestro turno en una larga cola de compatriotas nuestros, quienes también deseaban ver la misma película, la cual podía satisfacerles un morbo inconfesado; pues como es de suponer lo prohibido tiene la fuerza de un imán que atrae nuestra atención. Asimismo muchas parejas venían con sus amigos porque querían ver cintas con un contundente erotismo para aprender algún que otro número sexual y ponerlo en práctica en el hogar, ya que hasta hacía bien poco - sobre todo en las zonas rurales- muchas parejas fornicaban con la luz de la habitación apagada, por aquello de un trasnochado recato.

Al fin una vez en la sala de proyección y acomodados en una butaca, no tardó en empezar la sesión. En realidad el tan cacaredo film de EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS era un tremendo dramón que hablaba de la crisis de la familia,y de la soledad humana de nuestro tiempo. A decir verdad mi amigo Esteban que en el fondo era un sujeto muy simple y muy convencional, al igual que muchos de los espectadores que habían allí no entendió ni torta de la trama de la película, en la que se hacían muchas elípsis y saltos en el tiempo; además el señor Marlon Brando se saltó el guión y se puso a confesar sus auténticas neuras personales; y el director que era su amigo le dejó a su aire, por lo que la obra se hizo bastante confusa para el gran público.

Se puede asegurar que en aquella sesión todo el mundo estaba impaciente por ver la tan famosa como escabrosa escena de la mantequilla. Resultaba que en un momento dado de la cinta el personaje de Marlon Brando en un arrebato de agresividad utilizaba aquel producto lácteo como lubricante y se lo aplicaba violentamente en el ano de la chica para poderla penetrar por detrás con mayor facilidad. Pero si bien aquella escena significó un momento culminante en el erotismo cinematográfico de la época, también hizo que en la actualidad la película perdiera todo el prestigio que había acumuldo, porque la actriz María Shneider declaró a la prensa que realmente fue violada tanto por el actor norteamericano como por el mismo director Bernrdo Bertulucci.

En aquel instante álgido de la mantequilla el público aguantó la respiración, mientras que los hombres miraban de soslayo a sus compañeras, y éstas desviaban la vista hacia un punto indeterminado de la sala, aparentando no reparar en ellos. " Que a mi marido no se le ocurra pedirme cosas raras, porque sino me va a oír" - parecían pensar las féminas.

Tras ver alguna que otra película más de ínfima calidad, salimos a la calle y yo me adentré en una librería que no estaba lejos de nuestro hotel, a comprar algún libro que todavía no se pudiese publicar  en nuestro país, la cual estaba a rebosar de clientes. En aquel establecimiento vi unos cómics y me puse a hojear algunos de ellos, y vi que aparecían las caricaturas de las altas jerarquías de la penúnsula Ibérica. Por ejemplo se veía a un obispo que introducía un crucifijo en la vagina de la mujer del dictador Franco, a la vez que ella hacía una felación a otro conocido militar; y su marido apuntaba con una pistola a un obrero manifestante. El caso era que el pueblo francés despreciaba profundamente a los españoles por dejarse gobernar por un militar que había colborado con Hitler quien les había invadido la nación en la Segunda Guerra Mundial.

Yo me compré dos libros del filósofo francés de los años 40 Jean Paul Sartre, traducidos al catalán llamados LA NAUSEA y LAS PALBRAS.

- Que raro eres Paco, leyendo estas cosas - me dijo mi orejudo amigo al percatarse del tema de los libros que había comprado.

-¡Hay que pensar, pensar...! ¿Sabías tú eso, chico? - le respondi con sorna.

Aquella misma noche antes de recogernos mi amigo y yo nos metimos en una rutilante discoteca en la que pude comprprobar el alto grado del altivo orgullo francés, puesto que todas las canciones que sonaban a todo volumen estaban traducidas al idioma galo.

Mi amigo Esteban que aquellas películas le habían excitado la líbido, se fue a desahogarse con una mujer rubia que era una furcia, y cuando acabó ya de regreso al hotel estaba exultante.

-¡Ooooh! Que bien me lo he pasado. Las mujeres francesas en la cama saben más que las españolas; y son más finas - me dijo él.

-¿Si? ¿tú crees?

-¡Y tanto! Las mujeres de nuestro país cuando estás encima de ellas parece que las molestas; que te hacen un favor.

Cuando me hallé solo en la vieja habitación del hotel con sus paredes desconchadas, me dió por leer una de las obras de Sartre; mas me costó bastante conectar con la lectura porque en la escuela nadie me enseñó a leer en mi propia lengua materna, y en el lugar en el que vivía apenas se habían editado libros con la misma, puesto que dicho idioma - el catalán- y no un dialecto como se pretendía que fuese, del que se desprende una idiosincrasia, un modo de ser con sus defectos y virtudes, estaba marginado por aquel tiránico sistema político, el cual era incapaz de contemplar el matiz que existe en cualquier sociedad.

Por eso me dije a mi mismo: "Imagínate que el señor Sartre te habla como lo haría cualquier miembro de tu familia, pero con tu voz interior, y sigue su discurso". No obstante habían palabras que no usábamos en la vida cotidiana y no entendía su significado. Pero llevado por un íntimo derecho tanto personal como familiar, leyendo la frase entera del libro y comprendiendo el concepto de la misma, llegaba a deducir el significado de la palabra enigmática.

Pero el hecho de reinvindicar mi propio idioma en un sentido cultural no me hizo sentir ningún deseo de sublimarlo; de subirlo en un pedestal, porque a mi juicio el pedestal es una simple ilusión humana que en relación con la Naturaleza en general no tiene importancia alguna, pero que asimismo una idea o un idioma elevado en dicho pedestal puede adquirir una connotación tan inmovilista como fanática que anule la acción del pensamiento que es lo que hace evolucionar a la especie humana.

Por tanto tampoco me sentí un héroe nacional por autoafirmarme en mi propia lengua materna. Pensé simplemente que el leer en mi idioma era algo totalmente normal fuera de toda discusión y grandilocuencia.

Hoy en día el Existencialismo de Sartre se entiende como un nuevo humanismo; una forma de vivir de una manera un tanto inconsciente. En el hombre no hay ninguna esencia espiritual; las creencias que éste pueda tener carecen de importancia; que esto es lo mismo que hablar de la nada. Así que el sujeto sólo cuenta con su existencia como posibilidad para andar por el mundo; que es tanto como vivir con absoluta libertad. Pero al mismo tiempo este aventurarse a la pura existencia; a lo que está por venir, al hombre le da miedo y le provoca la NAUSEA, la  angustia vital. Y es que en muchos casos el ser humano no sabe qué hcer consigo mismo.

Aquella singular excursión a Perpignan me ha hecho pensar que al igual como el Renacimiento estaba muy impregnado de la Edad Media, nuestro presente con toda la tecnología que pueda haber no deja de ser una consecuencia de un pasado tanto erótico como sartriano que no está tan lejano como pueda parecer.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy a flor de piel de aquellos tiempos...donde intentaban dominar hasta el gusto....y/o el mal gusto cinematográfico, y para explorarlo había que ir hasta esos lugares lejanos y Liberachis, que de dicha industria hacían el Agosto. Buen relato. Saludos
    Muy buen relato Francesc, excelente. Mis padres me contaban que iban a ver películas llamadas de Arte y Ensayo en versión original y era como ser más europeo. Felicidades por tu relato del mes. Saludos
    Hay películas mítica y un tango fue el principio de una revolución del cine un saludo
    y, ¿"El imperio de los sentidos" de Nagisa Oshima? Una colosal combinación entre sexo y muerte... Saludotes, K. Fdez
    Una de mis hermanas mayores fue con sus amigas a Perpiñá y vieron El ultimo tango. Yo la vi mucho más tarde y recuerdo sobretodo su música. Gato Barbieri estuvo inspiradísimo. También me contó otra anécdota, en Berna, en su viaje de paso del ecuador, con otro mito cinematográfico: Emmanuelle. Nada más cenar en el hotel, desbandada masculina al cine donde la proyectaban. Eran otros tiempos... afortunadamente. Besos querido amigo, y gracias por estas interesantes crónicas.
    Yo también tuve una experiencia parecida aunque más modesta... Era menor de edad y no pude entrar en el cine a ver una película para mayores de 18 años... Al final vi una película española de un hombre-lobo donde salía una mujer con poca ropa... Saludos cordiales, Rafa Núñez
    Francesc, es que lo has plasmado todo tal cual. La película y la política. Excelente. Yo también viví de pequeña los viajes a Perpignan... con mi madre íbamos a ver a Louis de Funes, y los hombres a ver El último Tango... jeje. Abrazos
    Un excelente relato amigo francesc. Una pasantía por los entre telones del "Último tango en París", con las expectativas de algunos jóvenes por su contenido erótico y su excecrar por la iglesia y dictadura vigente para la fecha, en contraposición a la liberalidad francesa. y menciones a J.P. Sartre uno de los padres del existencialismo. Cordial saludo amigo.
    muy buen relato, que pinta muy bien esa epoca tan especial de los últimos años del franquismo, además interesante el dato que la actriz, que falleció prematuramente, fuera violada por Brando y por Bertolucci
  • SIGUE EL RELATO

    Un hombre, pretende ir en busca de una mujer que vivió en el pasado por medio de un extraño fenómeno en la Naturaleza, y ve que las cosas no eran como él se las imaginaba.

    La historia de una excursión, que probablemente a muchos jóvenes les parecerá que es de otra galaxia.

    Sigue la historia del abogado Rubén.

    Un hombre contacta con una mujer a través de las Redes Sociales y se lleva una sorpresa. El protagonista no soy yo; aunque esta historia está basada en una situación real.

    Este es un tema espinoso que me lo he pensado mucho antes de abordarlo porque no deseo que se me malinterprete. Y como pienso que no hay efecto sin causa, trato de encontrar unas causas subyacentes para esta lacra social.

    José García, el amante de los mambos tiene que reflexionar sobre sí mismo para huir de su soledad, pero no sabe muy bien cómo afrontar la situación.

    Continuación del relato.

    Un hombre al escuchar una música determinada, le hace pensar en su vida. Este personaje no soy yo, sino que está inspirado en un hombre con el que hablé hace escasos días.

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta