cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Una obra de arte
Terror |
05.09.12
  • 4
  • 7
  • 2016
Sinopsis

El ambiente cargado y el aire corrupto les retenían más que las cuatro paredes húmedas de aquel antro...

 

El ambiente cargado y el aire corrupto les retenían más que las cuatro paredes húmedas de aquel antro, iluminado por una tenue luz que se aventuraba a entrar por los recovecos de una cortina mugrienta, rasgada y devorada por toda una generación de polillas. Dicha tela casualmente transformada en celosía, colaba finos rayos dorados que recorrían el cuarto, posándose en una joven, llenando su piel desnuda con diminutos diamantes, haciéndola radiante, convirtiéndola en un lucero: un ángel que inmóvil se encontraba recostada sobre telas aterciopeladas de color carmesí, conjuntadas con sus labios, llamando desde silencio a sucumbir a la tentación de devorarlos.

La sombra y el silencio interrumpido por el ritmo de las goteras estallando en el suelo, eran envoltura y melodía que producían un efecto siniestro y mágico en ese cuerpo de marfil adornado solo con la luz, retenido por cojines y sabanas, creando un conjunto  armonioso: justo lo que el artista que observaba la escena desde detrás de un lienzo andaba buscando  hacia ya mucho tiempo. El momento: una ilusión visual, la perfección de un instante, la presencia casual de ella, allí posando para él: dejándole retratarla. De pronto los labios del ángel se abrieron:

-¿Cuánto te queda?- dijeron interrumpiendo la melodía que reinaba en la sala.-Llevamos por lo menos aquí tres horas- añadió. El artista alzo la vista, y comenzó a garabatear intercambiando la mirada entre el lienzo y ella, sin inmutarse de su pregunta.

Sorprendida volvió a preguntar mas alterada: -¿¡Qué cuanto te queda?!

En respuesta, él cambio el carboncillo por el pincel y lo empapó con pintura bermellón. Sus labios sellados respetaban el silencio mientras su mano hablaba al lienzo, que a brochazos delicados se iba cubriendo de óleo.

Así pues, el ángel sintiéndose ignorado, se incorporó. Inmediatamente, un escalofrío sacudió al artista que le miró de reojo temiéndose lo peor. Empalideció al ver como desaparecía la magia de la luz y se convertían en piedras los diamantes de la piel del ser alado, ahora mundano y simple. Su divinidad voló junto a la vida del terciopelo plegado, y sus curvas de reina dejaron de bailar sobre la tela para transformarse en sucias y simples rectas de fulana. La perfección de esa estructuración tan casual había sido espantada, mancillada, violada, brutalmente asesinada por ella, una vulgar prostituta a la que había pagado para que posara para él. La ira le invadió, y se puso en pie, tirando el taburete al suelo, propagando el estruendo de por la oscuridad.

-¿¡CÓMO OSAS MOVERTE?!- vociferó el artista. La joven tensa y quieta guardó silencio, mientras se arrepentía para si misma de su error.

-¡TE HE HECHO UNA PREGUNTA PUTA!- le gritó andando con decisión hacia ella. De camino tiró el pincel al suelo llenándolo de gotas rojo sangre.

La modelo tiritando por el miedo, se arropó con las telas y se encogió entre ellas. Pero él arrancó con violencia el manto rojo que la protegía y lo hizo volar por los aires. Le agarró con fuerza de un brazo tirando de ella hacia él y le espetó con frialdad:

-Mírame.

La chica temblando se adentró sin remedio en la mirada del artista: la locura, la fuerza, el brillo endemoniado que habitaba en su interior, el negro absoluto de sus pupilas la petrificó. Horrorizada trató de levantarse sin éxito, pues él la enganchó rápidamente del cuello, y la elevó en el aire.

Entre gritos y gemidos ahogados la chica intentó liberarse de las decididas garras del artista, que la aprisionaban cada vez más intensamente, enmudeciéndola lentamente. Solo cesaron cuando él sintió desaparecer las fuerzas de aquel ser horrible y regresar aquel ansiado aura celestial, entonces liberó al ángel dejándolo caer sobre el terciopelo, que volvió a la vida en el instante en que ella lo rozó.

El artista comenzó a alejarse masajeándose las manos, sin dejar de mirar al ser divino lleno de gracia, que de nuevo iluminado por el sol, posaba libre para él.

Complacido y relajado recogió el pincel del suelo manchado y dejó escapar un suspiro:

-Un crimen haber desperdiciado esa pintura- añadió entre susurros, mientras se inclinaba frente al lienzo.

Sonriendo desenvainó de nuevo el pincel, dispuesto ahora sí a terminar su obra de arte.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Una prosa bellísima donde los detalles nos envuelven y hacen que podamos, prácticamente, ser testigos de la escena. Bravisimo
    definitivamente sabes escribir.
    Una bella prosa.
    De acuerdo con ender, el relato envuelve y casi llegamos a sentir esa magia que busca el artista. Como supongo que todos sabemos nadie es perfecto, pero una imagen, un instante, apartado de todas las situaciones cotidianas, sin antes ni después, si puede rozar esa perfección. Me ha gustado mucho. Un beso.
    Escribe tus comentarios...La atmósfera del relato, la magia que encierra la luz, nos envuelve al leer. Mal asunto ejercer de modelo para en ese luegar, pero no es terror lo que inspira la enajenación del artista.
    Me ha gustado especialmente el inicio de la historia, con la descripción de la luz iluminando a traves de la cortina el cuerpo desnudo de la modelo. Consigues que la imagen se le forme a uno en la mente.
    Me ha gustado mucho y es una excelente parábola de aquellos artistas que serían capaces de todo por su arte, incluso asesinar a su propia musa
  • Desapareció mi musa, desaparecí yo. Intentaré terminar lo que dejé a medias. Quizás este es el mejor momento para reencontrarme con ella, mientras pueda escaparme a ratos del infierno, quizás para evadirme y puede que esta vez sea la última que pueda huir del fuego. Un beso escritores, hola mi musa

    -No, no, no…¡NO! –grité.

    Era una mujer de los cincuenta, de unos sesenta años, que una mañana de invierno conocí por casualidad.

    Me ha dado por escribir esta vez para variar algo de poesía y no he podido evitar acordarme de Roald Dahl y sus "Cuentos en verso para niños perversos", una obra genial muy cortita y divertida, picaresca con trazas de rebeldía. Espero que esta no os resulte demasiado ñoña, y sino, por favor castigarme con severidad con vuestras valoraciones por haceros pasar un mal trago. Un saludo queridos míos

    .

    ¿Crear o escribir? Al final solo es arte, ¿verdad mi querido Wilde?

    .

    Sigo esperando que ocurra

    ¿Y si mezclamos una noche de fiesta con demasiado alcohol? Algo así sin contar la resaca de la mañana siguiente.

    .

  • 21
  • 4.54
  • 163

Mi nuevo nombre fue repudiado y ensombrecido por uno horriblemente común. Es hora de sacar a este engendro a la luz.Soy incapaz de expresarme hablando. Pero escribir es otro mundo.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta