cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
UNA PELÍCULA DE ACCIÓN
Varios |
23.06.18
  • 4
  • 12
  • 901
Sinopsis

Un poquito de pornografía, para variar. :)

                                      UNA PELICULA DE ACCIÓN

 

Los días de exámenes bimestrales, no hacíamos clase. Solo dábamos el examen a las nueve, y a la hora que terminábamos nos íbamos a nuestras casas, supuestamente a estudiar para el día siguiente; pero eso era algo que pocos hacían. La mayoría prefería irse a jugar fútbol, bañarse en la playa o, si había plata,  jugar videojuegos en las galerías del centro. Incluso algunos malogrados preferían ver películas porno en las salas privadas de los sótanos.

Hasta la memorable mañana que la policía hizo una batida en las galerías, y muchos escolares fueron a parar a la dependencia, por ver películas para adultos en lugares públicos, y en espera de sus padres que fueran a recogerlos con la correa en la mano.

Eran tiempos en que no había internet, y ver pornografía era un privilegio que solo quienes tenían familias asociadas a las videotiendas podían darse.

En mi salón, Junior Esquivel, hijo del abogado y comentarista de futbol Bruno Esquivel, era el único que podía alardear de tener una colección de videos pornográficos en su casa.  Su padre los escondía en su estudio, y él había dado con la llave por casualidad. Así que los días que teníamos exámenes bimestrales hacía un pequeño negocio  llevando a quienes se lo pedían, previo pago de cinco soles, a  ver una película en la tranquilidad hogareña pues sus viejos nunca estaban en las mañanas.

Uno de los días cercanos a fin de año, yo fui con ellos.

Llegamos a su casa en la urbanización José Granda, con unas botellas de trago y unas cajetillas de cigarrillos Premier en la mochila, y pusimos cara de chicos buenos para que los vigilantes de la reja nos dejaran entrar sin problemas. Llegamos a la casa de tres pisos donde vivía y, mientras instalábamos el televisor en su cuarto, preparábamos el trago, y discutíamos la película deseada.  Los que más conocían eligieron una película “con historia”, esa en la que no solo habían parejas tirando como locas, sino donde el sexo se daba enmarcado en una historia de amor y aventura.

Y empezó la película.

Estaba en inglés; pero entendíamos más o menos la historia de una hermosa rubia platino, esposa de un rico mafioso, que era testigo de las escenas de sexo que su infiel marido realizaba en casa, y encontraba comprensión en un joven guardaespaldas, fornido y bien dotado, que también sentía atracción por la insatisfecha dama.

Estábamos bromeando viendo las escenas, algunos con la verga al aire, cuando el loco Junior preguntó de pronto:

¿Están tocando?

Nosotros nos miramos en silencio y no oímos nada.

Parece que están tocando, dijo él, poniéndose de pie.

En la pantalla el mafioso estaba desnudo, entre una rubia y una negra, y nosotros estábamos muy interesados en no perdernos la escena.

Junior salió, bajó las escaleras, y al ratito subió empujando la puerta mientras decía, alarmado, conteniendo los gritos:

¡Mi vieja, mi vieja!  ¡Guarden todo, guarden guarden! ¡Apaguen eso, apaguen!

En menos de cinco segundos los vasos, las botellas, los cigarrillos y los ceniceros, fueron a parar al tacho de basura. Se cerraron las braguetas, y se abrieron las ventanas tratando de despejar el olor a humo y cuajo del ambiente. Alguien frotaba el semen del piso con una media,  y Fernando Carazas trataban de apagar el VHS que se  había quedado atracado justo en la escena donde el mafioso penetraba a la negra a cuatro patas en la cama y la rubia le dirigía el pene. La imagen no retrocedía ni avanzaba. Los demás tratábamos de adelantarla o apagar el equipo cuando escuchamos una dulce voz de mujer y unos pasos subiendo las escaleras:

¡Junior, hijo!, ¿estás ahí?

Junior golpeaba furiosamente el control remoto; pero tuvo el arte de contestar con voz dulce:

Si, mami. Aquí estoy.

La mujer debía conocer bien a su hijo porque le preguntó sin dejar de subir:

¿Pasa algo, hijo? ¿Qué estás haciendo? ¿Estás solo?

Nosotros estábamos paralizados de miedo como la imagen en la pantalla.

No, má. Estoy con unos amigos.

Los pasos de la mujer se detuvieron en la puerta, y nosotros nos miramos como encerrados en una ratonera.

¿Con quién? ¿Qué están haciendo?

Junior seguía golpeando el control y contestando con voz tierna:

Nada, má. Estamos viendo una película de acción nomás.

¿Qué?

Nada, que estamos viendo una película de acción para relajarnos.

Todos nos mirábamos en silencio, y la voz de la mujer sonó más firme:

¡Abre la puerta!

Junior golpeó con fuerza el control, y la imagen volvió a correr mientras se oía un jadeo desmesurado que fue inmediatamente bajado de volumen.

¿Qué están viendo?, preguntó la mujer.

Nada má. Una película de acción nomás. Para relajarnos. Por el estudio.

¡Abre!, ordenó de nuevo la mujer.

Junior avanzó apresuradamente las escenas con el control, hasta dar con una donde se veía a la rubia platino y al guardaespaldas en un bar lleno de gente vestida, y ahí lo paró. Hizo una seña para que Luisiño Concha y yo abriéramos la puerta, y la abrimos. Una hermosa mujer, maciza y colorada, con un vestido amarillo floreado apareció en el umbral y nos miró con sorpresa. Los demás, sin saber que decir, solo atinamos a saludar con un murmullo:

Buenos días, señora.

La mujer nos miró como si intuyera algo malo; pero tuvo la suficiente buena educación como para disimular.

Buenos días. ¿Qué están haciendo?

Junior se apresuró a contestar: Nada, má, estamos viendo una película nomás, de acción. Para relajarnos porque hemos estudiado mucho para los exámenes.

¿Qué película están viendo?, preguntó la mujer.

Una película de acción nomás. De peleas.

En la pantalla la rubia platino conversaba con el guardaespaldas en el bar, y todo parecía normal y tranquilo.

Me están doliendo los pies, dijo la mujer suspirando y dejándose caer en un sillón que estaba junto a la puerta.  Me he venido caminando desde la casa de tu tía. ¿Cómo se llama esa película?

No sé, má. Es una película de acción nomás. De patadas.

En la pantalla la rubia hablaba algo con tono insinuante al guardaespaldas, y de pronto estiró una pierna y empezó a acariciarle el pene con el pie debajo de la mesa.

Asolapadamente vimos que la señora estaba viendo la pantalla con cara de curiosidad; pero no dijo nada.

Mami, ¿nos no puedes prepararnos una chichita para la sed?, preguntó Junior.

Si, hijito; pero ahorita déjame descansar un ratito.

De pronto el guardaespaldas pareció ponerse muy caliente porque se le hinchó la bragueta y la rubia le empezó a sobar con los dos pies desnudos. Nosotros miramos con angustia a Junior que volvió a insistir:

Má, una chichita pe. Estamos que nos morimos de sed.

La mujer no dijo nada y siguió mirando la pantalla en la que el guardaespaldas se puso de pie, se acercó a la rubia, y ante los ojos de los demás comensales, la levantó en brazos, la tendió en la mesa, le alzó la falda, le hizo a un lado el hilo dental, le abrió la vagina con los dedos y empezó a pasarle la lengua.

¡Aaah!, gritó la señora de tapándose los ojos y dirigiendo la cabeza a un lado: ¿no dijiste que era película de acción?

Nosotros no aguantamos más y estallamos en risas histéricas mientras salíamos en desbandada; pero todavía alcanzamos a oír la inolvidable vocecita de Junior con su tono cínico:

Claro que sí, má. ¿No ves que ya empezó la acción?

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias Julieta, nos leemos.
    Nada de frívolo. esto esta muy bien. Felicitaciones.
    Gracias, Cometa, voy a valorar más el humor entonces. Me encantan estos tipos de retos. Y Jordi, no digas dejar de escribir ni en broma. Solo pon un poco más de cuidado y Word corrector. :) La ortografía se aprende; pero con paciencia. Consultando internet constantemente, conociendo las reglas, y consolándose sabiendo que todo el mundo mete la pata de vez en cuando. Además la RAE cambia las reglas cuando le da la gana y nos friega a todos por igual. Un abrazo.
    Gracias por tu comentario tan sincero. Respecto al tema de ortografía te diré sin ánimo de justificarme, que es mi archienemiga y creó que es un tema personal que me llevará mucho tiempo, es más personalmente me fastidia mucho hasta el punto de plantearme si dejar de escribir sería lo mejor hasta que consiguiera mejorar por mis propios esfuerzos, cosa que veo muy lejana porque no tengo tiempo para remendar tales errores que en mi pasado no les di la importancia que tendrían en este Bobby presente. Respecto a tu texto me ha gustado esta película escrita. Saludos amigo.
    En estos tiempos es difícil sacar una sonrisa, lo lograste, un saludo
    Gracias, Mrs Hyde, eres muy generoso; y gracias Chus, a todos nos pasa. Creo que lo peor es cuando la pantalla se te cuelga en la escena más brava y no sabes qué hacer para avanzarla je je. Sendos abrazos.
    Muy bueno Omar, y divertido. Me ha llevado a una escena parecida que viví en primera persona. Pasamos mucha vergüenza pero ahora al recordarla solo me quedan las sonrisas. Un abrazo, lo he disfrutado... :)
    Gracias Carlos, gracias sebastian. Y sí, Carlos, sería muy hipócrita censurar aquello que yo también he visto. Pero no todo es color de rosa. La industria explota a sus trabajadores, y hay mucha hipocresía en el medio; pero eso ya es otra cosa, y merecería texto aparte. Un abrazo a los dos, y gracias.
    Muy bueno. Me encanto
    Hola Omar. Desde luego que era una película de acción. Con el sexo hemos topado... tanto padres como sociedad en general, lo censuran, sin embargo, los jóvenes quieren descubrirlo...Tu texto es medio cómico y brillante y lo mejor es que no censuras nada. Un abrazo
  • Qué pasaría si en en futuro ser gay, transexual y lesbiana fuera lo natural y ser heterosexual prohibido?

    A veces pasa.

    Cuando el Gobierno se mete en tu cama.

    ¡Se ve cada cosa!

    Aviso sobre la aparición de mi libro CIUDAD DEL APOCALIPSIS en Klinde

    Ah, los políticos!

    A algunos creyentes no les va a gustar; pero si nos contuviéramos siempre para no molestar a alguien, no escribiríamos nada.

    No todo es lujo, balas, fiesta, mujeres hermosas y sexo en la vida de la mafia.

    Ahora que triunfa el libre mercado y las denuncias por corrupción se vuelven a extender por Latinoamérica, una empresa transnacional anuncia la cárcel soñada por delincuentes de alto vuelo.

    La última vez defendí en un ensayo el relato largo. Me parece inconsecuente defender los relatos largos y publicar relatos cortos. Así que aquí va un relato largo. Si no lo leen, no interesa. Ya debería dejar de interesarme por eso.

  • 32
  • 4.58
  • 105

Escribomaníaco

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta